Informe: operaciones de filtración de Rusia violan el derecho humanitario internacional

105
Las personas que viajan de Mariupol to Zaporiyia (Ucrania) deben pasar a través de puntos de control de filtración. (© Leo Correa/AP Images)

Según un nuevo informe del Laboratorio de Investigación Humanitaria de la Universidad de Yale (en inglés), el gobierno ruso podría estar practicando la tortura y los trabajos forzados en las zonas de filtración del este de Ucrania. Las imágenes por satélite también indican la posible presencia de fosas en una de las instalaciones.

Para el informe se utilizaron datos de fuentes abiertas contrastados con imágenes satelitales recientes de alta resolución. Solo se incluyeron los lugares cuya ubicación y actividades habían sido corroboradas por cinco fuentes independientes.

“El presidente Putin y su gobierno no podrán cometer estos persistentes abusos con impunidad. La rendición de cuentas es imperativa, y Estados Unidos y nuestros socios no se quedarán callados”, indica el Departamento de Estado en una declaración del 25 de agosto.

¿Qué son las instalaciones de filtración?

Según el informe, las instalaciones de filtración incluyen:

  • Puntos de inscripción, en los que se obliga a los ciudadanos ucranianos a responder a preguntas y se recolectan sus datos personales y biométricos antes de expedirles un “certificado de filtración” que les permita circular libremente por su propio país. Si no superan el punto de inscripción, son enviados a
  • Zonas de retención para los que esperan ser inscritos;
  • Centros de interrogatorio, donde muchos son sometidos a torturas;
  • Centros de detención, donde los civiles son sometidos a encarcelamientos de corta o larga duración.

Los civiles que intentan salir de las zonas de Ucrania controladas por Rusia para llegar a las zonas controladas por Ucrania se ven obligados a pasar por los centros de filtración, que están estratégicamente situados a lo largo de las principales carreteras, ríos y otras arterias de las regiones controladas por Rusia. “Todas las personas que huyen de los tres oblasts [regiones administrativas] y no desean ir a Rusia deben pasar por este puesto de control [Vasylivka]”, indica el informe.

Un hombre, una mujer y niños sentados en un auto (© Leo Correa/AP Images)
Civiles ucranianos internamente desplazados como estos, que vienen de Mariupol, controlada por Rusia, deben esperar días para pasar a través de puntos de control de filtración con la esperanza de llegar a Zaporiyia que es controlada por Ucrania. (© Leo Correa/AP Images)

Los civiles también son agrupados y llevados a la fuerza a las instalaciones de filtración.

El 14 de junio, la ex defensora del pueblo de Ucrania, Lyudmila Denisova, dijo que al menos 1,7 millones de civiles ucranianos, incluidos 276.000 niños, fueron enviados a Rusia a través de los sitios de filtración. Los funcionarios rusos informan que las cifras son el doble: cerca de 3,4 millones de personas, incluidos más de medio millón de niños.

El gobierno ruso tiene un historial de uso de instalaciones de filtración. Rusia estableció instalaciones de filtración similares en Chechenia durante la primera (1994-1996) y la segunda (1999-2009) guerra chechena. Los prisioneros allí denunciaron torturas, palizas y agresiones sexuales.

En el año 2000, la organización “Human Rights Watch” informó sobre las instalaciones chechenas: “Muchos ‘desaparecen’ durante meses mientras los funcionarios rusos los mantienen en régimen de incomunicación. Algunos son finalmente liberados cuando sus familiares pagan un soborno. Otros nunca regresan”.

Se han identificado veintiún sitios de filtración

Hombres armados miran identificaciones de otros hombres en un vehículo (© Alexei Alexandrov/AP Images)
Hombres armados de la así llamada República Popular de Donetsk inspeccionan un vehículo en un punto de control en las afueras de Mariupol (Ucrania) el 27 de marzo. (© Alexei Alexandrov/AP Images)

El informe de Yale detalla 21 lugares de filtración verificados en la provincia de Donetsk y sus alrededores, algunos para procesar, otros para retener o interrogar y otros para detener. El gobierno ruso se apoderó de escuelas, mercados, edificios administrativos y prisiones ucranianas para los sitios de filtración inmediatamente después de la invasión a plena escala de Ucrania hace seis meses.

Las condiciones en los puntos de inscripción son de hacinamiento e insalubridad, según los testigos citados en el informe. Los civiles ucranianos dicen que se han visto obligados a esperar varios días sin comida, agua o acceso a los baños. Varios han muerto durante la espera.

Las instalaciones penitenciarias son peores. “En los centros de detención, los civiles suelen estar retenidos junto a los prisioneros de guerra, y hay pruebas firmes de que las condiciones y el trato son inhumanos, así como… la tortura”, según el informe.

Las prisiones destinadas a 100 personas albergan en cambio a 800 ucranianos. La gente solo tiene espacio para arrodillarse y no puede usar el baño durante días.

Trato inhumano a los ucranianos

Los civiles, en su mayoría hombres, son sometidos a cacheos forzados. Testigos oculares citados en el informe afirman que si los tatuajes, la ropa o incluso las publicaciones en las redes sociales en los teléfonos personales de los detenidos indican su lealtad a Ucrania, reciben palizas (en inglés).

Otros que escapan las instalaciones de retención y detención describen:

  • Abusos físicos, incluso utilización de corrientes eléctricas.
  • Privación de alimentos, dando solamente 50 gramos de pan al día.
  • Ser forzados a cavar fosas comunes.

El informe indica que el trato es peor para los soldados ucranianos capturados. Un hombre que escapó de una prisión en abril describió cómo “los nuevos militares capturados fueron llevados a la colonia. [Los soldados rusos] comenzaron a golpearlos. Los guardias encendieron la radio para toda la prisión y en ese momento estos prisioneros recibían palizas”, dijo.

“El pueblo de Ucrania merece justicia, y Estados Unidos continuará unido a él durante el tiempo que sea necesario”, indica el Departamento de Estado de Estados Unidos.

SHARE