Violencia en la frontera entre inmigrantes Haitianos y locales

121

Por Roberto Veras

Las recientes oleadas de violencia entre los extranjeros y los nativos locales son indicadores claros del creciente malestar entre los ciudadanos dominicanos hacia sus inmigrantes ilegales. Los hermanos haitianos tienen la creencia errónea de que esta isla es indivisible, pero Territorio, idioma y creencias nos dividen.

La actual crisis económica que tiene la hermana república de Haití podría disminuir aún más el nivel de tolerancia entre los ciudadanos, ya que la sensación de violencia e inseguridad económica se cita como la razón principal que desencadena sentimientos antiinmigrantes entre la población local.

Pero ni la hostilidad desenfrenada de los ciudadanos locales ni las sencillas leyes de inmigración parecen desalentar a los inmigrantes de entrar a República Dominicana en busca de mejores oportunidades económicas y condiciones de vida.

El problema comienza con los inmigrantes de segunda o tercera generación, que se niegan a aceptar que se les trate como verdadero “huéspedes”, ya que se sienten tan miembros de la sociedad como ciudadanos nativos.

República Dominicana tiene que combatir la avalancha de inmigrantes ilegales que entran por la frontera, de su lado, las fronteras de República Dominicana es vulnerable para miles de inmigrantes que se las arreglan para entrar ilegalmente al país todos los días.

Producto del aumento de entradas al país, tenemos un crecimiento constante de violencia en la frontera, ya que hay un número de inmigrantes que se aglomeran para tratar de introducirse sin ningún tipo de documentación.

Según los expertos, la situación podría salirse de control si República Dominicana sigue permitiendo la entrada de ciudadanos indocumentados, situación que pinta volátil con respecto al aumento de inmigrantes, es por ello que ha crecido la violencia en la frontera entre inmigrantes Haitianos y locales.

SHARE