Honor al Profesor Juan Emilio Bosch Gaviño en su 21 aniversario de su fallecimiento

55

Por Dr. Amín Cruz

“Hay personas que creen que los hechos históricos son producidos por los grandes hombres, y resulta que es al revés; son los hechos históricos los que producen a los grandes hombres” Juan Bosch.

Juan Emilio Bosch Gaviño nació en La Vega, el 30 de junio de 1909.

Un gran líder que ha dado el Continente Latinoamericano en toda su historia, hombre trabajador, honrado, recto, justo, intachable, leal, austero, sencillo, humilde con una gran visión de alto nivel en educación y la política contemporánea, además con una carrera literaria llena de buenas acciones y valores humanistas, así mismo destacó como político, historiador, periodista, sociólogo y literato.

El 1 de Noviembre del 2022 conmemoró el veintiún aniversario de su fallecimiento

Fue amado y respetado por sus seguidores con el mismo fervor con que le odiaron y temieron sus adversarios. Como otros líderes de su estatura, no inspiró sentimientos intermedios. Si algún rasgo de su recia personalidad sirvió para definirlo fue el de la intransigencia. Fue precisamente esa faceta de su indomable carácter la que le hizo resistir las tentaciones que le hubieran permitido enfrentar con mejor suerte las adversidades que la vida y sus enemigos interpusieron en su camino.

Su terquedad de permanecer fiel a sus convicciones le convirtió en un incomprendido. Era en realidad un ser extraño en una fauna política feroz y corrompida, Sus lecciones de moral ejemplarizadas en una vida metódica, desprovista de boato, serán bajo cualquier circunstancia uno de sus mejores legados a la nación que todavía hoy, 21 años después de su muerte, lamenta su partida.

Juan Bosch fue precursor de un fértil magisterio social y político. Es una figura de estirpe procera por sus aportes a la construcción de la democracia nacional. Fue fundador de los Partidos Revolucionario Dominicano (PRD) y de la Liberación Dominicana (PLD). Su ascenso al poder en 1963 marcó el inicio de la democracia dominicana que venía de padecer una dilatada y oprobiosa dictadura de treinta y un años.

Profético, escribió: “Si mi vida llegara a ser tan importante que se justificara algún día escribir sobre ella, habría que empezar diciendo: “Nació en la Vega, República Dominicana. El 30 de junio de 1909, y volvió a nacer en San Juan de Puerto Rico a principios de 1938, cuando la lectura de los originales de Eugenio María de Hostos le permitió conocer qué fuerzas mueven el alma de un hombre consagrado al servicio de los demás”.

Las elecciones donde se escogió a Bosch se celebraron el 20 de diciembre de 1962, tomó posesión el 27 de febrero de 1963 y siete meses después (el 25 de septiembre de 1963) su gobierno fue derrocado por un infeliz golpe de Estado.

La principal razón del triunfo electoral y ascenso al poder del Profesor Bosch fue el ansia de libertad del pueblo dominicano, que venía de padecer tres décadas de férrea dictadura de Rafael L. Trujillo Molina. En ese sentido, la sociedad dominicana quería experimentar un régimen democrático, respetuoso de las libertades públicas, y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), liderado por Bosch, constituyó la plataforma política más idónea para construir el nuevo paradigma sociopolítico anhelado. En el proceso electoral el PRD obtuvo una masiva votación (59%).

El gobierno boschista constituyó el primer ensayo genuinamente democrático de la historia política dominicana, y se demuestra en las reformas importantes iniciadas en el manejo institucional del Estado, la administración de la economía y las Finanzas Públicas, el respeto de los derechos humanos, la garantía de las libertades civiles, la modernización del Estado, el diseño y aplicación de una política social focalizada hacia sectores vulnerables, como la niñez, los envejecientes y las mujeres.

Su administración fue erosionada por la conspiración de los remanentes del Trujillismo, junto a un sector del clero católico, a la gran burguesía y los elementos de la pequeña burguesía urbana nucleados en el Partido Unión Cívica Nacional, contando con el respaldo expreso del gobierno de los Estados Unidos, a través de su Embajada en el país.

Estos sectores lograron subvertir y quebrantar el orden constitucional, a través de un sacrílego golpe de Estado, que quebró la institucionalidad, sacó del poder a Bosch, produce su exilio e hiere mortalmente la bisoña democracia nacional.

La Revolución de Abril constituyó un espacio donde los militares progresistas junto al pueblo construyeron una unidad monolítica para reclamar el retorno a la constitucionalidad, que consistía en la reposición del gobierno infelizmente derrocado.

Aprovechando esta confrontación interna, por segunda ocasión durante el siglo pasado, los Estados Unidos de Norteamérica produjeron (el 28 de abril de 1965) una odiosa invasión con cuarenta y dos mil soldados. Se trató de una detestable intervención imperial, rechazada por todos los demócratas del mundo, la cual fue penosamente refrendada por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Bosch dejó un legado de más de cincuenta libros sobre temas históricos, sociológicos, novelas y cuentos.

Pocos hombres en la historia dominicana han dejado una huella tan profunda como la de Juan Bosch, terco y rebelde y a la vez intensamente humano. Su figura está profundamente marcada en cada espacio y lugar en los que le tocó actuar durante su vida activa como político y literato.

El profesor Juan Emilio Bosch Gaviño falleció en horas de la madrugada del 1 de noviembre del año 2001 en el centro clínico en donde era atendido de una afección del sistema respiratorio y alteraciones neurológicas.

Al fallecer contaba con 92 años y en cumplimiento de un deseo suyo fue sepultado en el Cementerio Ornamental de la ciudad de La Vega, la que le vio nacer el 30 de junio del año 1909.

¡Loor al líder dominicano Profesor Juan Bosch, el sembrador de la democracia dominicana!!

“El amor hace fuerte a los débiles y valiente a los cobardes. El amor obra milagros. “Juan Bosch.

Dr. Amín Cruz, PhD, diplomático, historiador, educador, periodista, escritor, CEO presidente fundador del Congreso Hispanoamericano de Prensa, Padre embajador del Periodismo Latinoamericano, residente en New York.

SHARE