¡Por eso no aprenden nada los alumnos hoy!

0
65

Es lo que se desprende de ese titular politiquero, como bien se puede calificar, que aparece publicado en la primera página del periódico “Listín Diario”, edición de fecha 21-11-18. “Ahora se aprende en laptops y programas digitales”. ¡Qué lindura!

Es una afirmación que se hace, no cabe duda, dentro del marco del “rin tin” de la tan cacareada revolución educativa local, que trata de vender el poder político-social gravitante, como la panacea presente; y que, a simple vista, no representa más que una estrategia alienante del pensamiento de la niñez, juventud, y adolescentes nuestros, para intentar robotizar  a todo el relevo generacional que germina, y que éste, a posteriori, se torne de más fácil manejo cada vez.

Según la señora Alejandrina Germán, incumbente de Educación Superior, en Dominicana, “El Ministerio de Educación (Minerd), a través de la República Digital, indicó que impulsa la Robótica Educativa en 580 centros educativos, y ha capacitado 1,160 docentes en áreas de ciencias, matemáticas y tecnologías”. (Véase: medio citado).

¡Mucho que van a aprender esos muchachos!, con la puesta en práctica de la nueva modalidad de enseñanza, mediante dispositivos electrónicos al últimos guay de la moda, que se mercadean, y se introducen por ojos, boca, y nariz, en una sociedad que no esta apta para asimilar tales avances como debe ser, sino para “esnobotizarse” y atrofiarse mentalmente su gente. Claro, eso reporta muy buenos negocios para algunos politiqueros dentro del ruedo.

Es una lástima el tener que escuchar pareceres así, procedentes de una persona con amplia experiencia en el área educativa, ¡qué sabe muy bien cuál es la mejor forma de enseñar!; y, que ahora tiene que estar notando, y sufriendo calladamente, por las grandes deficiencias que se verifican dentro del área,  aunque mantiene sus reservas silentes, debido a los patrones modernos introducidos; pues, actúa ahora como política, no maestra de años; y, tal dice un refrán popular, “una cosa es con guitarra, y la otra con violín”.

Ella está bien consciente de que las computadoras solo permiten el acopio de informaciones; pero, también de que, hay que saber leerlas e interpretarlas, cosas que ya no se enseñan en nuestras escuelas y colegios; que a través de ellas y demás equipos electrónicos, el aprendizaje que se puede lograr es a medias; que el maestro abnegado, guía, y buen orientador, se hace imprescindible; que no tiene sustituto, y menos por aparatos electrónicos.

Amén de ella, todo aquel que ha sido buen estudiante, y que ha tenido la dicha de poder contar con buenos profesores, estaría conteste con lo expresado. Dejémonos pues de andar con tanta demagogia politiquera. Claro, estamos hablando de alumnos con interés de aprender, con padres empeñados en su formación, y personal docente calificado.

Solo hay que rodar un par de visitas por algunas escuelas y colegios del país, para ver los “especímenes” que allí se están dizque instruyendo; y, en su gran mayoría, portan computadoras (laptops), tabletas, máquinas de calcular inteligentes, y la “argolla” que nunca puede faltar, modernos celulares, “que hacen hasta muchachitos”.

Cuando no, hay que trasladarse a las aulas universitarias, verbigracia, las uasdianas. Ahí sí es, qué se pueden constatar, las basuras que, como materia prima, está aportando el sistema educativo nacional, con la intención de que se les forme profesionalmente.

En un alto porcentaje, los que llegan hasta los niveles de la educación superior aquí, apenas saben mal leer y escribir, con muy raras excepciones; y, cuando de aritmética básica se trata, como de algunas simplicidades matemáticas, como. por ejemplo, el cálculo de un interés simple, entre otras, ¡entonces, ahí es que la pelota es dura! Les dicen a los profesores que eso ellos nunca lo han visto; temas que, cuando el país estaba “atrasado”, según los políticos, se enseñaban a nivel primario.

Pero, “es pa’lante que vamos”, ahora con la “Robótica Educativa”, según doña Alejandrina, y compartes. En su opinión, “una población estudiantil sumergida en este nuevo paradigma de aprendizaje puede traducirse en un progreso no solo para los alumnos sino más bien para el sistema de educación superior”.

¡Ay mamacita! ¿Lo creerá ella misma eso? ¡Cuánta demagogia, alienación juvenil, y negocios, por supuesto! Es el abanico de “prendas politiqueras” que más se infiere en torno a la temática abordada.

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

 

Comentarios