Solo así puede explicarse el descalabro de la sociedad mundial

0
205

A partir de los comportamientos que hoy se vienen observando en la gente, “matizados” con el egoísmo, las avaricias desmedidas, las ingratitudes, crueldades fehacientes, y demás; como, las degeneraciones marcadas de todo tipo, resulta más que predecible un descalabro inminente total de la presente sociedad mundial, que habrá de producirse más temprano que tarde.

Ahora, el punto de mayor reflexión en tal sentido tiene que ser, obligatoriamente, para cualquier pensante agudo interesado en la problemática, los porqués de tales actitudes destructoras evidentes. A qué obedece lo que se podría considerar como un claro proceso involutivo a todo dar, a pesar de cuántos avances científicos y tecnológicos se han venido logrando; cuando lo hombres más conocen sobre el Universo en que viven, y su creación; como, con respecto a sí mismos, en términos de su economía física, y los respectivos funcionamientos: biológico-mental-emocional correspondientes.

¿Debido a qué, es el contraste obvio? ¿Cuáles son las cosas que, por incredulidad, o tozudez enraizada, y egotista por supuesto, se han dejado de lado, porque al parecer se teme conocerles? Se desprecia investigar sobre las mismas, a veces hasta para no desautorizar lo científico proclamado.

Se opta por jamás profundizar en esos asuntos tan intrincados, aunque escrutables algunos de sus aspectos, prefiriendo quedarse solo con lo convencional que prime. ¡Hoy, se tiene miedo al saber, para que los egos mundanos no se derrumben ante realidades desconocidas!

A pesar del “yo no creo”, como las tantas teorías, hipótesis y predicamentos de naturaleza científica que en la actualidad se tienen sobre la creación del Universo, al igual que, respecto a la esencia y propósito de la especie humana, el juego parece trancado para muchos que intentan conocer sobre las razones por las cuales el mundo anda actualmente de la forma en que camina, en vista de que no quieren dar su brazo a torcer, e inclinarse por buscar ayuda en el ámbito de lo espiritual esotérico.

Son intrincados los caminos en gran parte; pero, es el innegable contexto que más luz puede arrojar en cuanto a las problemáticas y circunstancias por las que en estos momentos atraviesa la sociedad mundial, y cuyas raíces, o causas más bien, se encuentran en el plano de lo inmanifiesto.  Del lado opuesto, muy poco, o nada se explica.

Entre los motivos  están, según se puede inferir de la amplia bibliografía disponible en ese tenor: razones de carácter kármico (maduro, y de generación corriente); nivel de evolución de las entidades espirituales que en la actualidad están encarnando en la Tierra; como, el término de una sub-raza (5ta.), e inicio de otra (6ta.), dentro una de las llamadas “Razas Raíz” (5ta.), de las siete que habrán de habitar sobre el planeta, hasta que el mismo se convierta en sagrado. Así lo explican entendidos y connotados esoteristas de renombre, como de manera directa, algunos “Maestros Ascendidos”, a través de amanuenses calificados que utilizan.

Como edificación complementaria, procede señalar con relación al primer motivo señalado, que obviamente, la Madre Naturaleza viene pasando factura desde hace siglos a la humanidad, a través de los componentes del llamado “Reino Elemental” –  (salamandras-fuego), (ondinas-agua), (silfo y las hadas-aire), (gnomos-tierra) -,   que son los que todo proporcionan para la subsistencia de los hombres, pero que en nada son reciprocados por esos. Los resultados se vienen notando con toda claridad. Es la aplicación inexorable de “Ley de Causa y Efecto”.

Por tanto, esa descomposición destructiva evidente, no cabe duda, y de que aquí se trata, en cuanto a la sociedad mundial, obedece a lo que se entiende como un proceso involutivo en curso, ya avanzado; y, que no es nada casual, sino causal, por supuesto.

En ese orden, todo aquel que ha investigado un poco, concluye que, las causales fundamentales relativas son: la ingratitud, los malos pensamientos de los hombres (general), y su indebido accionar, que obviamente, contrastan con todo lo divinamente prescrito respecto de la especie humana, y la esencia misma del quehacer de los terrícolas, como Atributos representantes del Supremo Creador.

Y que, debido a esas, básicamente, tales Elementos de referencia, que fueron creados para servir a los hombres con Amor; pero, con demanda de reciprocidad por parte de estos, vienen respondiendo a la falta de agradecimiento mundana. ¡Todo lo contrario es cuánto han recibido!

Aquellos esperan: “Amor, Gratitud y Bendiciones”, según el Plan Divino previsto para los esos. Pero, como nada de esto reciben, procuran en ocasiones, “deshacerse de la impureza y la discordia que el hombre ha impuesto sobre ellos durante millones de años”, lo cual se cree, dentro de los que manejan la temática, viene dando al traste con la presente sub-raza, rumbo a su término ya. Se tiene como el germen que subyace, y que ha estado creando de todo ese “semblante” involutivo presente que denota la sociedad mundial.

Aunque, probablemente, para algunos lectores luzca innecesario y redundante, la explicación adicional que precede,  creemos vale la pena su inclusión aquí, para tratar de hacer más entendible la cuestión de que se trata; pues, no muchos han tenido la oportunidad de acopiar informaciones de tipo, que no se pueden marginar de la lamentable situación de deterioro social presente

Un segundo factor al que hicimos mención más arriba, tiene que ver con el alto grado de irracionalidad que se verifica a nivel de un gran porcentaje de la población mundial, y que está asociado con la cercanía aún de la mayoría de los espíritus que vienen habitando el planeta Tierra con la animalidad ancestral; a la especie inmediatamente inferior de que se formó parte. Claro, eso tiene que ver con la encarnación primera, y las reencarnaciones subsiguientes, durante el sendero evolutivo a cargo que se debe transitar.

Se habla de una pronunciada inmadurez psicológica presente, atribuible a los hombres (general), causante en gran medida de la tanta maldad, pasiones groseras, y miserias que caracterizan la especie. También se les califica como criaturas fisiológicas, o subdiafragmáticas, por tener solo inclinaciones hacia el comer, y el sexo. Se dice en torno a ellas, encontrarse todavía en la conciencia del sueño.

Por último, y con relación al asunto del cambio de sub-raza, que por igual cursa, se atribuye el malestar social generalizado aludido, a determinados patrones inapropiados de conducta, que se entienden como necesarios, para poder establecer diferenciación con respecto al nivel evolutivo superior de las almas (espíritus encarnados), que habrán de ir sustituyendo a los que se han ido quedando rezagados en ese orden, y que no podrán dar el salto hacia el nivel de conciencia próximo que prevalecerá entre los que habitarán más adelante el planeta.

Se cree que, también la degeneración presente está asociada con el final de los tiempos postreros de que hablara el amado Maestro Jesús, durante su ministerio terrenal, refiriéndose al término de la llamada “Era Cristiana”, y el paso del “piscianismo” a lo “acuariano” – cambio de Eras -, bajo la regencia esa último de un nuevo avatar en la Tierra.

Como se puede inferir a partir de cuánto se ha expresado, todo eso tiene que hurgarse en el contexto de lo espiritual-esotérico propiamente, campo donde no se quieren meter los que se creen versados en asuntos religiosos mundanos; los adictos nada más a lo científico convencional; como, aquellos agnósticos tozudos, que evidencian ser más bien ignorantes inconscientes; aunque, sí están inquietos todos, respecto del triste panorama degenerativo por el que atraviesa la sociedad mundial, al cual no encuentran explicación satisfactoria.

¡A reflexionar, y buscar entonces!

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios