Sembrando disgustos y descontentos de forma intolerable e indeleble

0
149

Por: Lic. Jorge A. Abreu Eusebio

El extinto profesor Luis Arias, de quien tuve el honor de ser su alumno en la Cámara de Comercio, decía, entre otras tantas con acervo literario “…donde se siembran lirios y se cosechan decepciones…” y George Orwell: “El lenguaje político está diseñado para hacer que las mentiras suenen confiables y el asesinato, respetable; y para darle la apariencia de solidez al mero viento”.

Eso ocurre en la vida política y social, cada vez que los actores que llevan las riendas del hacer y no hacer en estos renglones actúan de acuerdo a sus intereses particulares y le dan de lado a los intereses colectivos y a todos y todas que esperan que se actúe con justicia, equidad y razonabilidad, dándole al César lo que es del César.

Pero; “…nada de lo humano me es ajeno”, sentenció Publio Terencio Africano, expresión que se ajusta cabalmente con el nombramiento del señor Ariel Cuevas, como Consultor Jurídico del Distrito Escolar 01-03 Barahona, designación que aunque es realizada por humanos y por quienes tienen el sartén por el mango ahora, nos ha dejado pasmados y boquiabiertos a una gran cantidad de personas que observan con pavor y espanto cómo se manejan las cosas, en este mundo tan cruel y de fieras salvajes, como no.

Es importante señalar, que la administración pública, al menos en los gobiernos del PLD, entendemos caben todos los dominicanos y dominicanas aptas para ocupar los cargos de la misma, aunque en la mayoría de los casos obedecen a cuestiones políticas, como debe ser cuando se cumplan los perfiles y en otras ocasiones a intereses particulares, no sabiendo que con esto se están creando cardos de cultivos de disgustos que se ahondan cada vez más en aquellos y aquellas, que aunque no los vean como “importantes” en su momento saben hacer lo que hay que hacer y actuar en contra de esos mezquinos intereses que pagarán a la larga muy cara tal osadía.

Si bien es cierto que Ariel Cuevas, quien en su actuación como Fiscal Titular de Barahona actuó con mucha arrogancia y prepotencia, y pretendió asaltar para hacer un baño de sangre la Junta Electoral de Barahona en el 2004, a tal punto que no fue capaz de ir a entregar el cargo el día de su destitución porque se granjeó tantas enemistades por su proceder irrespetuoso entre sus colegas, como demás entes que actúan en el Tribunal, quienes lo esperaban para abuchearlo. Justifican quienes lo designaron “que es un aliado”, no menos cierto es que, aquí en Barahona independiente de los peleideístas que están aptos y tienen el perfil para ocupar esa posición, también hay una lista interminable de abogados y abogadas del PRD y Aliados que sí dejaron los forros en las calles durante la campaña y el desarrollo del proceso electoral que se merecen este y cualquier otro puesto; que merecen respeto y consideración por sus aportes a la causa que culminó con la victoria del PLD. Nunca vimos ese señor en el fragor de la lucha y es premiado: ¿Por qué?, ¿A qué plan obedece ésta acción?; ¿Una quinta columna?; ¿Simpatías políticas reales y ocultas de los que detentan la dirección?; ¿Pretensiones futuras de candidaturas?; ¿Qué pensar al respecto?…¿Lo que nos plazca?…

Parece que son invisibles y con menos méritos, por ejemplo, los abogados y abogadas que acompañaron día por día, noche por noche, proceso por proceso, a Manfrid Ogando, Henry Santana, Julián Peña, Héctor Tamburini, Fausto y otros más, equipos que dieron el todo por el todo y se las jugaron para lograr vencer en las elecciones del 2016. Más bueno que es así: “Servir para merecer nadie lo consiguió y aquel que más hizo fue el que menos recibió”.

Tal parece que están juzgando a la generalidad en una perspectiva de que todo se puede, todo hay que aceptarlo y todo hay que aplaudirlo, porque “ellos son los que saben”, los demás, piensan abstrusamente estos todopoderosos, que son condones electorales y lacayos a cualquier costo. No se equivoquen, aprendan a rectificar, no se crean Dios ni los Césares, ni los elegidos. Todo tiene un límite y sólo hay que aplicar la paciencia del cazador y del franco tirador para actuar al respecto frente a tal insensatez y otras de igual naturaleza… “Lo que no está dotado de razón, no hay razón que pueda gobernarlo.”; “El servilismo produce amigos, la verdad, odio” (Terencio).

Concluyo esta entrega parafraseando a George Orwell: “La libertad es el derecho a decirle a la gente lo que no quieren escuchar”.

Comentarios