Abuelos, primer pilar de la familia en peligro de extinción

68

Por  Lucy Angélica García Chica

Ellos nos enseñaron a dialogar largamente sobre temas y cosas que desde chiquitos, queríamos aprender.
Elllos nos enseñaron en esas horas de la tarde en casa, el anhelo dulce de la espera, el regreso de sus trabajos de papá y mamá.

Cuántos niños extrañan a su abuela o a su abuelo, en este tiempo en que una Pandemia de grandes proporciones, ha desmoronado la alegría, el equilibrio emocional, las quietas y dulces horas de felicidad en muchas familias del mundo.

Nieto(a) y abuelo o  abuela, son amigos inseparables, amigos cuya complicidad conlleva un vinculo profundo de amor y aprendizaje.
Cuántas horas pasan en cada reloj, que en su imparable tic tac, no deja de ser un canto de esperanza por ver llegar a casa a ese ser tan amado, aunque alzar la mirada y luego bajarla con tristeza, implique esconder una lágrima.

Entonces, cada dia se convierte en una cotidiana inercia, sin dejar de ser profundos, porque el ” Te extraño”  y el ” Te amo ” siguen estando ahí, esperando el momento para gritarlo, para decirlo llorando, y en un acto profundo de gratitud se convierta en un mar inmenso y agitado de amor.
ABUELO- ABUELA. Cuántos de ellos han estado y siguen estando aislados, confinados en una habitación, porque para muchos, ellos estorban, ellos no suman a la sociedad; pero que lección a través del dolor, están recibiendo quienes no han sabido amarlos y reconocer su grandeza en toda su dimensión de amor.

ABUELITOS… Nos dieron  tanto ! y a través de las generaciones seguirán aportando más de lo que dieron en su papel de padres, por su consolidada grandeza, por sus lecciones universalmente profundas en lo humano, en lo moral, en lo espíritual, y en lo más substancial del ser.
Su CONCIENCIA.

ABUELITOS, desde mi lugar, para los que estarán aún después de esta batalla, para los que despertarán  una mañana  con la algarabía  de sus nietos, vuestra existencia es un maravilloso regalo, a cada familia que tendrá la oportunidad de celebrar su regreso a casa los que han tenido que acudir a un hospital, o siguen guardando aislamiento,  para con su presencia dulcemente Celebrar la Vida.

La autora es escritora y poeta