Escrute el rival de los sueños

426

 Autor Bayardo Quinto Núñez

Mi Bitácora de Futuro

Esto que abordaré existe en todo. Hay que seguir nuestros sueños, y nunca abandonar la Bitácora de Dios, o al Ser Superior como cada quien lo conciba. Es bien conocido,  que parte del mundo envés de andar al derecho anda al revés. Por doquier hay trifulcas callejeras, estallidos sociales, guerras por todos lados, la moneda lastimera va paulatinamente descendiendo.  En definitiva, aunque el mundo circundante no sea absolutamente real, lo es notablemente relativo, siendo la base de su existencia el sueño, que es una realidad producida por la mente, el cerebro hecho materia. Por ejemplo, si se hace una catarsis excesiva de uno mismo, puede resultar una transportación completa de la mente, de un estado a otro.

Ello no es quedar insensible, pues no, o quizá un cataléptico, ,aquel está estático, el problema es que, no se sabe en qué plano actúa, algunos dirán está en el cielo, otros dirán es su alto estado de exaltación espiritual, y a veces decimos, éste está loco y a lo mejor esa es su abstracción, que no le comprendemos es otra cosa, y a lo mejor nunca ha estado loco, simplemente anda en su mundo de sueños reales, desde su ego, ese es su éxtasis mental.

El que no domina el arte de voluntariamente concentrar su atención, le es más difícil concentrar su atención debida a deliberada voluntad para percibir el mundo. Por ejemplo, al leer un libro nuestra vista física evidentemente absorbe, percibe lo impreso y se nos forma una conciencia dentro de esa (s) realidades libresca, el libro como tal tiene un estado de conciencia que habla y piensa y deja resultados que discurrir. Empero, quien escrute y descubra el derivado de los símbolos de las palabras impresas transporta su estado mental al plano cósmico, celeste, y etcéteras  porque descubrirá, dilucidar y  se preguntará cienes de razones para quizás desde su ser  volverlas realidades, entonces, razonablemente nos ponemos en fiel contacto con la mente del autor y en tanto nuestra (s) mente, conciencia logrará un renglón más de asunción a grados de intuicional. Esa es la belleza de saber interpretar al autor de dichas obras de artes cualesquiera que estás sean.

Veamos esta ejemplificación. Si leemos un libro, observamos pintura, música, teatro, danza y etcéteras en cultura de las artes, estamos en conciencia física, pero si cerramos los ojos y nos imaginamos o forjamos estaremos en conciencia celeste. Pero, si combinamos la diversidad de ideas del libro y obras de artes en sus múltiples formas, contenido, dimensiones diáfanamente abarcaremos un vehículo de unidad y de manifestación material del pensamiento que habla y piensa, y nos trasmite paz y tranquilidad, eso mismo sería ideal trasmitir al mundo exterior, después que la mente lo logró. Entonces, el arrobamiento del espíritu, por decir, el ego no sé ensimisma, simplemente se distrae del cuerpo físico y como un acto voluntario se transporta a otro estado de conciencia.

Por tanto. En esto notablemente interviene la sugestión de la cultura de las artes, para  quitar ese obstáculo que perturba a la claridad voluntaria, de lo contrario pueden convertir al individuo psíquicamente negativo. Entonces, como la cultura de las artes es el mismo mundo, es dónde nace, los hacedores, promotores de cultura, su cauce deben o deberían conducirla  por los senderos de la paz, tranquilidad, para la buena andanza de las sociedades de futuro.

Todo cuánto se necesita es, tele dirigir o enfocar la conciencia en un solo punto. Es por eso que, la inteligencia humana, en su máximo grado de concentración obtiene resultados óptimos, para deshacerse de estados psíquicos que perturben la mente. Entonces, en este mundo todo es bello, nada es feo, porque lo que a vos te gusta a otros no les gustas y así viceversa y versa. Ese es el mundo. Cultura no es bochinche ni rabieta, es forjar el futuro. No hay que confundir la especie con el género.

Acerca del autor Bayardo Quinto Núñez, abogado y notario público, pintor, escritor y músico

SHARE