Cuando las mentiras son un buen negocio en las redes…

0
263

Por Darío Caminero

La mayoría de las personas ignoran que las redes sociales, más que interactuar socialmente con amigos y familiares, es un negocio. Si así no fuera, las personas más ricas del mundo no estuvieran entre los fundadores de estas Redes Sociales.

Anteriormente, la principal fuente de información eran los diarios de circulación impresa (periódicos), que con el surgimiento del Internet se sumó a ese nuevo canal a través de todas sus manifestaciones. La competencia de los periódicos era captar la mayor cantidad de lectores (los públicos), para así convertirse en principal nicho para los anunciantes, porque su principal fuente de financiamiento económico es la publicidad. Incluso, los propietarios de diarios se vieron precisados a convertir o crear los periódicos gratuitos, porque lo importante no es la venta del impreso, sino la mayor captación de públicos, para así tener mayor penetración a los públicos (lectores) para atraer los anunciantes (publicidad). Si no lo sabía, el tamaño del periódico de cada día, (cantidad de páginas) va a depender de la cantidad de publicidad obtenida para esa edición del día. O sea, no me interesa publicar la cantidad de noticias que requiere el lector, sino qué cantidad de publicidad tendré en el día.

Lo mismo sucede con la televisión y su programación, mientras mejor contenido que atrape al público, mayor publicidad se tendrá. El dolor de cabeza de los publicistas fue el invento del control remoto, pues el publico cambia en segundos de canal sino resulta interesante lo que se le va a presentar en la pantalla chica, de ahí que la mujer se convirtió en el principal objeto para la venta de publicidad, ¿pues qué hombre se resiste a cambiar de canal cuando ve una figura hermosa? Igualmente que la música, para atrapar en segundo a los televidentes.

Pero la gran competencia en la modernidad, son las redes sociales, y ahí la cosa es más complicada y mas difícil que los mismos diarios impresos, la televisión y hasta la radio, porque en las redes sociales hay una enorme fragmentación de las audiencias y una multiplicidad de canales. Es de ahí que surge la “trampa”, si quiero tener más me gustas, mas seguidores, mas suscriptores, “mas view”, para mi medio digital, mi blog, mi canal de Youtube o mis Redes Sociales, utilizo el morbo del momento, lo deseoso que está la gente de buscar y recibir información de un evento que ha trascendido como noticia de gran interés, inventando informaciones falsas sobre tal o cual acontecimiento que impacte y logre captar la visita del lector digital e incluso al punto tal que lo comparta en su propio muro. Te capte con una información que parece verdad, pero es mentira, ¿y qué tal si te contabilizo como visita a mi pagina?, o si en lo que te atraigo por la noticia falsa te interesa ver lo que tengo colocado como anuncios Googles de hoteles, restaurantes, viajes y otra publicidad con la que financio mi medio, mi red, o mi espacio, pues pagan por cada anuncio abierto y colocan publicidad los anunciantes en base a la cantidad de personas que te siguen o llegan a tu pagina. Esa trampa es la que yo defino como: “me pagan para que el otro lea”.

De ahí, que siempre diré que la gran diferencia del “periodismo ciudadano” del “periodismo profesional”, es que los que ejercemos de manera profesional, tenemos un compromiso social con la verdad, con la objetividad y la honestidad, basado en la credibilidad.

Por eso amigos lectores, antes de usted reenviar una información o noticia, lo mejor es verificar la seriedad y objetividad de la fuente. Los noticiarios tradicionales y los diarios de prestigios en la República Dominicana, jamás se prestaran a dar una información especulativa sin antes confirmar que es real. Antes de creer en una noticia falsa, vaya a cualquiera de esos medios, sino está ahí, es porque es mentira. (El autor es periodista y escritor, con una especialidad en estrategia de comunicación y manejo de crisis en Relaciones Públicas).

Comentarios