¡Hablemos de otras cosas, mientras!

0
116

Es la actitud que se advierte prevalecer entre la clase política nacional, gobernante y en la seudo oposición existente.  Como importante se tiene tratar sobre: Ley de Partidos; Ley Electoral; primarias abiertas, o cerradas; el match peledeísta entre Danilo y Leonel; resultados que arrojan las estrategias politiqueras embaucadoras de las encuestas – en las que siempre salen favoritos quienes las pagan -, etc., etc. Dejemos el resto para después de los comicios del 2020, es lo que de seguro dicen esos “magnates”. ¡Qué flema, mamacita!

Mientras tanto, las serias y calamitosas situaciones que abaten a esta nación: apagones de energía eléctrica kilométricos, abusos impositivos, corrupción gubernamental rampante, e impunidad judicial que le acompaña, descalabro de los hospitales públicos, drogas delincuencia, criminalidad, y caos en el tránsito, entre otras cosas, no les están importando a los que tienen la responsabilidad de intervenir, o presionar para que se traten de corregir esos males. Tal es el caso último de la dizque oposición política que se gastan los dominicanos, que solo sus miembros están aspirando a engancharse en el tren estatal.

Se considera que nada de eso es trascendente por el momento; por lo que no hay nada que decir al respecto; sí el estar hablando sobre las temáticas señaladas más arriba, en pos de continuar entreteniendo a la población, e inclinarse por andar buscando votos nada más.

Son titulares relativos a tales asuntos, con sus respectivos cuerpos complementarios, los que aparecen llenando las principales páginas de los periódicos locales, como son por ejemplo: “Abinader y PRM firmes propuestas Ley de Partidos”; “Otra encuesta Leonel 44.1% y Abinader 24.4%”; “Convocan el Comité Político PLD para el 6 de agosto”; “Leonel sobre Abinader y Mejía en otra encuesta”; “Castaños defiende parar proselitismo”; “Congreso acogería propuesta del PRM”; “Dudan Ley de Partidos se apruebe este período”;  “Diputados obtienen nuevo plazo para continuar discusión de Ley de Partidos”; “Reinaldo  Pared dice reunión del CP del PLD no tiene agenda”. ¿Para qué se van a juntar entonces? Y, “por ahí María se va”, como dice el canto popular.

La gran pregunta a formularse es: ¿Y, que le importa nada de eso en realidad a la población? ¿Algo se va a resolver? A partir de que sólo las cosas como esas interesen a los políticos del patio, en hora buena hizo acto de presencia la tormenta tropical “Beryl”, cuyas lluvias torrenciales pusieron de manifiesto la fragilidad del país, en términos de hacer frente a los fenómenos naturales que de ordinario se presentan durante los meses actuales, debido a los descuidos, indiferencias, e ineptitudes de los gobiernos que sean tenido en los últimos veinte años.

De las cosas que con ahínco y voluntad de solución se debería estar hablando en estos días es de: “Tormenta mostró vulnerabilidad de hospitales ante fuertes lluvias”; “Pacientes y médicos de los hospitales Francisco Moscoso Puello (recién remodelado a un altísimo costo), Salvador B. Gautier y la maternidad de Los Mina, mostraron inconformidad por la vulnerabilidad de los centros ante un huracán”. Otra grave noticia: “Temor a derrumbe en hospital P. Billini”. Se piensa desalojar en una semana, para llevar a cabo los estudios correspondientes.

Por otro lado, también de poner las autoridades aquí “sus barbas en remojo”, por el desbordamiento social que ha sacudido al vecino país de Haití, y que podría trascender hasta esta nación, en razón de los abusivos precios de los combustibles, tal es lo que ocurre en Dominicana todos los viernes, para el llenado obvio de la alcancía gubernamental.

En adición, la inconformidad local que tiene la población, por causa del recrudecimiento de los apagones, ya consuetudinarios en el país, a pesar de las altas temperaturas que afectan al mismo, como el aprovechamiento por parte de las “altruistas EDES”, para aumentar desaprensivamente las facturas a los clientes del servicio.

Ninguna de esas realidades, quieren tocar los políticos de este país. Todo su accionar y pensar solo está dirigido hacia los comicios electorales del año 2020, y en cómo alzarse con la victoria, para continuar con el disfrute del poder estatal a partir de esa fecha. Después de la eventual escogencia que se pueda producir, ¡tampoco van a hacer nada! Hablarán entonces de lo concerniente al 2024.

¡Pueblo, ojo al Cristo! Está bueno ya para que te sigan embaucando, todos estos politiqueros y demagogos presentes, que solo buscan sus beneficios propios, como el reciprocar con los grupos que les respaldan. ¡Súbele los vidrios a toda esta manga de sin vergüenza, y descarados!, con excepciones muy mínimas., según es lo que se aprecia.

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

 

 

 

Comentarios