Como matarle a Trump, el gallo en la funda

0
61

Por Miguel Espaillat Grullón New York, NY 3/5/2019

1 – En día de ayer, el periodista Juan TH, con toda la razón del mundo, en su twitter hizo las preguntas siguientes: ¿Con que derecho EE.UU. impone un presidente en Venezuela que no ha sido electo por nadie? ¿Con que derecho EE.UU. impone sanciones económicas a Venezuela? ¿con que derecho EE.UU. amenaza con invadir militarmente a Venezuela?

2 – Sobre las guerras que hacen las elites dominantes de EE.UU., y sobre el derecho que se arrogan para invadir, quitar y poner presidentes a los países más débiles, podríamos hacer cientos de preguntas, pero el caso a esta altura del juego no es de interrogantes, porque ya sabemos las respuestas, sino, que la discusión debemos centrarlas en qué hacer para vencer esa aberrante política imperialista que en todo caso solo busca la dominación de territorios para saquear recursos naturales, hacerse de los mercados y de todo lo que implique lucro económico en base a abusos y especulaciones financieras, cosa que hacen enarbolando un discurso falso sobre libertad, democracia, derechos humanos y comercio justo. De esta historia, los casos de Irak, Afganistán, Libia, Siria y Venezuela son ampliamente ilustrativos.

3 – La cuestión es, que el accionar de los actuales imperios para llevar a la ruina a las naciones del “Tercer Mundo” para luego saquearlas, demuestra hasta la saciedad, que los imperialismos todos son iguales de crueles e inhumanos, de rapaces, de guerreros, de saqueadores; pero que esta vez, pese a tantas advertencias y llamados de rectificación, no han querido comprender que los tiempos son otros, que el mundo ya no acepta ser regido por una “dictadura imperialista global” a cargo de un grupo de personas que se han tomado el planeta solo para ellos, lo que constituye la matriz de todos los grandes problemas sociales, políticos, económicos y ecológicos que está sufriendo la humanidad, la cual, obedeciendo a cierta leyes que norman el equilibrio social y hasta ecológico, reacciona, se sacude y repele esas aberraciones, para imponer orden y justicia y para evitar ser devorados como sardinas por un gran tiburón. La reacción del chavismo en Venezuela, obedece a esas normas del fenómeno social y cósmico en referencia.

4 – Pero sucede, que en este complejísimo mundo que nos ha tocado vivir, se dan los pleitos, en que un David aparentemente debilucho, vence a un Goliat gigante. Fue el caso de un Vietnam aldeano y pobre, que venció, primero a una potencia militar y nuclear llamada Francia y después a otra potencia imperialista también con alta tecnología y fuego nuclear llamada Estados Unidos de América. La guerra de guerrilla, la persistencia, el sacrificio, el coraje, la inteligencia, unos ideales supremos y la inteligencia se impusieron sobre la codicia y el poder de las armas más diabólicas.

¿Para ganar la batalla contra el imperio, que sugiero a la Venezuela chavista?

5 – El prólogo del libro “El Arte de la Guerra” del General chino Sun Tzu, establece lo siguiente: Este es el mejor libro de estrategia de todos los tiempos. Inspiró a Napoleón, Maquiavelo, Mao Tse Tung, Vo Nguyen Giap, Ho Chi Minch, Fidel Castro, y a muchas figuras históricas. Este libro de dos quinientos mil años de antigüedad, es uno de los más importantes textos clásicos chinos, en el que, a pesar del tiempo transcurrido, ninguna de sus máximas ha quedado anticuada, ni hay un solo consejo que hoy no sea útil. Pero la obra del general Sun Tzu no es únicamente un libro de práctica militar, sino un tratado que enseña la estrategia suprema de aplicar con sabiduría el conocimiento de la naturaleza humana en los momentos de confrontación. No es, por tanto, un libro sobre la guerra; es una obra para comprender las raíces de un conflicto y buscar una solución. “la mejor victoria es vencer sin combatir”, nos dice Sun Tzu, “y ésa es la distinción entre el hombre prudente y el ignorante”.

6 – Pues bien…, la imperialista Estados Unidos de Norteamérica, y los demás imperios y aliados bananeros, constituyen para Venezuela un poder demasiado grande para enfrentarlos directamente a campo abierto; derrotar a estos poderes tal como hicieron los vietnamitas, o David al gigante Goliat, solo es posible si seguimos los consejos del General Sun Tzu, de adoptar la prudencia para vencer sin combatir, y siguiendo el ejemplo de flexibilidad del bambú que se flexiona sin partirse ante cualquier viento.

