Constanza, Reflexiones Sociales

0
45
Cheyenne Espinosa

Por Cheyenne Espinosa

Es alarmante la situación en que esta sumergido nuestro municipio en los últimos tiempos. Los hechos y sucesos acaecidos no son solo de carácter municipal, sino, más bien nacional por la magnitud en que suceden.

Escuchar y ver en los distintos medios de comunicación locales y nacionales noticias de nuestro pueblo de forma ya tan natural de acontecimientos que eran extraños, y que hoy son tan comunes, como lo de cualquier ciudad grande, no solo de nuestro país sino, de cualquier ciudad del mundo, debe llamarnos a la reflexión.

La paz, la convivencia familiar, la armonía social que exhibía Constanza, se ha visto truncada por una nueva generación, que en vez de asumir valores morales y sociales de nuestros antepasados, han hecho causa común con la maldad y la desobediencia, poniendo en la palestra pública al Constanza que nadie conocía de esa forma violenta.

Los suicidios, los asesinatos, los enfrentamientos entre bandas, la venta y consumo de drogas, estudiante llevando armas blancas a las escuelas; peor aun usándola en contra de sus compañeros, la prostitución de menores por un Blackberry, ropas o drogas, es algo común. No sorprende a nadie ver las jovencitas metidas en los diferentes centros nocturnos con una botella de ron en la mano exhibiéndola como si fuera una corona de belleza. Realmente se nos ha ido de las manos la tranquilidad que daban a conocer a Constanza como un paraíso entre montañas.

Debemos reflexionar sobre este mal social y tomar medidas urgentes para que la situación no siga en crecimiento. Es responsabilidad de todos en el hogar hacer los correctivos correspondientes con nuestros hijos. Las autoridades poner un poco mas de empeño en combatir la delincuencia y las bandas que operan en diferentes barrios. Las iglesias dejar de pedir mas y ejercer su rol de guías espirituales y sociales.

Aun estamos a tiempo de frenar este desorden social en que vivimos ahora, solo hay que reflexionar y actuar a favor de lo que queremos que sea la sociedad de Constanza.

Vall de Constanza, República Dominicana
Comentarios