El desaparecido y paradigmático Colegio Evangélico Dr. Barney Newton Morgan: aún presente

934

Por: Lic. Jorge A. Abreu Eusebio

El Colegio Evangélico Dr. Barney Newton Morgan se establece en la ciudad de Santa cruz de Barahona, provincia Barahona, en el año 1952, semilla fecunda en el área formativa y educativa plantada con una cosmovisión de futuro por los esposos, la romanense, Doña Ruth Lajara de Reyna y el cubano reverendo Erasmo Reyna, el cual se convirtió en el buque insignia que sirvió y donde se formaron prominentes generaciones de ciudadanos y ciudadanas, no sólo barahoneros, sino de las comunidades aledañas que conforman el municipio cabecera y de otros municipios de la provincia Barahona, en el cual, además de ser un centro educativo para impartir las docencias establecidas en el curriculum establecido, brindaba una excelente y rigurosa formación en contabilidad, taquigrafía redacción, mecanografía y archivo. El otro referente que aún permanece activo es el Colegio Divina Pastora.

Lleva el nombre del Dr. Barney Newton Morgan, designado por los esposos en honor a quien fuera un prohombre y excepcional reverendo de la Iglesia Presbiteriana Norteamericana, primer intendente de la Iglesia Evangélica Dominicana desde el año 1929 al 1949 de forma ininterrumpida, filántropo y educador. La esposa del Dr. Morgan fue Carol Mary McAfeee, en cuyo honor el Colegio Carol Morgan lleva su nombre.

Este prestigioso y otrora centro de enseñanza de calidad fue dirigido por el Licenciado Samuel Antonio Féliz Román desde el año 1967 hasta su ocaso, hombre con condiciones extraordinarias en toda la extensión de la palabra, que marcó e impactó de manera directa y propositiva una etapa crucial en la vida de varias generaciones, con su instrucción, rectitud, práctica del bien común, trasmisor de valores y sobre todo humano y familiar, digno de admiración, respeto y patrón a seguir.

El Colegio Evangélico Dr. Barney Newton Morgan bajo la dirección y liderazgo de Samuel Féliz no solamente marcó una gran diferencia en la formación académica impartida, sino también, poseía los formidables equipos de voleibol masculino y femenino, reconocidos por su gran desempeño por la Asociación de Voleibol de Barahona, además de crear el Primer Battón Ballet de Barahona, dirigido por José Antonio Andino (Boché). Samuel por sus grandes condiciones de educador y preparación académica fue nombrado en el año 1980 y ser el primer director del Liceo Nocturno José Altagracia Robert, en el distrito municipal Villa Central, municipio de Barahona.

Proveniente de las escuelas de Flor María Moreta y Cristo Rey, entro al colegio en séptimo grado y salgo en la promoción 1982-1983, cuya fiesta de graduación fue amenizada por la orquesta del maestro Luis Ovalles y la cual se realizó en los salones del Hotel Guarocuya, ubicado en el malecón de la Perla del Sur y Novia del Caribe, en Punta Inglesa.

Tengo el gran honor de haber recibido las enseñanzas del extinto e inolvidable Samuel Antonio Féliz Román, no solo educativas, sino de formación en sentido general, así como de manos de Maestros y Maestras como Leopoldo Reyes Medina, Aura Luisa Suero de Peña, Martha Vólquez, David Pérez Carbonell, Ana Daysi Ventura de Camilo, Delson Vinicio Figuereo de la Paz (Cuco) y Luis Báez (Luisito-Fallecido trágicamente), quien tuvo la gentileza y nosotros el honor, de compartir con nuestra promoción en la fiesta de despedida del cuarto año del bachillerato tras haber recibido el último exámen del calendario escolar.

Dentro del andar por los espacios formativos del Morgan, me tocó vivir y que aún se mantiene en el tiempo y en el espacio, con una promoción compuesta de personas excepcionales, en calidad humana, discrecionalidad, compañerismo, compromiso, solidaridad, humildad, honestidad, lealtad, trabajo en equipo y estudiantes a carta cabal. La calidad humana exhibida durante esa convivencia con esas extraordinarias personas fue algo fuera de serie, inolvidable e insustituible. Fuimos una promoción que dejamos precedentes en el colegio por nuestra entrega, unidad y ser extrovertidos, lo que nos granjeó ser un referente para otros cursos y ser los guardianes y encargados de disciplina del colegio entero. Nos ganamos el respeto, admiración y un sitial preferente en los demás estudiantes tanto en los de mayor como de menor nivel académico mientras transitamos ese estadio en nuestras vidas colegiadas. Réquiem eterno para Oscar Ureña, Mayobanex Féliz y Evelyn Cornielle.

Inolvidables recuerdos que se han quedado de manera imperecedera e indeleble en la mente de todas esas generaciones que recibimos formación educativa en el Colegio Morgan. Ha desaparecido su esencia y estructura académica; pero, jamás perecerá en nuestras memorias ni en la historia formativa de Barahona como un centro que la llena de orgullo y la engalana.

SHARE