Para que haya paz en el mundo

0
207

Por Francisco Luciano  

Necesitamos que alguien nos diga: ¿En qué momento fue que la humanidad votó, para que Estados Unidos imponga las reglas del mundo?

Lo de Venezuela es el mismo libreto que han  aplicado en todo el mundo, contra los gobiernos que no les resultan sumisos y desobedecen sus órdenes o no responden a sus intereses:

1.- Lo acosan y tratan de desacreditarlos con calumnias mediáticas y noticias falaces fabricadas en sus laboratorios.

2.- Promueven la activación de sus lacayos al interior de las naciones.

3.-Boicotean las operaciones legítimas de los países creándoles desabasto para incentivar el descontento.

4.- Presentan las crisis económicas que han inducido como incapacidad o maldad de los gobiernos desafectos.

5.-Le suben el nivel a las contradicciones internas que han agravado.

6.- Promueven pronunciamientos en contra de los líderes auténticos que se oponen a que continúen saqueando las naciones.

7.-Se plantean derrocar los gobiernos democráticos con asonadas militares, decisiones judiciales acomodaticias o movilizaciones de protestas.

8.- Cuando nada de eso les funciona, entonces invaden.  Ojala, no lo intenten con Venezuela por su propio bien, por el bien de los venezolanos y de la humanidad.

La lucha por la autodeterminación de los pueblos, siempre tendrá de frente la arrogancia de los imperios, que se sienten en el derecho de decidir el destino de los demás, atándolos a los intereses particulares de sus cúpulas dirigenciales y de sus clases parasitarias.

El reto de los pueblos es el de resistir las embestidas despiadadas que reciben sin merecerlas, bajo la premisa de que al no rendirse jamás, más temprano que tarde, se impondrá la justicia y la razón y cada pueblo podrá decidir su propio destino sin la grosera  injerencia del extranjero.

Es necesario cambiar el mundo actual por un mundo de paz y armonía, y eso solo podrá lograrse cuando ningún estado trate de imponer su voluntad sobre otro, pues en la lucha por el derecho a la autodeterminación muchos patriotas van a  morir, pero jamás van a rendirse.

El autor es docente universitario y dirigente del PTD.

Comentarios