El voto preferencial de regidores, el nuevo desafío para los aspirantes a la posición

0
210
Matías Reynoso Vizcaíno

Para febrero del año 2020, los dominicanos por primera vez, seremos confrontados para elegir a través de la modalidad del voto preferencial a los nuevos regidores, según el municipio que le corresponda.   Este nuevo método, consignado en la Ley No. 157-13 que establece el sistema de voto preferencial para la elección de los regidores de los municipios, permitiría un empuje al progreso de los municipios en sus zonas urbanas y rurales, al permitirles –a los votantes- el sufragio directo por el candidato de su preferencia.   En decir, los munícipes, tendrán la capacidad de seleccionar a los líderes que ellos entiendan les garantiza el interés colectivo y plural de su Municipio.   «Naturalmente, este nuevo modelo frente al descontinuado sistema de arrastre, ofrece la garantía de que ninguno de los dirigentes de partidos políticos trataría de señalar o imponer, maniatar, presionar, reprimir, manipular o distraer la libérrima voluntad de los munícipes».

Con la promulgación de la referida ley, los dominicanos respiran un nuevo aire y se empoderan hacia la defensa de una nueva temática de luchas, de conquistas y dominios de los diferentes espacios políticos.

En el 2020 elegiremos a los nuevos regidores por 4 años «2020 – 2024», de la mejor manera posible.  No con ello quiero decir, que los actuales regidores son malos funcionarios; de ninguna manera.  Ahora bien, el método de escogencia que implementará la JCE a través del voto preferencial para las elecciones municipales de febrero del año 2020 (como lo ordena la Carta Magna) en ese tramo, le permite a los ciudadanos y a la dirigencia política, a identificar mejores perfiles de candidatos idóneos para el buen desempeño frente a las complejas tareas que despliega la función municipal.

Una de esas tareas, es estar pendiente de los menesteres que más falta hacen en los barrios que corresponden a su demarcación.  Estar pendiente significa, que el regidor es el alma del barrio, y a su vez, su protector e interlocutor ante los organismos nacionales e internacionales frente a posibles amenazas de contaminantes que dañarían al medio ambiente y la salud propiamente de la gente.

Para ilustrar, cualquiera de nosotros se ha encontrado, por lo menos una vez, con un camión contenedor de basura « Jeepers Creepers» a alta velocidad derramando aguas negras del furgón y dejando una mancha en toda la calle que transita y además, desde la cama arroja al suelo otros tipos de desperdicios contaminantes, más… ¨ ¡ese hedor insoportable!¨

En cuanto a la nueva modalidad del voto preferencial para regidores, su relevancia es consistente en los siguientes desafíos: Uno, sensibilidad humana.  Dos, conocimiento y manejo de la problemática.  Tres, adiestramiento y capacidad pedagógica. Cuatro,  liderazgo y tolerancia (diversidad de convivencia).  Cinco, empatía. Seis, autocontrol.  Siete, sentido común… entre otros.

El legislador fue muy inteligente al aprobar esta pieza. Una excelente manera de custodiar la paz.  En ese sentido, la democracia participativa se fortalece.  Aumentan los niveles de confianza entre los candidatos y sufragantes y se obliga de una forma sutil pero determinante a cada candidato a no solo preocuparse por los males de su barrio, sino a ocuparse de dichos males hasta tener un desempeño óptimo y favorable para la colectividad y su entorno.

 

Comentarios