¿Por qué no logramos el cambio anhelado de sociedad?

52

Por Miguel Espaillat Grullón

Preliminar

Sabemos, que artículos como este, en que hay que fajarse a leerlo, pensarlo y analizarlo para comprenderlo, no son muy leídos. El pensamiento crítico necesita de trabajo y educación. Pero sucede, que la mayoría de los dominicanos no somos dados a la lectura y más en esta era del reguetón en que la calidad humana y de la educación han disminuido significativamente. No obstante, en esta ocasión invito a mis lectores a hacer un esfuerzo para completar esta lectura. Con ella, al final comprenderán el por qué la sociedad dominicana no logra cambiar por otra más justa e igualitaria, tal como la pensaron Juan Pablo Duarte y tantos dominicanos que en las guerras independentistas, de la Restauración y otras, ofrendaron su vidas y bienes. Hecho este preliminar vamos al tema de hoy.

Razones que impiden ese cambio

Para hacer un cambio de sociedad, lo primero es conocer las razones que impiden ese cambio. Esas razones (que son las taras que mantienen nuestro atraso social, económico, jurídico y político), en pocos párrafos nos las da Juan Bosch. Ha seguidas, esos párrafos.

Juan Bosch el dominicano no cree en su destino: carece de amor a su tierra, a su historia, a su destino.

1 – “con las excepciones lógicas, comerciantes, profesionales, militares, sacerdotes, periodistas, hombres y mujeres, carecen de dignidad patriótica porque les falta ese ingrediente estabilizador y creador que se llama amor; amor a lo suyo, amor a su tierra, a su historia, a su destino. En esta última palabra (su destino), se halla la clave de su actitud: la clase media dominicana que vive sin un presente estable, no tiene fe en su destino, no creé en él, y por lo tanto, su vida como grupo social no tiene finalidad. Vive perdida en un mar de tribulaciones. Como consecuencia de esa actitud, los dominicanos medios no han establecido una escala de valores morales; no tienen lealtad a nada, ni a un amigo, ni a un partido, ni a un principio, ni a una idea ni a un gobierno. El único valor importante es el dinero, porque con él pueden vivir en el nivel que les pertenece desde el punto de vista social y cultural; y para ganar dinero se desconocen todas las lealtades”.

Juan Bosch: Crisis de la Democracia de América en la República Dominicana. pág. 68 Editora Alfa y Omega, 4ta edición, abril, 2005, Sto. Dgo. R.D.

Juan Bosch, sobre baja y pequeña burguesía

2 – «La sociedad dominicana es el producto de una historia seriamente deformada, donde un gran número de sus integrantes ha institucionalizado el desorden, la inmoralidad, la indisciplina y la corrupción como patrones normales de comportamiento. La conducta de la baja pequeña burguesía está regida por el afán desmedido de escalar sectores o capas superiores sin miramientos, haciendo cuanto esté a su alcance para lograr, siempre en el plano personal, los lujos o formas de convivencia atípicos en una sociedad atrasada. Este afán desmedido lleva a una gran cantidad de hombres y mujeres de la pequeña burguesía a actuar en la mayoría de las ocasiones de común acuerdo con la oligarquía que sustenta el poder; “… hay un sector adscrito al frente oligárquico que le sirve de instrumento nacional de poder y al mismo tiempo aspira a integrarse en él al nivel más alto… Hay un sector, probablemente el más numeroso, cuya única ambición es asegurar lo que ya tiene y mejorarlo…” (“Dictadura Con Respaldo Popular”, Juan Bosch, Cuarta Edición, Santo Domingo, 1991, pág. 154)» (“Una interpretación a los ordenamientos social, económico y político en la República Dominicana…” – Marzo de 1995, nh).

3 – «El pequeño burgués de las capas baja, baja pobre y baja muy pobre, cuando adopta una definición ideológica, la alimenta con sentimientos y emociones que lo empujan a destacarse socialmente, a escalar posiciones que lo distingan; sólo le interesa darse a conocer y nada más.

