Sólo soy un epitafio

207

Autor Bayardo Quinto Núñez

Bitácora de Futuro

El tejado hacía un ruidaje brutal. El ulular del viento era inclemente, y el sol estaba súper refulgente. De pronto se desprendió como una bala un par de tejas, cayendo en el patio destrozando un par de flores que, adornaban el jardín. En ese instante, se escucharon unos golpes secos en la puerta de la casa, todos se sorprendieron y se pusieron en guardia.

-No es aquí, espérate voy a preguntar, entonces Juana se dirigió a una mujer que pasaba ¿dónde vive doña Lolita?

-Allá, le señalo la mujer transeúnte. Doña Juana con su esposo se enrumbaron dónde había señalado la transeúnte sibilina.  Llegaron a la casa señalada, la puerta estaba abierta.

-Buenas noches dijo doña Juana. De inmediato Salió sonriendo Silvia. Que se les ofrece-expresó.

-Bueno venimos a retirar una encomienda que nos envió nuestro sobrino. Silvia, se sonrió y les expresó, que extraño no hemos recibido tal encomienda. Juana quedó observando a su esposo, que se había quedado ido oyendo a Silvia.

-Pero; no es posible-inquirió Juana.

-Vea doña Juana su sobrino murió hace cinco días, pero antes de fallecer dijo que le entregara este sobre sellado-señaló Silvia.

-Haber muéstremelo-le dijo Juana. El esposo de Juana abrió el sobre y sacó un papel que solamente decía: “SOLO SOY UN EPITAFIO”

Acerca del autor Bayardo Quinto Núñez. Escritor.

SHARE