Dando gracias por la vida, la paz y la amistad

0
84

Sergio Reyes II

Gente de todo el orbe, que llegaron persiguiendo sueños de progreso y bienestar, aúnan afectos y esfuerzos en este día, para darse un abrazo fraterno, al tiempo de augurarse mutuamente bonanzas y logros en los años por venir.

Vienen y van, portando sus mejores galas, afanosos, los unos, por descorchar la bebida de su predilección, al tiempo que algunas ingeniosas mujeres, reforzadas con expertos en el arte culinario se esmeran en aderezar los platos propios de la ocasión, para halagar el paladar de los privilegiados que han de sentarse, esta noche, a la mesa.

Los niños merodean por doquier, bulliciosos y juguetones, escondiendo entre los bolsillos los candies, chocolates y galletitas que forman parte del apetecido botín que han ido esquilmando de manera subrepticia, ante la mirada aparentemente descuidada de la abuela, que yace taciturna en un rincón, evocando tiempos idos y atesorados recuerdos en los que flotan las ánimas de aquellos que se fueron antes, dejando profundas huellas de dolor lacerando el espíritu.

El amplio espacio del salón lo ocupan a plenitud los trepidantes acordes de los ritmos navideños que, como es natural en el hogar de todo inmigrante hispano, desde hace días atronan en todo el entorno del edificio, adelantándose con mucho a la temporada navideña.

Y con la música de fondo, el gustico del trago en el paladar y los alucinantes efluvios del rico sancocho que borbotea en espaciosa olla en el ámbito de la cocina, esta gente nuestra, que hace galas de sus costumbres al tiempo que unifica la cultura del país de procedencia con los estilos de vida de esta gran Nación que nos da albergue, se dispone a celebrar, en armoniosa unión familiar, el glorioso y significativo Día de Acción de Gracias, en que se venera al Dios creador, las bonanzas, los logros y el regalo de la vida.

Felicidades a toda nuestra esforzada gente, en cualquier lugar del mundo!

New York, Noviembre 22, 2018.

Comentarios