El canibalismo peledeista, la derrota del León

0
348
Elvin Dominici

Por Elvin Dominici

Es sumamente impresionante como podemos encontrar en el mundo de los animales salvajes los comportamientos de avaricia, ambición desmedida, egoísmo, falta de sentido común y desconección con la realidad que observamos en los peledeistas.

Todavía es más sorprendente que el seudónimo del animal que identifica uno de los políticos de este partido (León) y quien es uno de los hombres que más ha lesionado la democracia del país, es el mismo comportamiento desleal y carnívoro que vemos en su manada.

La ciencia ha podido confirmar mediantes varios estudios y observaciones de la fauna animal la dinámica de la vida en una manada de los leones salvajes. Por ejemplo, ya un león joven usualmente en coalición con otros machos, cuando se sienten fuerte y preparado desafía a duelo de muerte al león viejo, para disputarse el liderazgo y quedarse con la cabeza de su grupo. El león viejo derrotado será expulsado de la manada junto a los demás machos, para así éstos comenzar su propia manada en otro lugar de la selva.

El nuevo león líder se encarga de matar a las nuevas crías que todavía se amamantan y a todos los cachorros que nacen al poco tiempo de tomar el poder de su manada. Así se asegura que solo sus crías serán alimentadas por las leonas y no las crías de los leones expulsados de su rebaño.

En la guerra de intereses más despiadada y frívola de la política dominicana encontramos al ex presidente Leonel Fernández Reyna siendo víctima de su desplazo político dentro de su mismo partido por Gonzalo Castillo, quien representa la sangre nueva del Danilismo. Así como la realidad en la selva salvaje, se vive también en la guerra de intereses personales que los peledeistas llaman “democracia”.

Esta vez el viejo león Fernández en el éxtasis de su ambición insaciable de poder que se alimenta de las fantasías de sus seguidores más cercanos, lo animan para que se vaya de su manada morada y haga casa en otros partidos políticos y así poder ponerse la cinta presidencial dominicana por cuarta vez. La división irreparable entre los discípulos de Bosch, asegura la despedida de un partido derrotado entre el parasitismo superlativo de sus líderes.

En esta lucha épica por el liderazgo de su partido se gastaron 269 millones de pesos del pueblo en 66 días, para saturar los medios de comunicación con anuncios, comprar votos y construir de la nada un candidato presidencial electo Gonzalo Castillo; esta inversión no fue suficiente para llevar en total ni siquiera 2 millones de votantes con un padrón abierto con más de 7.5 millones de electores. Este barco se está hundiendo y las ratas entienden que todavía a los dominicanos nos pueden vender espejitos por oro, ya el pueblo está despierto y eso lo dice el número de votantes en las primarias de los dos partidos mayoritarios.

Ahora bien, el único ganador de este pataleo electoral de Leonel es el pueblo dominicano, que gracias a sus altos conocimientos en los fraudes electorales que él ha expuesto, cómo los mediofondo de las viejas por todo la nación, pone en alerta a todo el país. Leonel salió a poner a flote los trapos más sucios del PLD y gracias a sus contactos dentro de su partido se ve con exactitud que el voto electrónico es un trampa colosal que no podemos caer en ella.

Gracias a Leonel, nos ha puesto en alerta roja para impedir que el voto electrónico sea el método de votación en las elecciones presidenciales del 2020. Gracias a él y la división del voto morado, no hay forma que puedan ganar las próximas elecciones. Gracias a los intereses “democráticos” personales de Leonel en esta selva salvaje de la política criolla los dominicanos saldremos del PLD.

 

Educación: Maestría en Finanzas/ Maestría Contabilidad.
Autor libros; Flor de los deseos y Rosa Negra.
Educador
Activista Social y Político.
Reside: Jersey City, NJ, USA.

Comentarios