Correr en la tercera edad: cómo el running puede mejorar la calidad de vida de los adultos mayores

84

Por Juan Pablo Bourdierd

En la tercera edad, muchas personas experimentan una disminución en la calidad de vida debido a la falta de actividad física y el sedentarismo. Sin embargo, el running puede ser una excelente opción para mejorar la salud y el bienestar de los adultos mayores.

Correr es una actividad física que puede ayudar a prevenir enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial, la osteoporosis y la enfermedad cardiovascular; de acuerdo a un estudio publicado en la revista Journal of Human Hypertension en 2015 donde encontró que el entrenamiento de resistencia, como correr, puede mejorar significativamente la presión arterial en personas con hipertensión arterial. Los participantes del estudio que corrieron durante 30 minutos, tres veces por semana, durante un período de 10 semanas, experimentaron una disminución significativa en su presión arterial sistólica y diastólica.

También otro estudio sobre la Osteoporosis publicado en la revista Medicine and Science in Sports and Exercise en 2009 encontró que, correr puede aumentar la densidad ósea en la columna vertebral y la cadera en mujeres posmenopáusicas. El estudio también encontró que correr puede disminuir la cantidad de células óseas que se degradan, lo que puede reducir el riesgo de fracturas óseas en personas con osteoporosis, según el estudio.

De igual forma un estudio sobre Enfermedad cardiovascular publicado en la revista Circulation en 2014 encontró que correr puede reducir significativamente el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular. Los participantes del estudio corrieron regularmente tenían un 45 % menos de riesgo de morir por enfermedad cardiovascular en comparación con aquellos que no corrieron. Además, el estudio encontró que incluso correr en pequeñas cantidades, como menos de 51 minutos a la semana, también se asoció con una reducción significativa del riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular.

Estos estudios sugieren que correr puede ser una forma efectiva de mejorar la hipertensión arterial, la osteoporosis y la enfermedad cardiovascular. Sin embargo, es importante recordar que el running no es la única forma de mejorar la salud y siempre es recomendable hablar con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicio.

Aunque pueda parecer que correr no es una actividad adecuada para las personas mayores, la realidad es que el running puede ser adaptado a las necesidades y limitaciones de cada individuo. Los adultos mayores pueden empezar por caminar y luego ir aumentando gradualmente la intensidad y la duración de su entrenamiento.

Para los adultos mayores que nunca han corrido antes, es importante comenzar con una evaluación médica y obtener la aprobación del médico antes de empezar a correr. Además, es recomendable contar con la supervisión de un entrenador personal que tenga experiencia en entrenar a adultos mayores.

Una de las ventajas del running para los adultos mayores es que no requiere equipo especializado ni instalaciones costosas. Con unos zapatos cómodos y ropa adecuada para hacer ejercicio, se puede empezar a correr en cualquier momento y en cualquier lugar.

El running en grupo puede ser una excelente opción para las personas mayores que quieren socializar y hacer ejercicio al mismo tiempo. Las carreras populares y los grupos de running pueden ser una excelente forma de conocer a otras personas con intereses similares y motivarse mutuamente para seguir corriendo.

En conclusión, el running puede ser una excelente opción para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores. Con los cuidados adecuados y la supervisión de un entrenador personal, el running puede ser una actividad física segura y efectiva para prevenir enfermedades crónicas, mejorar la función cognitiva y reducir el riesgo de depresión y demencia. Además, el running puede ser una excelente forma de socializar y motivarse mutuamente para seguir haciendo ejercicio.

El placer de hacer running en la mañana

Hacer running es una actividad física que aporta numerosos beneficios a nuestra salud, tanto física como mental. Y si lo hacemos por la mañana, los beneficios son aún mayores. Correr por la mañana no solo mejora nuestra condición física, sino que también nos ayuda a empezar el día con energía y positivismo.

Además, el running en la mañana también tiene un efecto positivo en nuestro estado de ánimo. Al correr, nuestro cuerpo libera endorfinas, que son hormonas que nos hacen sentir bien y reducen el estrés. Esto significa que, al hacer running por la mañana, estamos empezando el día con una actitud positiva y relajada.

Para aquellos que no están acostumbrados a hacer running por la mañana, es importante establecer una rutina gradual. Comenzar con unos pocos minutos de running y luego ir aumentando gradualmente la duración y la intensidad del entrenamiento.

En conclusión, el running en la mañana es una excelente forma de empezar el día con energía y positivismo. El running nos ayuda a activar nuestro cuerpo y mente, liberar endorfinas, establecer una rutina saludable y disfrutar del aire libre y la naturaleza. Si aún no lo has probado, inténtalo y descubre por ti mismo el placer de hacer running en la mañana.

Próximo desafío de los TrotadoreSR, grupo de running de Santiago Rodríguez, “La carrera del Atlántico”, 16 abril, Puerto Plata, RD.

El autor es:   Comunicador Reside en Santiago Rodríguez.

SHARE