4 – «Las capas bajas de la pequeña burguesía se nutren del campesino que llega a las ciudades que, por sus condiciones materiales de existencia, es ideológicamente burgués. De ellas sale tanto el guardia y el policía como el activista político, que vota convirtiendo ese acto en una inversión que, cree él, conoce muy bien el candidato por el cual sufragó. Está totalmente convencido de que el voto que emitió fue el que hizo presidente de la República a su candidato y que este también lo cree, por lo que espera una retribución material a cambio.

5 – «En su movilización a otros horizontes, la baja pequeña burguesía ha arrastrado hábitos y patrones de comportamiento similares a los que la sustentan en la patria de origen, pero al mismo tiempo ha seguido desarrollando nuevos vicios; por ejemplo, el de engendrar seudo defensores que claman por respeto a la comunidad, con el único fin de generar riquezas y permitirse el salto de la capa en que se encuentran a una capa superior.

6 – «El bajo pequeño burgués hace lo impensable para subir en la jerarquía social: miente, roba, inventa chismes, mata, traiciona; a su madre critica si le da la espalda. Se cree amigo personal de militares y funcionarios que no conoce; sabe de todo, calumnia, fábula; repite lo que oye y lee sin constatarlo, y su alma vende al diablo, de ser necesario, por la exhibición y la obtención de bienes materiales. De él se puede esperar cualquier atrocidad sin importar la magnitud de la misma; es responsable -por los millones de iguales- de la sociedad que existe y siempre ha existido en la República Dominicana; de los interminables gobiernos de Pedro Santana, Buenaventura Báez, Ulises Heureaux, Rafael Trujillo, Joaquín Balaguer, Leonel Fernández, Danilo, y parece que, por el trabajo sucio que realiza, en un futuro no muy lejano, de algún otro Trujillo» (“La baja pequeña burguesía perredeista y el neotrujillismo” – Noviembre de 2010, nh).

7 – El posterior análisis crítico lo puntualizó Bosch con el juicio expuesto a seguidas, que dicho sea de paso resultó totalmente errado.

“El PLD no puede convertirse en un PRD debido a que dado su ideología y sus métodos de trabajo es imposible que en él penetren las prácticas corruptoras que florecen de manera natural y constante en el sistema capitalista…” (“EL PARTIDO”, Juan Bosch, Segunda Edición, 1984, Editora Alfa & Omega, pág. 216).

Juan Bosch: sobre candidatos que suben al poder apoyados con dinero de empresarios

8 – “Las primarias cuestan dinero, a veces mucho dinero, y los que aspiran a ser candidatos tienen que buscar ese dinero donde esté, y naturalmente el dinero no está en manos de la gente del pueblo sino de los dueños o jefes de bancos, empresas y negocios, y al solicitar dinero de esos dueños o jefes de empresas, negocios y bancos, los que se corrompen son los candidatos porque de hecho quedan obligados a defender los intereses de aquellos que les facilitaron los medios para alcanzar las candidaturas de sus partidos” .

Ha seguidas, Nemen Hazim Bassa analiza la anterior ponencia de Juan Bosch

9 – El PLD que estructuró Juan Bosch era la solución a los males que generan los vicios y deformaciones de la baja pequeña burguesía; el centralismo democrático, la organización, la disciplina, la fiscalización y los métodos de trabajo que exhibía el PLD perseguían acabar con los robos al erario público, eliminar la corrupción y el tráfico de influencias y, sobre todo, proporcionar al pueblo educación, salud, recreación y justicia social.

10 – Bosch estaba muy seguro de lo que sería el PLD, por ello vaticinó:

“Los dominicanos saben muy bien que si tomamos el poder no habrá un peledeísta que se haga rico con los fondos públicos; no habrá un peledeísta que abuse de su autoridad en perjuicio de un dominicano; no habrá un peledeísta que le oculte al país un hecho incorrecto o sucio o inmoral”. (Juan Bosch 1982)

11 – Paradójicamente, la propia teoría de Bosch concerniente a los vicios de la clase media que integra la nación dominicana, explica el porqué de la corrupción de sus alumnos peledeistas, cuando obtuvieron el poder y ocuparon las mas altas posiciones en el Estado. En la práctica se evidenció el criterio boschista de que: “Para el dominicano de la clase media, el único valor importante es el dinero, porque con él pueden vivir en el nivel que les pertenece desde el punto de vista social y cultural; y para ganar dinero se desconocen todas las lealtades”.

