La Justicia: el único camino a recorrer del Presidente

0
138

Matías Reynoso Vizcaíno

El día en que Andrés Manuel López Obrador se decidió a salir de su propio partido (PRD),  nació de nuevo la esperanza en la gente de México, en que es posible aplicar justicia transversalmente cuando desde la presidencia existe la voluntad política.

AMLO como se le nombra comúnmente, emprendió el camino de la justicia y la equidad. Por encima al mito de que ¨formar un partido nuevo era una derrota garantizada¨,  y esta muesca, quizá por los corruptos de su propio partido, no lo detuvo.  Al contrario, lo motivó a seguir adelante.   Pienso, que él sabía que «Dios y el cielo», estaban de su lado; por la sencilla razón de que, los que practican en la tierra la verdad y justicia son galardonadores del cielo.

En cuanto al propósito mediático, AMLO ha logrado su cometido, por lo que, no podemos dejar de lado que este nuevo presidente es de -carne y hueso- y los seres humanos cambiamos muchos de parecer. (Ojalá no es el caso y la especie la que estamos tratando).  Pedimos el espíritu de la firmeza y la constancia, ya que a sabiendas AMLO tiene grandísimos desafíos por delante que debe emprender en lo inmediato; y subterfugios con grandes tentáculos que debe vencer.

López Obrador es como nuestra última oportunidad de la izquierda revolucionaria; por esta razón, no puede fallarle a los mexicanos ni a ningún otro en Latinoamérica.

Lo menos que esperamos de su gobierno de MORENA, es justicia.  Que a la gente se le devuelva, restituido,  lo que ha perdido en el tiempo.  La gente espera de un gobierno dirigido por usted que la justicia se aplique, cayéndole, principalmente al expresidente Peña Nieto, principal violador e infractor de las Leyes y la Constitución. –En el sexenio de este señor se hicieron  innumerables fechorías, tropelías y crimines y no debe quedar impune.

Para poner en contexto: Uno, la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa (septiembre 26, 2014). Dos, la matanza descarnada de Tlatlaya del 30 de junio, 2014.  Ahí masacraron a 21 hombres y una mujer (menor de edad).  Tres, la mística fuga del híper narcotraficante Joaquín ¨el chapo¨ Guzmán (22 de febrero, 2014).  Cuatro, la compra del avión presidencial más costoso del mundo.  Y, cinco, los hackers y peñabots, práctica que usó Peña Nieto en perjuicio de AMLO con la sucia finalidad de distorsionar, manipular y dislocar simpatizantes.

Entonces, el pueblo espera que se le pase factura a los casos señalados más arribas, y un sinnúmeros más de atropellos y defraudaciones contra las arcas del Estado.

Los ciudadanos esperan un gobierno modelo, distinto, sin tener ni siquiera cosa semejante a los corruptos que hemos tenido en estos últimos 50 años de esperanza mancillada y fraguada.

La gente anhela con ansias ver que sus funcionarios públicos sean honestos, en otras palabras, anormales –asincrónicos- a este siglo, justos.  Que sean diferentes al comportamiento que suelen lucir la mayoría de los Presidentes y Funcionarios que han desgobernado a los países de América Central, Sur y el Caribe.  Que todo lo que han hecho, es una contradicción a la motivación política y social y, lo peor, dándole la espalda a todo lo que enseñó Platón, le estrujan la opulencia en la cara del indefenso sin ningún reparo alguno.

Para ilustrar, algo que parece simple pero genera estrés entre los ciudadanos «a pie» es, que esos funcionarios tienen parejas o amantes… todas las que quieran. Ellas (os) usan exuberantes marcas italianas o francesas de trajes, camisas, corbatas, zapatos, carteras, correas, relojes… Beben  ¨costosísimas¨ botellas de vinos descorchándolas en todas partes: aire, mar y tierra  [en helicópteros, yates, apartamentos y fincas propias], son los dueños del país… imponen sus deseos lujuriosos por encima de las necesidades de los desgraciados.

Por añadidura, señor Presidente AMLO, si usted y nuestro presidente Danilo se ven cara a cara en su país, por favor, hágale entrega de este papelito.  Y si él le preguntare quien fue el que dejó este papelito con usted, dígale que fui yo, uno más del montón.

(¨Solo el que procede con justicia y habla con rectitud, el que rechaza la ganancia de la extorsión y se sacude las manos para no aceptar soborno, el que no presta oído a las conjuras de asesinato y cierra los ojos para no contemplar el mal. Ese tal morará en las alturas; tendrá como refugio una fortaleza de rocas, se le proveerá de pan, y no le faltará el agua. Isaías 33:15-16¨).

 

 

Comentarios