Psicópatas con tarjetas de presentaciones

0
156

‘’El mundo es un lugar peligroso para vivir, no a causa de la gente mala, sino de las personas que no hacen nada al respecto’’. Albert Einstein

Por: Carlos Martínez Márquez

Y, es que si no se aplican los regímenes de consecuencias, tendremos desde luego, un problema. En cada época, nacen personajes, que cuando llegan a ser adultos, se convierten en seres indeseables para la sociedad. Nada que ver, con la educación, que han recibido de sus progenitores y de lo cuan aristocrática hayan sido sus familias. No hay clase social sin distingo en cuanto a su comportamiento, por la sencilla razón, que el sujeto provenga o no, de lugares periféricos; es más bien, una composición anormalmente, contenida en su estructura genética.

Los engendros del siglo actual, debemos analizarlos, sin discriminación alguna, ya que poseen estándares de integridad social, con tendencia a confundir a las personas quienes conviven dentro y fuera de sus entornos. Son seres enigmáticos, que desde una perspectiva oscura, buscan en su zona de confort, generar destrezas que darán pautas al lado operativo de su psiquis, para acometer los actos de sus instintos más bajos.

El crimen organizado es una estructura que posee una ‘’anatomía criminal’’ de arriba y abajo. El criminal no es solo aquel que hace el trabajo de limpieza; también, lo es de manera indirecta, quien maneja los tentáculos de inteligencia desde un lugar invisible, del que nunca da la cara y jamás el corazón. Este a su vez, debe tener de todo; el inventario de violencia, es inmenso. El sujeto, para entrar a ese sub-mundo infernal, debe actuar a lo ‘’Hannibal Lecter’’… (Flemático, frio y calculador).

Nuestra sociedad, por ejemplo, ha crecido de manera desorganizada y dada esa situación, no pudimos anticipar lo que nos vendría encima en las últimas dos décadas…con una descomposición social absurda, (‘’siendo nosotros un país pequeño y por demás, manejable en materia de seguridad, se nos fuera de las manos, el control’’). El país dispone de leyes y hombres versados en el ámbito jurídico penal, a fin de poner freno a la criminalidad organizada.

En estos últimos años, la permisividad de los gobiernos, han motivado la invasión de delincuentes a nuestra casa, buscados por autoridades de sus respectivos países, cuya impronta, no han sido más que sobresalientes, y merecedores para el Nobel, que le genere un estigma de hombres de bien y que han hecho labores humanitarias, por el estímulo a la ‘’destrucción’’ de sociedades sanas y equilibradas.

Es insólito que hemos albergado acá, tantos delincuentes andando por nuestras calles y con derecho a transitar por doquier, tal vez, incluso, con una seguridad de protección, tan privilegiada como la del primer mandatario de la Republica, y aquí no pasa nada, porque nos meten ‘’gato por liebre’’. Son sujetos que celebran fiestas y comparten con la gente de elite y que al cabo de los años, nos damos cuenta que esos antisociales, dejaron una estela de delitos funestos en sus países y huyeron a otros destinos, que al abrirles sus brazos con honores y tributos, pasan a ser canonizados y convertidos en angelitos.

Ya aquí, tenemos ejemplos históricos, con esos sujetos, con un buen material delictivo para un rodaje cinematográfico, que superaría en taquillas al ‘’Padrino’’. Los gánsteres de ahora son globalizados y encierran un gran negocio, claro está, por la sangre que originan y el enriquecimiento por mediación al blanqueo de dinero.

William (Bill) Clinton, otrora presidente de los Estados Unidos, apoyado en la tesis de Daniel Bell(1960), el tratadista en asuntos bélicos Alvin Toffler(1970) y John Naisbitt(1982), presento ante el congreso de su país la revisión de la Estrategia de Seguridad Nacional, como propuesta para luchar contra la delincuencia organizada internacional. Estos consultores en materia de

seguridad coinciden de que el crimen organizado y la seguridad nacional, han eficientizado su accionar en las ultimas décadas del milenio pasado, por el tema de la globalización, pero que en su momento, no visualizaron, que a través de la (multimedia) como valor agregado a las telecomunicaciones, hiciera posible hoy, observar en tiempo real o diferido, la destrucción de dos rascacielos en New York, y que los terroristas del islam diseñaban su plataforma, para reclutar adeptos, conseguir fondos y lanzar campañas de intimidación a escala mundial.

Hay muchísimos mecanismos de controlar todo aquel que entre a nuestro territorio y no pase desapercibido; creo, aun, que los gobiernos tienen un tiempo precioso para rectificar su compromiso con el tema de seguridad nacional y la delincuencia.

Derechos reservados, 2018

Comentarios