Es inaceptable

0
379

Por Flabia Rosario

Con el fallecimiento de la menor en una escuela pública de esta capital suma el debilitamiento que tiene la supervisión del estudiantado en el sistema educativo dominicano, hecho trágico e indígnate que ha consternado a la sociedad dominicana.

La revolución educativa ha sido uno de los logros más significativo del actual gobierno con esto del 4 por ciento. No cabe dudas, las estructuras de los centros han sido un éxito la denominada tanda extendida tiene de particular que los padres tienen más oportunidad ser más productivos en sus horas libres.

Sin embargo, el hecho de que los padres entreguen a los hijos a los educadores se supone que deben de devolverlo sanos y salvos, ya que las estrategias del maestro y /o maestra deben ser claras y precisas implementarlas, dar a conocer a los jóvenes estudiantes. Entendiendo que más que maestra es amiga, psicóloga, madre entre otros.

Nos preguntamos ¿Dónde estaban los maestros, supervisores, directores, compañeros a la hora de la pelea donde falleció la menor? La nueva modalidad es grabar el hecho subirla a las redes sociales, y luego comentar dar like. ¡Es una pena! que hechos como estos se estén suscitando en planteles educativos del país.

Hay que estar claro. Se debe de iniciar una supervisión a las autoridades educativas pero, también a la de los alumnos que van a la escuela a recibir conocimientos, “El pan de la enseñanza”, jóvenes que son víctima del bullying, que vienen de un hogar disfuncional donde muchas veces los padres no le dan seguimiento desarrollo de actividad diaria educativa.

Es otro escándalo que denotan la poca atención y supervisor de las autoridades educativas. El Ministerio de Educación debería de ponerse las pilas, y supervisar no solo a los niños sino a las autoridades educativas, y personalizar los casos de niños que lleven problemas a la escuela. ¡Es inaceptable este hecho no debe volver a acontecer!

Los maestros y maestras deben de cumplir con las competencias implementado las capacidades del estudiante para que sean seres trasformado como lo demanda la sociedad.

La autora es periodista

Comentarios