7 – En consecuencia, ante el escenario actual de guerra que enfrenta Venezuela, yo sugiero a los dirigentes del chavismo aceptar la propuesta que le han hecho varios países y numerosas personalidades, entre ella Pepe Mujica, de ir a unas nuevas elecciones bajo la supervisión de la ONU y de la OEA, donde estén presentes las más de cien naciones que apoyan al gobierno legítimo de Venezuela, sin faltar la representación de los países que han recomendado estas nuevas elecciones (España, Republica Dominicana, Francia y otras); y naturalmente que también supervisadas por figuras como el mismo Pepe Mujica, José Luis Rodríguez Zapatero, Jimmy Carter, Ignacio Ramonet, y también por figuras de la ultraderecha como Mario Varga Llosa, Jorge Ramos, Carlos Alberto Montaner, Jaime Bayly, Andrés Oppenheimer, y otras tantas figuras de ese oscuro mundo de la ultraderecha de Colombia, Chile, Brasil, Argentina y Perú. Todas estas presencias de observadores, para que la oposición no alegue que estas elecciones no fueron supervisadas por la comunidad internacional.

8 – De antemano ya sabemos que el imperialismo norteamericano y sus subordinados del “Grupo Lima” pondrán mil objeciones para rechazar esta propuesta, a sabiendas que en estos momentos no podrán ganarle unas elecciones al chavismo, aun Maduro no sea el candidato. Pero aquí es donde reside el meollo de mi propuesta, pues al ellos negarse a la misma, una vez más quedarían desenmascarados y sin argumentos válidos ante el mundo para seguir tachando a Maduro de dictador, ni tendrían más razones válidas para seguir bloqueando a Venezuela con el ensañamiento con que hasta ahora lo han venido haciendo. Con esta propuesta, de llevarse a cabo, como quiera el chavismo gana; gana, porque electoralmente obtendrá una victoria más, y si esas elecciones no se dan porque el imperio lo impida, también gana, porque le habrá matado los gallos que en funda puedan tener Trump, Mike Pence, Mike Pompeo, John Bolton, Elliot Abrams, Marco Rubio y todos los reaccionarios que los acompañan en esta guerra no convencional contra Venezuela.

9 – ¿Pero, la situación terrible que enfrenta Venezuela, producto de esa guerra imperialista aludida, cuanto más podrá aguantarla el gobierno de Maduro y la población venezolana?

Conclusión

A – Venezuela está bajo el asedio de una guerra de intereses que busca acorralarla para desgastarla tal como lo hacen las fieras con su presa, o a modo de cómo lo hacían en ataño los ejércitos enemigos, cuando asediaban las ciudades amuralladas para conquistarlas a largo plazo. Algo similar está ocurriendo con la guerra no convencional que el imperio ha desatado contra Venezuela desde que Hugo Chávez asumió el poder, solo que ahora esa guerra ha sido arreciada contra Nicolas Maduro. En esta guerra, el imperio juega a la desestabilización y al desgaste económico y financiero, a la guerra psicológica en los medios, al sabotaje eléctrico, al terrorismo social, al desabastecimiento de alimentos y medicamentos, que busca, que por cansancio, desespero y frustración, la rendición de la población.

B – En esta perversa vorágine de intereses, comportarnos con la flexibilidad del bambú, seguir los consejos de General chino Sun Tzu, y tener la fe que tuvo David frente a Goliat, son las armas y actitudes correctas para enfrentar a un enemigo malévolo que no podemos vencer cuerpo a cuerpo. Entonces, dada la situación de Venezuela, acceder a la propuesta de hacer nuevas elecciones, no se puede interpretar como una debilidad, sino como la táctica correcta e inteligente para derrotar a un enemigo exponencialmente más poderoso. Vietnam, el General Sun Tzu, el David bíblico y muchos otros, ya demostraron la efectividad de estas armas y actitudes; pero además, nadie puede derrotar al que tiene el apoyo del Altísimo, y sucede, que el chavismo tiene ese apoyo, porque es una fuerza de amor para su pueblo y para toda la humanidad.

Posdata

A los iletrados, colonizados y arrastrados dominicanos y de otras nacionalidades que me tachan de traidor por mis ataques a los dirigentes del perverso imperialismo norteamericano, a ellos les aclaro: Donal Trump, Mike Pencer, Mike Pompeo, John Bolton, Elliot Abrams, Marco Rubio y centenares más como ellos, no son los Estados Unidos de Norteamérica; como tampoco son la Republica Dominicana, malos dominicanos, que también combato, como Danilo Medina, Leonel Fernández, Margarita Cedeño, José Ramón Peralta, Gustavo Montalvo, Reinaldo Pared, Radhamés Camacho y centenares más como ellos. Y los combato, porque el mundo necesita de otra clase de personas, y de un sistema político capaces de instaurar en la tierra el reino de Dios y su justicia, para que asumamos la solidaridad y el amor como método de vida, para que se establezca la verdadera libertad y democracia, para que se terminen las guerras y las hambrunas, para que se acaben los exilios forzados y la explotación laboral, para que se dé la tan deseada armonía universal, que dará al traste con los imperios saqueadores y guerreristas y con la gente belicosa, codiciosa y ladrona, para que así tengamos un mundo de paz, de amor y de justicia, donde todos los hombres y mujeres, seamos verdaderamente hermanos. ¿Entendido?

Comentarios