La justicia social de los coroneles: Fernández Domínguez y Caamaño Deñó

105

Por Roberto Veras

La justicia social existe cuando tenemos líderes fuertes que están dispuestos a hacer frente a la adversidad, pues sin personas que estén dispuestas a alzar la voz por aquellos cuyas voces no son escuchadas, las injusticias que suceden continuarán.

La justicia social comienza con personas que no tienen miedo de salir de su zona de confort y están dispuestas a hablar en contra de las injusticias que ocurren.

Ejemplos de líderes prominentes dominicanos que crearon un cambio real y les debemos la democracia en la que vivimos hoy día, son: los coroneles Fernández Domínguez y Caamaño Deñó.

Estos son excelentes ejemplos de líderes dominicanos que se sintieron tan comprometidos con la defensa de la igualdad entre todos que decidieron hacer algo al respecto.

El concepto en torno a la justicia social es que todos en una sociedad comienzan en igualdad de condiciones y no solo un individuo o grupo tiene privilegios sobre otros, se trata de abrir oportunidades y privilegios a todos y no a una determinada persona por su origen.

A medida que envejezco, mis ojos se han abierto más en dirección a la desigualdad que tenemos en nuestro mundo, pues algunas personas se ven afectadas por cosas que escapan a su control y no pueden evitar la situación en la que se encuentran.

Un liderazgo fuerte juega un papel fundamental en la justicia social, como se dijo antes, sin líderes fuertes que estén dispuestos a hablar en contra de la injusticia social, no se puede hacer justicia.

Tenemos que tener personas que se sientan lo suficientemente fuertes acerca de algo, como para que hagan lo que tienen que hacer. Los líderes están aquí para guiar a las personas a lograr las metas que se propusieron lograr.

Si yo no hubiera sido adoptado por mi abuela, Ersilia Minaya, probablemente nunca habría oído hablar de la universidad y mucho menos habría tenido la oportunidad de asistir a una. Todo lo que soy se lo debo a ella, era mi lider.

Tener una falta de liderazgo puede desviar el objetivo y puede olvidar la razón por la que se lucha, un líder está ahí para motivar a las personas, pero también para recordarles lo que vinieron a lograr.

SHARE