Intereses personales no deben dividir los criterios de los Bloques de partidos dentro del Concejo de Regidores del ASDE

110

Por Roberto Veras

Es deber de todo legislador municipal es la de laborar continuamente por el mejoramiento del ordenamiento jurídico municipal y de los procesos, departamentos y funciones del Gobierno Municipal.

En los actuales momentos muchos concejales están poniendo sus intereses personales por encima del interés colectivo y actuar por interés personal significa que solo está haciendo una elección con respecto a los intereses y deseos que tiene.

Los partidos políticos que tienen representante en la Sala Capitular han dejado a la deriva las decisiones políticas de sus miembros en el Concejo de Regidores, y cada concejal ha tenido que ejercer de acuerdo a sus convisiones personales.

Los voceros de los bloques de partidos han tenido que ver con frustración como votan sus miembros en contra de una decisión predeterminada.

Cuando todo legislador municipal debe observar con sus compañeros una actitud respetuosa, sincera, honrada, de cordialidad y cooperación profesional, velando siempre por el buen ejercicio de los trabajos y de la imagen del cuerpo municipal.

La preservación del honor, decoro y la dignidad, y la buena relación entre compañeros es responsabilidad ineludible de todo miembro de una buena legislatura.

Muchas de las discusiones que se hacen en la actualidad en la Sala Capitular sobre los temas municipales no ponen énfasis en las tareas sociales comunes, siempre prima el interés personal o político.

Para entrar y comprender el mundo de los regidores solo debemos ponernos en su lugar, y cuando esté en el, entonces, comprenderá su motivo, las situaciones específicas en las que operan y las influencias externas que hay sobre ellos.

El legislador municipal debe observar una conducta que se caracterice por el mayor respeto mutuo, ello incluye la obligación de desalentar y evitar ataques injustificados o atentados ilícitos contra otros miembros.

En casos donde ocurrieren tales ataques o atentados, el legislador debe intervenir para tratar de restablecer el orden y la buena marcha de los procedimientos administrativos y legislativos.

Un legislador municipal aprueba ordenanzas que deben ser implementadas por el gobierno local y, por lo tanto, espera producir bienes públicos en interés de todos.

Pero es imposible cumplir los deseos de todos los grupos, por grande que sea el deseo de un legislador municipal, este será el costo de su mercado electoral para el próximo periodo, cuando espera ser reelegido.

Es por ello que los intereses personales no deben dividir los criterios de los Bloques de partidos dentro del Concejo de Regidores del ASDE.

SHARE