Cómo me veo

1221
Milagro Portillo

De Pxta Madre, así se ven muchos en las redes sociales. Las redes sociales han venido para quedarse, eso indudablemente es una realidad. Facebook ya lo tildan como la red social para los mayores, repleta de anuncios de ayuda (GoFundme), la que sirve para llorar a los usuarios, posteando sus necesidades, mostrando la vida no tan fácil que se lleva. De allí, que quizás los que siguen en ella son aquellas personas cuyas edades pasan de los 45 años.

Instagram y TiKtok están de moda para todos aquellos que muestran en imágenes y videos su vida maravillosa, llena de éxitos. Instagram una de las más usadas para la publicidad de las empresas.

Sin embargo, el uso de las redes sociales sigue siendo interesante para cualquier persona que se dé a la mínima tarea de hacer un análisis a cada una de las distintas publicaciones de las personas que siguen. Es impresionante, cuando nos damos cuenta de que cuando vemos la publicación de alguno de ellos, ya sabemos lo que van a publicar. En el caso de algunos es interesante ver sus publicaciones, en el caso de otros, decimos, “joder, más de lo mismo”. Y definitivamente llegan a dar fastidio. En conversación con un amigo psicólogo analizamos las redes sociales, Facebook e Instagram por espacio de 1 semana, seleccionando las publicaciones de aquellos que diariamente muestran algo. Me señalaba el psicólogo los que más se acercaban a una baja autoestima, depresión, incluso por su vida actual donde lo único que les ayudaba a presentarse al mundo exterior era la herramienta del TBT, con fotos diarias de su pasado. Por supuesto, ese pasado siempre es el reflejo de lo mejor vivido. Otros, que se encuentran inmersos en sus propias ideas, en el tema que manejan y que lo presentan como la única verdad. En este caso, se volvía interesante el análisis porque algunos podían tener uno que otro likes, pero la mayoría no tenía likes.

Y por supuesto se hacía el análisis de los distintos narcisismos que reflejan las redes. El narcisismo no patológico (presente en Instagram con mayores descargas) en lo analizado fue el más sobresaliente, aquel estipulado por la superioridad, exhibicionismo, vanidad. Donde no importa lo que se publica, lo importante es que me vean que estoy, allí, en las redes.

Mientras que el narcisismo patológico se esta presentando con mayor frecuencia en Facebook, caracterizado por magnificar el autosacrificio, rabia.

TikTok, a pesar de que no la analizamos surge como una de las más usadas al lado de Instagram. Desplazando a Facebook. Un dato positivo que investigamos es que YouTube sigue siendo la red que entrega un efecto positivo a la salud mental de los jóvenes.

 

No vamos a renunciar a las redes sociales, las seguiremos usando, sin embargo, por pura curiosidad debemos analizar: cómo me veo en ellas. Cuidado si en lugar de efectos positivos están provocando ansiedad, baja autoestima, dependencia. Algunas son muy buenas, acortan la distancia entre aquellos que somos amigos de verdad y con la familia, caso de WhatsApp.

Y tú, cómo te ves.

 

Milagro Portillo

Consultora Internacional

SHARE