Migrantes haitianos deben adaptarse no al revés

0
478

Profesor Cristobal Rosado / Por un gobierno honesto

Entre las teorías que permiten la entrada ilegal de trabajadores inmigrantes, destaca la “dependencia estructural” supone adaptar las empresas a los inmigrantes, a la evolución de su conducta. Las empresas, no el país ni su cultura.

Uno de los grandes debates relacionados al tema surgió en Francia con los migrantes Islámicos. La Justicia francesa aprobó en 2011 una ley que impide el velo en las escuelas y sanciona las personas que opten por el uso de esas prendas en lugares públicos con multas que pueden llegar hasta los 150 euros.

Por una franca violación a esa disposición legal, dos musulmanas fueron multadas y el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONJ) le reprochó a Francia exigiéndole que compense  las mujeres y cambie la ley.

Ni fu ni fa, Francia no cederá. Primero que la “teoría de dependencia estructural” y el equilibrio razonable entre el interés general y las libertades individuales de los inmigrantes, Francia puso su cultura, su religión, sus leyes…

Contradictoriamente, en la República Dominicana, el ministro de educación Antonio Peña Mirabal irrespetó la dominicanidad y su tradición cultural cristiana, al decir que no es posible leer la biblia en las escuelas debido a que los haitianos practican vudú.

Por sus declaraciones habrá que suponer que se debe adaptar todo el patrimonio cultural a los inmigrantes haitianos, que ya no debemos poner merengue y/o bachata en las discotecas ni en ninguna emisora radial o programa de televisión porque el país está lleno de haitianos y ellos en cambio escuchan y bailan kompa.

Los restaurantes e incluso en las escuelas deberíamos entonces dejar de hablar de sancocho, pues los  haitianos prefieren el Pésée, es un plato típico con carne de cerdo o cabra acompañado de bananito frito en aceite de girasol.

O mejor aun, olvidarnos de las habichuelas con dulces porque el plato sagrado de los haitianos es el jouroumou, y como su idioma es kreolee no hablar español.

Definitivamente las declaraciones del ministro no podían ser menos desafortunadas. Con sobradas razones medio país está pidiendo su renuncia de tan importante posición para proteger nuestros intereses culturales, pues es tan absurdo el planteamiento que lo único que podemos pensar es que solo ha pretendido desviar la atención nacional para lograr otro fin político, así se manejan los politiqueros.

Sin embargo, debe quedar claro que son los que vienen los que deben adaptarse y no al revés.

 

Por un gobierno honesto

Comentarios