Ejerciendo mi derecho al voto como ciudadano de SDE

46

Por Roberto Veras

SANTO DOMINGO ESTE.-

En un día que debería ser caracterizado por la participación cívica y el ejercicio pleno de la democracia, la escena que presencié al dirigirme a mi centro de votación “ESCUELA SOCORRO SÁNCHEZ” a las 9:00 de la mañana fue desalentadora.

Como ciudadano de Santo Domingo Este, me encontré con una notable ausencia de votantes, con apenas unas pocas personas dispersas frente a los recintos de votación. La usual aglomeración de largas filas característica de días electorales brillaba por su ausencia.

A medida que me acercaba al lugar designado para ejercer mi derecho al voto, era difícil ignorar la presencia de seguidores de diferentes candidatos que se congregaban fuera del recinto, portando gafetes y exhibiendo su apoyo.

Sin embargo, la energía y la emoción que estos seguidores intentaban transmitir contrastaban con la realidad silenciosa y poco concurrida que reinaba dentro de los colegios electorales.

Dentro de estos recintos, lo que predominaba eran los empleados de la Junta Central Electoral (JCE), más que los propios votantes. La proporción entre personal de la JCE y votantes era alarmantemente desequilibrada, dejando entrever una marcada apatía por parte de la ciudadanía en cuanto a su participación en este proceso democrático.

Es difícil no cuestionarse las razones detrás de esta notable abstención. ¿Es una muestra de desconfianza en el sistema electoral? ¿Una manifestación de descontento con las opciones de candidatos disponibles? ¿O simplemente un reflejo de la apatía generalizada hacia la política?

Lo cierto es que, al menos por el momento, las respuestas a estas interrogantes son esquivas. Solo queda esperar y observar si, con el transcurso de las horas, más ciudadanos deciden ejercer su derecho al voto. Y aun así, la incógnita persiste: ¿A quién favorecerá esta notable abstención? ¿Cuál será el impacto en los resultados finales de esta jornada electoral?

En un país donde la participación ciudadana debería ser un pilar fundamental de la democracia, la imagen de unos colegios electorales casi desiertos a esta hora del día nos invita a reflexionar sobre el estado de nuestra sociedad y el compromiso de sus ciudadanos con el futuro de su nación.