David Collado, no da pie con bola…

0
235

En las pasadas elecciones nacionales, aun cuando el PLD, mantuvo su hegemonía en sentido general, la organización obtuvo una significativa merma en la boleta C, o boleta municipal, que provocó una disminución en el número de ayuntamientos que controlaba hasta ese entonces.

Una de las plazas donde fue derrotado, es el Distrito Nacional, y la razón fundamental de ese revés ocurrió fruto de una mala decisión de la dirección del partido, al imponer la candidatura de Roberto Salcedo, a pesar de que su imagen lucía muy desgastada.

Fundamentalmente, Roberto, perdió las elecciones por dos razones: Primero, porque los peledeistas no lo querían como su candidato. Y segundo, porque los munícipes dejaron de asimilar su gestión; esos dos motivos fueron fulminantes para sus pretensiones de mantenerse como Alcalde del Distrito Nacional.

A partir del año 2002, cuando el PLD, asume las riendas del ayuntamiento de la Capital, inició un proceso de adecentamiento de los servicios básicos que en ese entonces demandaba la ciudadanía, resaltándose entre esos logros el orden y la limpieza, fruto de la planificación y desarrollo de un modelo de gestión adecuado que proyectó a Roberto Salcedo, como la principal carta de triunfo del PLD.

Es innegable que durante esa gestión, el Distrito Nacional, experimentó un esplendor nunca antes logrado, que permitió a Roberto, navegar durante tres periodos, en luna de miel con los munícipes. Sin embargo, al transcurrir el tiempo, lo que al principio fue exitoso se tornó monótono, perdiendo el interés y el respaldo de la sociedad.

Es entonces que los munícipes promueven un cambio, porque se cansaron del modelo de Roberto, eligiendo un nuevo Alcalde, que en campaña se hacía vender como “El emprendedor”; es bajo esas condiciones que gana, David Collado.

Pero resulta que el remedio ha salido peor que la enfermedad, y ahora, la ciudad luce más descuidada que nunca. Al cabo de poco más de un año de haberse estrenado como síndico, la carta de presentación de David Collado, ha resultado ser su peor pesadilla, debido a que no ha podido “emprender” un solo proyecto que pueda exhibir como propio, colocando su administración como la peor valorada, debido a que solo se ha limitado a pintar mercados.

Por tradición, la población le concede una gracia especial de 100 días, a las autoridades cuando son electas, para que así puedan desarrollar sus programas. Pero, en el caso de David Collado, los munícipes de la capital, le han dado poco más de un año para que envíe las principales señales de humo y demuestre sus propósitos en torno a las áreas donde concentrará su propuesta programática.

A pesar de ese tiempo, las ejecutorias de “El emprendedor”, no han logrado despegar y cumplir con las expectativas, resultando su gestión en un fracaso total que mantiene un balance negativo. En la actualidad, los barrios lucen abandonados y la basura está arropando a la ciudadanía, no obstante al ruido creado en torno a una propuesta de campaña que lucía innovadora, pero que ha resultado en un desastre sin brillo ni color.

La municipalidad en la capital, ha perdido su rumbo gracias a la mala administración de David Collado, que ha descuidado importante sectores, debido a la deficiente calidad de los servicios como consecuencia de una evidente falta de estrategias para gestionar los procesos que, a pesar de todo, Roberto Salcedo, mantenía brindándoles a la ciudadanía.

Escrito por:

Fitzgerald Tejada Martínez

Comentarios