Consulta con el urólogo, una cita que después de los 40 años no debe postergarse

58
Doctor Erick Grullon, urólogo del Centro Médico de Diabetes, Obesidad y Especialidades (CEMDOE)

Uno de cada ocho hombres padecerá cáncer de próstata, aumenta la probabilidad si tiene antecedentes de familiares directos. La mejor forma de prevenir el cáncer de próstata es la detección temprana.

Santo Domingo. – A diferencia del cáncer de testículos que sí se puede autoevaluar, en el cáncer de próstata es imposible; esta evaluación debe ser realizada por un especialista, así lo indica el doctor Erick Grullón, urólogo del Centro Médico de Diabetes, Obesidad y Especialidades (CEMDOE).

El urólogo es el especialista encargado del árbol genitourinario de ambos sexos. En el hombre se encarga también de las patologías concernientes a los genitales.

Esta visita consiste en una historia clínica detallada, priorizando los antecedentes de cáncer familiar, así como, los patológicos personales y una luego se realiza una evaluación física completa.

En hombres mayores de 40 años se procede con la evaluación prostática, a través del tacto rectal. Posteriormente, complementando la evaluacion con la indicación de analíticas y los estudios necesarios a partir de la evaluación.

Las pruebas diagnósticas que se llevan a cabo van desde la apreciación física, el antígeno prostático específico (PSA), junto con las analíticas concernientes a la salud genitourinaria, sonografías abdominales, pélvicas y prostáticas, radiografías, cistoscopias, biopsias de próstata, testiculares y vesicales de pene.

“Es prudente programar esta consulta una vez al año, para poder realizar una detección temprana del cáncer de próstata, pues uno de cada ocho hombres padece la enfermedad, más aún si el paciente tiene antecedentes de familiares directos”, explica el especialista.
Las enfermedades más comunes en el hombre tratadas por el urólogo van desde infecciones urinarias, enfermedades de transmisión sexual, hiperplasia de la próstata, cálculos del árbol genitourinario, riñones, uréter, vejiga y disfunción eréctil.

El doctor Grullón señala que los síntomas por los que el hombre más acude al urólogo varían, priorizando los que afectan su calidad de vida. Por ejemplo, los síntomas irritativos y obstructivos miccionales, en donde el paciente ve afectada su cotidianidad al tener que ir urgente a orinar y la necesidad de tener que levantarse varias veces para ir al baño. Así como por bochornos debido a salida involuntaria de la orina.

“También, en los casos en que se afecta su relación de pareja por disfunción eréctil o eyaculación precoz. Además, los pacientes con historias de cálculos renales, que están padeciendo los síntomas clásicos de esta patología, son asiduos a la consulta urológica”, detalla el también pasado presidente de la Sociedad Dominicana de Urología.

El médico resalta que los tabúes ante la visita al urólogo se han ido derribando gracias a los programas de concientización que la Sociedad Dominicana de Urología y centros facilitadores de salud vienen realizando en los últimos años.

Además, el boca a boca de los mismos pacientes, luego de haberse hecho la evaluación y comprobar que es un procedimiento rápido y sencillo.

Añade, “los chequeos se han incrementado en más de un 80%, este ya forma parte de la rutina de salud de los pacientes. Inclusive en las regiones rurales, donde el tabú estaba más acentuado, los pacientes están acudiendo a su consulta. De cada ocho personas, siete se han realizado su chequeo con el urólogo”.

El especialista de la salud recalcó que la mejor forma de combatir el cáncer de próstata es la detección temprana, con el fin de poder curarlo a tiempo.

Sobre CEMDOE

Centro médico ambulatorio, especializado en enfermedades crónicas, que ofrece un modelo de atención integral centrado en la seguridad, calidad y experiencia del paciente y su familia. Apoyados en procesos, estándares y políticas internacionales que garantizan el éxito de su propósito.

CEMDOE forma parte de INTEGRA, primer ecosistema de salud de la República Dominicana que tiene por objetivo mejorar la salud de la población de forma sostenible y sustentable.

SHARE