Día Mundial de las Ciudades 2022: Por Urbes más verdes, equitativas y sostenibles, en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030

82

Por Araceli Aguilar Salgado

“Solo nos quedan 87 meses, 380 semanas o 2600 días para implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030. La mejor manera de hacerlo es garantizar que nuestras ciudades y comunidades sean sostenibles”. Maimunah Mohd Sharif

Araceli Aguilar Salgado

La ONU ideó una fecha especial, El Día Mundial de las Ciudades, con el fin de fomentar la cooperación internacional no sólo para superar los desafíos que propone el proceso de urbanización, sino también para aprovechar las oportunidades que ofrece, así como para contribuir al desarrollo urbano sostenible en todo el mundo.

El significado de ciudad en general lleva al público a pensar en dimensiones política, social, económica, infraestructura vial, seguridad, transporte, entre otras.

Desde la perspectiva de gobernanza o servicio, la gestión busca resolver problemas de corto plazo que en la mayoría de los casos consume casi todos los recursos comunales y en muchos otros, implica enfoques centralizados que impiden a las autoridades comprender la importancia de contar con una toma de decisiones basada en aspectos estratégicos, complementarios a las dimensiones señaladas, para potenciar y aumentar efectos esperados por los habitantes.

El mundo está cada vez más urbanizado, en la actualidad, más de la mitad de la población mundial (alrededor del 55%) vive en ciudades, lo que equivale a 4.200 millones de habitantes, según datos del Banco Mundial.

Se espera que para 2050 la población de las ciudades se duplique y casi 7 de cada 10 personas vivan en espacios urbanos.

La rápida urbanización está creando nuevos desafíos para las ciudades: exceso de población en espacios urbanos pequeños, dificultad de los habitantes para acceder a una vivienda digna o altos niveles de contaminación, entre otros problemas.

En este contexto, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se ha propuesto una serie de metas a cumplir a través del Objetivo de Desarrollo Sostenible 11: Ciudades y Comunidades Sostenibles, el principal objetivo es lograr que las ciudades sean más inclusivas, seguras y sostenibles para el año 2030.

A través del acceso de toda la población a viviendas, servicios básicos y medios de transporte adecuados, asequibles y seguros, especialmente para las personas en situación de vulnerabilidad y fomentando en las ciudades la reducción del impacto medioambiental, las zonas verdes y espacios públicos seguros e inclusivos, un urbanismo sostenible y una mejora de las condiciones en los barrios marginales.

Además, se busca preservar el patrimonio cultural y natural del mundo, hacer frente a los impactos de los desastres en los asentamientos humanos, y fortalecer el vínculo entre las zonas urbanas y rurales para generar un desarrollo de beneficio solidario

Las ciudades y las áreas metropolitanas son lugares muy importantes para el crecimiento económico de un país. Según la ONU, las ciudades del mundo ocupan menos del 2% del total de la superficie terrestre del mundo, pero producen el 80% del producto interno bruto (PIB).

Los espacios urbanos ofrecen a sus habitantes una serie de comodidades que hacen que el interés por vivir en ciudades aumente. Por ejemplo, suelen tener más servicios disponibles para sus habitantes, como una gran oferta cultural y de ocio o el acceso a formación a través de universidades. Además, suelen ofrecer más oportunidades laborales y mejores conexiones de movilidad con el resto de regiones.

Por otro lado, las ciudades también se caracterizan por su diversidad. Muchas personas del medio rural deciden migrar a la ciudad por las comunidades que estos espacios brindan. También lo hacen personas de otros países que buscan una vida mejor. Esto las convierte en lugares con habitantes muy diversos y, normalmente, con una mentalidad más abierta.

Al mismo tiempo que las ciudades tienen una importancia determinante en el desarrollo de los países, estos espacios también se enfrentan a una serie de desafíos. Por ejemplo, las ciudades son responsables de más del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero, según datos del Banco Mundial.

En los espacios urbanos se utilizan una gran cantidad de combustibles fósiles en todo tipo de infraestructuras, lo que provoca un aumento de las emisiones. Esta contaminación hace que la población urbana sea altamente vulnerable a los efectos del cambio climático. Por eso el papel de las ciudades en la lucha contra el calentamiento global es fundamental.

Por otro lado, la velocidad del proceso de urbanización también plantea problemas para garantizar ciertos derechos, como la disponibilidad de una vivienda digna. Al haber tantos habitantes en espacios relativamente pequeños, la cantidad de casas libres es cada vez menor.

Como consecuencia, no todas las personas tienen acceso a los mismos servicios, lo que aumenta los niveles de pobreza y exclusión social en determinados grupos de población. Según la ONU, casi mil millones de personas están clasificadas como “pobres urbanos” y alrededor de 883 millones viven en barrios marginales o asentamientos urbanos informales.

La reestructuración de los espacios urbanos es clave para hacer frente a este tipo de desafíos, como la reducción de los gases contaminantes o promover la inclusión social. En este contexto, muchas ciudades del mundo ya han empezado a tomar medidas y están adoptando políticas para fomentar el uso de fuentes de energías renovables o la movilidad sostenible.

Este año la celebración tiene lugar en Shanghái (China) bajo el lema “Actuar localmente para ser globales”. Ciudades de todo el mundo se reunirán para compartir experiencias y enfoques, los cuales pueden servir a los gobiernos locales para crear urbes más verdes, equitativas y sostenibles, en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030.

Así mismo se contempla la presentación del primer Premio Shanghái para honrar a las ciudades que tengan grandes logros en el progreso sostenible y promuevan el intercambio mundial de experiencias.

La definición de medidas para crear ciudades más verdes, equitativas y sostenibles con una mirada post pandemia, eso implica reenfocar acciones a los entornos que más sufrieron, como las áreas sobrepobladas, con pobreza, marginalidad, infraestructura inadecuada y servicios sobrecargados, siendo entornos vulnerables y poco resilientes al Covid -19 que necesitarán especial cuidado en las políticas urbanas.

“Las ciudades y comunidades tienen el poder de ayudar a los Gobiernos a llevar las políticas a la práctica y que, con las herramientas adecuadas, los líderes locales pueden actuar sobre necesidades críticas como la vivienda, la adaptación al clima y la seguridad, sin embargo, pasar de lo local a lo global es una vía de doble sentido, necesitamos que todos los niveles de gobierno y todos los actores involucrados se conviertan en socios. Tenemos que trabajar juntos para rescatar los ODS. Esta es la clave para un hábitat global inclusivo, sostenible y resiliente. Uno donde vivamos en armonía con la naturaleza” Maimunah Mohd Sharif

Araceli Aguilar Salgado Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Presidenta del Congreso Hispanoamericano de Prensa, Analista y comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México. E-mail periodistaaaguilar@gmail.com

SHARE