El trillo de la democracia dominicana

0
161

Por Olga Capellán.-

La República Dominicana ha pasado por diferentes etapas en su historia como país, pero en esta ocasión solo haremos referencia  a el proceso vivido luego de la desaparición del tirano Rafael Leónidas Trujillo, ya que con su muerte fue como se abrió la puerta de la democracia constitucional con el ascenso del profesor Juan Bosch al poder por elecciones libres en el año 1963.

Fueron momentos difíciles, pues al tener que lucharse contra la remanencia trujillista, surgieron momentos políticos sumamente complejos, ya que tanto parientes, militares, aliados del malogrado dictador, hicieron todo lo posible por mantener el poder, según versiones del historiador dominicano Juan Daniel Balcácer, quien dio a conocer amplios detalles al respecto.

El 30 de Mayo tras la muerte del tirano, este no fue el derrumbe de inmediato del trujillato, ya que su hijo mayor Ramfis, y sus tíos Héctor Bienvenido y Arismendy Trujillo, juntos a la alta jerarquía militar, así como a algunos políticos é intelectuales que sirvieron y se beneficiaron ampliamente de la dictadura, fieles  al sátrapa durante muchos años, quisieron mantener el control del país.

Tras la muerte del dictador, estos implementaron como medida principal del gobierno que entonces encabezaran Ramfis Trujillo y el Dr. Joaquín Balaguer, gestionar para que los Estados Unidos intermediara en la Organización de Estados Americanos (OEA) para que se levantase las sanciones económicas impuestas al país por el organismo internacional en Agosto del 1960.

Tras este proceso, organizadas y celebradas las elecciones en Noviembre del 1962 mediante una Carta Sustantiva, que dio al traste con el arribo al poder del profesor Juan Bosch, se abrieron nuevas esperanzas para el país, en el año 1963 se hizo la primera Reforma Constitucional,  respirándose con ello el oxigeno democrático del país, pero esto molestaba a la rancia remanencia de la tiranía trujillista que no aceptaba verse fuera del poder, mediante un proceso netamente democrático, que trataba de devolver al pueblo dominicano sus derechos civiles fundamentales, y en fin todas las garantías constitucionales.

En 1963 se llevó a cabo la primera Reforma Constitucional, donde se establecieron la libertad de expresión, política, laboral (con el beneficio de los trabajadores en las empresas donde trabajasen) libertad de derecho a tener viviendas propias y la igualdad para los hijos naturales con los legítimos, y el retorno de los exiliados políticos al país.

Dicha reforma no fue llevada a cabo para favorecer o satisfacer pretensiones políticas partidistas ni a ningún candidato en particular, sino para devolver las garantías jurídicas y los derechos del pueblo dominicano, pisoteados durante 30 largos años que permaneció Trujillo en el poder, es decir: con la reforma renació la democracia dominicana, pero las mismas no fueron bien vistas por las claques del país, quienes quedaron fuera del poder gubernamental, pero no fuera del poder económico, a veces se hace mucho más decisivo que todos los poderes.

Entre el mes de Junio y la primera semana del Julio del año 1961 se establecieron en el país tres organizaciones políticas, entre ellas El 14 de Junio, presidida por el Dr. Manuel Aurelio Tavárez Justo, Unión Cívica Nacional, presidida por el Dr. Viriato Fiallo, y el Partido Revolucionario Dominicano, que había sido fundado en 1939 en La Habana , Cuba, bajo el mando del profesor Juan Bosch, y que llegó al país el día 5 de Julio del año 1961, quien mediante elecciones en las urnas se hizo del poder gubernamental en el año 1962.

Juan Bosch fue un hombre que llegó al poder mediante elecciones democráticas, tras el termino de la dictadura, y aunque el pueblo tenía ansia de respirar el aire de la democracia, esto no fue suficiente para que su gobierno permaneciese en el poder, de ahí que la remanencia trujillista aliada a los sectores más oscuros del país prepararon su derrocamiento, haciendo del mismo un período sietemesinos que le arrebató al pueblo  el 25 de Septiembre de 1963, quienes lograron retornar al retroceso político para que reinase el caos en todo el país.

Fue de ahí que un puñado de hombres valientes, inspirados en las ideas revolucionarias y encabezado por el Dr. Manuel Aurelio Tavárez Justo junto a 10 de sus compañeros, se alzaron en las lomas de Las Manaclas, en San José de las Matas, desde donde declararon la guerra civil al Triunvirato, compuesto por el Dr. Emilio de los Santos, como presidente, Dr. Ramón Tapia Espina, y el Dr. Manuel Tavárez Espaillat, todos perteneciente a una clase intelectual rancia y poderosa, quienes sirvieron de instrumento a los golpistas contra el gobierno democrático de Bosch.

Manolo Tavárez Justo, quien su objetivo principal fue luchar por el retorno de la democracia constitucional, murió fusilado un 23 de Diciembre de 1963, luego de haberse entregado al darse cuenta de su debilidad como grupo de guerrilla para luchar por el retorno de la constitucionalidad democrática, y en su muerte, el general Ramiro Matos jugó un papel importante, cosa que volvió a repetirse, cuando también  fusilaron al comandante Francisco Alberto Caamaño Deñó, en su guerra de guerrilla del desembarque de Playas Caracoles a principios de la década de los 70.

Pero Juan Bosch era un visionario político, quizás un soñador, el quiso ser puro, limpio, é incorruptible, abandonó las filas del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) por desavenencias políticas con el Dr. José Francisco Peña Gómez, y se fue a formar parcela aparte, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) anhelando volver al poder gubernamental, para el cual adoctrinó a todos su compañeros de organización esperanzado de formar un gobierno pulcro para permanecer en el poder más que los 7 meses de su gobierno anterior.

Pero él ya no tenía fuerza, abatido por la edad y en un estado típico para sus años le obligaron hacer alianza con quien había sido su principal adversario político, como lo fue el Dr. Joaquín Balaguer, y aliados los enemigos, fue la única manera de vencer de manera un ortodoxa al Dr. Peña Gómez, quien albergaba la esperanza también de un día antes que le llegara su muerte gobernar en la República Dominicana.

El profesor Bosch había enarbolado la consigna de que si su partido volviese al poder, no habría ni un solo peledeísta que se enriqueciese con los dineros del Estado, porque sus compañeros servirían al partido, para desde ahí servirle a su pueblo; y así fue, el PLD tiene un sin número de hombres serios……….Y lejos que la botó el profesor, pero él fue un hombre de bien, aunque muchos de sus compañeros se hayan desviado de sus idearios políticos.

La democracia en la República Dominicana no puede desaparecer, no importa quienes controlen el poder gubernamental, porque es un instrumento del pueblo, consagrado en la Carta Magna.

 

 

Comentarios