Quien filtra los audios privados

0
229

Por Martín B. Rosario

MADRID, España. Es una práctica muy vieja la de grabar a una o varias personas y luego sacar provecho de lo dicho en esa conversación.

De hecho, no sólo se ha hecho filtraciones de audios y grabaciones, también se ha hecho con cartas, estados de cuentas o documentos importantes.

Al principio, la justicia no aceptaba como prueba válida estos audios, ya que podían ser manipulados. Luego, al llegar nuevas tecnologías, que pueden incluso detectar otros sonidos presentes en las grabaciones, como: música, puertas que se abren o cierran, bocinas o cláxones de vehículos, etcétera; la ley, no ha tenido más remedio que dar como bueno y válidos distintos audios y grabaciones que salen a la luz pública.

Pero, volviendo al título de este artículo:

“Quien filtra los audios”, me voy a ir al principio de la investigación que hacen los medios dedicados a eso como son: la Policía, los periodistas, los fiscales, las compañías de seguros y los abogados; además de muchas otras instituciones, entre las que se encuentran los principales encargados y propulsores de la información por esta vía que son Los Gobiernos y los políticos, que son los que tienen centros de espionaje, quienes se basan en qué o quién se beneficia de esta filtración y de quién estaba presente en las citadas grabaciones.

Todo esto, viene a colación, por tres audios que han llegado a los medios de comunicación de España en un principio y luego a todo el mundo, donde según los que lo han publicado se escucha perfectamente a dos de los principales dirigentes del PLD en Europa.

Yo no voy a comentar aquí esos audios, porque ya eso se ha hecho eficientemente por los que se han encargado de sacarlos a los oídos del pueblo, lo mío, es sembrar la idea de quién lo grabó y lo puso a circular.

También buscar los que se beneficiarían de este hecho y por esto tengo varias hipótesis:

Primero, quien lo grabó estaba presente en el desarrollo de la conversación.

Segundo, como ahora no tengo más que esos audios, doy por descontado que lo grabó Marcos Cross o Roberto Jiménez.

Tercero, que uno de ellos o alguien de su equipo lo ha pasado de mano en mano.

Cuarto, que a pesar, de ser miembros del mismo equipo político, el segundo quiere tener el puesto que actualmente ocupa el primero.

Quinto, que en las investigaciones, siempre es sospechoso el que más se queja.

Sexto, que es muy fácil echar la culpa al rival político que no grabó lo que se ha filtrado.

Séptimo, que es mucho más fácil todavía, pelearse con los medios que lo publican y decirles que lo hacen por favores que deben a tal o cual persona o institución, y

Octavo, que es más fácil ver una pajita en el ojo ajeno, que sentir la que tengo en mi propio ojo.

“Quien filtra los audios “, saquen sus conclusiones, ya yo tengo la mía.

Mientras tanto, chupe usted y déjeme el cabo.

Comentarios