Noviembre 6

0
99

Por Jhanel Ferreras

El 6 de noviembre de 1844, fue firmada en la ciudad de San Cristóbal, la primera Constitución de la República Dominicana, y en honor a tan importante fecha, le fue otorgada el nombre a la autopista que comunica la región sur del país con la ciudad de Santo Domingo.

Las masivas migraciones del campo a la ciudad, sin planificación urbana, fueron poco a poco invadiendo las montañas periféricas al peaje en tan importante vía, pasando de una verde y hermosa montaña, a una especie de chabola o favelas minada de pobreza visual, desorden territorial y ausencia de urbanismo.

La problemática de ésta irresponsable situación municipal y gubernamental, ha degenerado en la peligrosa costumbre del asalto nocturno, usando mecanismos propios de los tiempos de la caverna. Algunos “Ciudadanos” se dedican a tirarles piedras al los vehículos que de forma regular transitan en retorno a la ciudad de Santo Domingo, provocando accidentes, para su posterior saqueo y robo.

Agregando también, que es usada para carreras clandestinas a plena luz del día, sin que las autoridades policiales y de tránsito tomen carta en el asunto.

Ojalá que el exceso de democracia no siga socavando la cultura de paz del pueblo dominicano y que sea motivo de una profunda investigación por los organismos de seguridad del Estado, pues lo que sucede en la autopista 6 de noviembre, pudiera provocar que la fecha patria, sea recordada en pocos años como el lugar de mayor concentración de robos, saqueos y carreras ilegales, mas que como el inicio de la carta de compromiso colectivo, que dio origen a la dominicanidad.

#Humildemente.

Comentarios