22 regidores del PRM no son mayoría en el Concejo Municipal (ASDE)

95

Por Roberto Veras.-

Las responsabilidades de un regidor son la de fiscalizar y ejecutar todos los acuerdos que se realicen frente al Concejo Municipal, también debe proponer al Concejo Municipal distintos proyectos de ordenanzas y acuerdos, para mejorar la calidad de su localidad.

El párrafo (I) del Artículo 32 de la ley 176-07 que rige los ayuntamientos, establece: “Los bloques políticos integrantes del concejo municipal tendrán derecho a participar en los órganos complementarios del ayuntamiento que tengan por función el estudio, informe o consulta de los asuntos que hayan de ser sometidos a la decisión del concejo municipal”.

Es bueno tener claro que los regidores del PRM tienen mucho más cosas en común que los une, y menos cosas que los dividen, entonces ¿por qué hay tanta antipatía, marginalidad, división y hostilidad entre regidores que son del mismo partido?

Es que la pugna del liderazgo municipal entre concejales, y el descuido de los altos mandos del PRM mantienen una miopía con mira a las tomas de decisiones municipales, pues se han realizado dos sesiones (una extraordinaria y otra ordinaria), y no se han podido poner de acuerdo para elegir el contralor.

Cabe destacar, que en la comisión especial tres miembros han tenido que retirar sus firmas porque el presidente de esa comisión y el presidente del Concejo de Regidores han nombrado unos jueces que no tienen la capacidad para decidir el nombramiento del contralor, y muchos de ellos argumentan, “como es posible que la ignorancia, la parcialidad y el prejuicio político puedan decidir en un cargo tan importante”.

Actualmente, estamos viviendo momentos difíciles en el Concejo de Regidores, donde el debate público es secuestrado y dominado por el pensamiento grupal y a la vez divisorio de los que dirigen la Sala Capitular.

Al leer el titular, usted dirá “como es eso que de 33 regidores 22 no son mayoría” paso a explicar, los 22 regidores del PRM de la tres circunscripciones tienen la creencia errónea, de que si ellos no son los proponentes del tema en cuestión, entonces no votan y no asisten a los debates y esto es aprovechado por los regidores de la oposición.

SHARE