Venezuela inicia nuevos procesos de volatilidad

0
834
Matías Reynoso Vizcaíno

Matías Reynoso Vizcaíno

En medio del oleaje político que sacude actualmente a algunos gobernantes latinoamericanos  con el híper escándalo de corrupción [especialmente por el caso de Odebrecht], se ha querido decir que la intención primaria de los gobernantes que quieren reelegirse es para evitar que el presidente y su anillo palaciego vayan a la cárcel: Quizá si, quizá no.   (Como diría Sabú, el melodioso cantante argentino).

Pero, me parece que el enunciado expuesto más arriba, no es cierto en ninguno de los casos actuales de Presidentes latinos.  Además, de ser simples especulaciones.  Por lo que, desde mi campo visual, y en especial en el caso del Presidente Maduro en Venezuela (razón por la cual corresponde este análisis), su reelección para el cargo de presidente ha sido motivada por otros factores de poder muy ajena a la realidad mostrada por el imperialismo.

Por ejemplo: Venezuela poco a poco se está quedando sin líderes políticos que tengan visión de futuro, que puedan generar la confianza para esgrimir los temas nacionales de contradicciones directas para las diferentes clases sociales de la nación y, sobre todo, se escasea a gran velocidad los políticos duchos que puedan fijar posiciones verticales orientadas hacia la mejora en los sistemas de distribución de las riquezas.

En la actualidad los venezolanos se encuentran en procesos encontrados, en una encerrona pobremente armados entre la burguesía, los desposeídos y el propio gobierno como un sujeto dinámico  en el modo de producción.

Para poner en contexto, el pasado 10 de enero del año 2019, la República Bolivariana de Venezuela,  se avocó mediante juramento, a la juramentación de su nuevo presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros elegido  por 6 años (con el 67,8%  de los votos y una abstención del 46,02% de los registrados hábiles para ejercer el sufragio) tras derrotar a sus oponentes el exgobernador Henri Falcón (21%) y el pastor evangélico Javier Bertucci.  Las elecciones han sido muy cuestionadas por una parte del pueblo y otra parte por la comunidad internacional.

Por otro lado es oportuno indicarles a los venezolanos, por si las moscas, algunos de ellos han olvidado que, para el año 2017, ese país andino ocupaba el cuarto lugar del ranking mundial de los países más ricos del mundo en recursos naturales.   Aún más, para los años 1950 Venezuela era un país tan rico que superaba unas 12 veces la riqueza de la República Popular de China…

En resumidas cuentas: ¨es necesario que los políticos, campesinos, gremialistas, sindicalistas, profesionales, comerciantes y el pueblo en general, se unan alrededor de la sensatez y, no seguir permitiendo que por diferencias estériles [políticas] ese país se pierda en la forma en que viene perdiéndose¨.

¿Quiénes serían los híper responsables si de Venezuela se evaporara, en el tiempo toda su riqueza?

Comentarios