12 – A fin de cuentas, Nemen Hazim Bassa (como muchos otros hombres y mujeres íntegros de la patria) abandonó el PLD, porque comprendió a tiempo que este partido había resultado ser todo lo contrario de lo pensaba Juan Bosch, puesto que la mayoría de sus integrantes desarrollaron las inconductas, que con tanta acritud, Bosch había criticado al PRD. Ha de resaltarse, que no solamente replicaron al PRD, sino, que los superaron en canalladas, infamias, corrupción, perversidad y malicia.

13 – Cuando Nemen Hazim Bassa abandonó el PLD, lo hizo con las palabras siguientes: “De todos los que abandonamos el PLD, fui el de más suerte, porque ningún dominicano siente más desprecio que yo por los oportunistas, por los charlatanes que viven engañando a este pueblo haciéndole creer que se sacrifican por él o que están dispuestos a sacrificarse por él cuando la verdad es que se han metido a la política para que el pueblo les sirva a ellos, no para servirle ellos al pueblo”.

A modo de conclusión

A – En las cuartillas anteriores encontramos, que Juan Bosch explica científicamente las razones por las cuales en nuestra RD no hemos logramos el cambio de sociedad anhelado no obstante la ardua lucha con sacrificios y sufrimientos indecibles que en pos de ese ideal, han llevado a cabo lo más granado de las diferentes generaciones de la sociedad dominicana.

B – Actualmente esta es la situación: funcionarios que llegan a robar. Políticos perversos que roban y engañan a su pueblo. Empresarios explotadores y evasores de impuestos que pagan salarios de miseria, pero que también se apropian de mil modos de las riquezas nacionales. Desigualdad social a consecuencia directa de la inequidad del ingreso. Religiones con ideologías y prácticas medievales. Economistas codiciosos como el actual gobernador del Banco Central, que van a servirse del pueblo y a servirle a una oligarquía codiciosa. Empresarios sin escrúpulos que se las ingenian para sacarle dinero al pueblo hasta más no poder. Cobrar 57.6 millones de dólares al año por una planta de electricidad apagada (la Cogentrix de los Vicini), es algo inaudito. Por este concepto los Vicini tienen 12 años cobrando esta enorme cantidad de dinero y todavía le faltan 8 años. Para agravar las cosas, en este pandemónio de país, tenemos a un pueblo inculto, vicioso, pobre y hambriento, que loa a los que les han robado hasta la vida.

C – ¿Un país, avanza con este tipo de empresarios y situaciones? ¿Pero además, es posible el desarrollo de una nación con un pueblo y un gobierno que permita semejante barbaridad? ¿Habrá cambio con un pueblo que vota nuevamente para llevar al poder a quienes en el ayer lo saqueó y lo burló?

D – En este escenario los leonelistas aseguran que 31 provincias están controladas por el delito y que la RD se ha convertido en tierra de nadie; que los delincuentes se han apoderado de las calles y ciudades de toda la geografía nacional, lo que es totalmente cierto. Ahora bien, “sabichosamente” ellos se excluyen de la pertenencia a esa red de delincuentes que con sus robos y apropiación del sistema jurídico han convertido las 31 provincias, calles y ciudades de todo el territorio nacional en tierra de nadie, con la agravante, que la delincuencia que hoy impera en el país, tiene su origen en la delincuencia de todos ellos, porque son sus robos y apropiación del sistema judicial, generaron la pobreza y exclusión, que es la raíz de la delincuencia que ellos hoy tan alegremente denuncian.

Un pueblo que elige corruptos no es víctima, sino cómplice…

A mis lectores, les dejo la palabra…

Nota: todo el que quiera adquirir sólidos conocimientos de una parte importante de nuestra historia patria que entre al Block del intelectual Nemen Hazim Bassa

https://www.nemenhazim.com/p/juan-bosch-analisis.html

New York, NY 18/11/2022

SHARE