SIEMPRE EL TEATRO: LA HISTORIA QUE SIEMPRE QUISE CONTAR

352

Dedicado a mi padrino Juan Ruedi y madrina Milvy Guevarra Teatro La Brecha           

La vida está entretejida de historias disímiles, teñidas y tañidas a los colores del arco iris, de unas gotas transparentes, de fogonazos con  imágenes recreadas e interactuantes al ser habitadas en espacios del ser y entornos, todo nos habla y no podemos escucharles.  Lograr hacer visible las invisibilidades o pescar las piedras preciosas en el fondo del alma.  No hay espacio vacío al decir del dramaturgo Peter Broke, que nos repetía el profe del taller y, nos conducía a las interioridas posibles e imposibles de la desnudez en la escritura y la actuación.

Ese espacio vibrátil, desconocido que atrae o espera… es un misterio al ser poseídos por esos trances extracorporales con la nave del soma, instrumento del estar alerta consigo y los demas o intentar la efímera comunidad del goce espiritual en comunión a esos mundos desconocidos o ese único misterio sacro, que nos posibilita al vaciar el alma y volar, volar con el teatro que nos trasciende y nos recupera a un día más al compartir con los mundos brindados de cada ser humano, con sus gestos,  espiritus andantes en gestualidades que se abrazan y se dejan fluir en armonía y recargas energéticas…

El Teatro Comunitario en su cuarto Encuentro Nacional 2022, en el Teatro de la Aduana Compañía Nacional de Teatro, del 30 de Marzo al dos de Abril con talleres, conversatorios, espectáculos hizo posible el contacto humano, la cercanía, el compartir con cada uno de los compañeros y compañeras desde los diferentes provincias: San José, Alajuela, Cartago, Heredia, Puntarenas al bajar los casos de contagio por la variante covid, que esperemos ya sea endémico muy pronto y así, cedan los traumas de las separaciones, duelos, miedos, fobias, stres, agresiones…

En este taller lúdico y vital, el texto es un pretexto,  ‘’La historia que siempre quise contar’’ es casi como ese libro de todos los días que vivimos sin escribir, sin procesar y quizás se logre  con disciplina,  con la ardua tarea escritural, actoral, que no solo espere a la musa o al muso, y mas bien,  son las veinticinco horas sintiendo y capturando imágenes que se cocinarán al fuego lento o al pulir de esas imágenes o palabras, colores, sonidos y, esto se recrea y accede en los grupos teatrales, gracias a los rituales humanos al compartir y, que emociones encontradas a dos años sin interactuar y poder decirse Gracias en compañía!,  ver a los ojos, sentir la piel, el olor, los pies, voces…acompañados y dirigidos por el docente, José Luis Solís, con su entrega sin distinciones, en ser uno más del grupo y,  donde a cada participante les moviliza sus procesos internos con palabras, que construyen imágenes o ésta se divisa en los gestos, fotografías  o en cada zoom mágico ; todo es una curiosidad constante, es tan divino y maravilloso el ser humno y ¡que terrible como nos demonizan!.

Trabajamos a partir de la imagen de cada fotograma hilado al ser visto, degustado, a estar presta con los sentidos y así, nos guía el profe por los caminos de la dramaturgia tradicional-acción, lugar y tiempo- al partir de una historia (múltiples ejemplos), a esa búsqueda del camino, sin  recetas, a los mundos posibles interconectados que,  quizás en algún punto mágico convergen y nos podamos ver en nuestras formas, decires, sentires en las esencias que nos habitan, y vayamos al autoconocimiento sin miedo …

Escribir con el cuerpo, los sentidos demanda concentración, la historia fluye, es casi parecido al escribir ensayos, sin saber a donde llegamos, es un proceso de construcción constante que se nutre de las vivencias, experiencias, imaginación, ese marcar con las palabras ese sueño y nos abandona o se marcha y quedan el resonar de  esas palabras, o los gestos,  que casi siempre se borra y es casi imposible que se  fije la esencia o lo que  se quiera decir o al menos se acerca algo, un poco  y luego  transmitirla.

En el acto de corporeizar el personaje, es totalmente pura poesía, poseída, pureza de tiempos arcaicos que es posible cuando se arrojan los condicionamientos, nos vaciamos de pensar racional, lógico, y con ayuda de rituales al conocer el espacio interior y exterior , -me gustó  mucho lo que dijo el profe,  que es como conocer el campo de fútbol por  los futbolistas antes del partido- y así, descalza, descalzos, cómodas, al viento, en circulos, diagonales, curvas, vamos y corremos en el  piso sostenedor del peso corporal -ahora de nosotros y nosotras- recuerdo FILCR del 2019 al leer mi libro ANACOPULA LIBEREMBRION del escritor Nómar Oporte y los recitales de las artistas- , las cortinas, el techo, sus dimensiones,  escenario y el mirar y remirarse, en cada inspiración y exhalación se aperturan portales, ceden los candados, y nos reconocemos al estar vivos o supervivientes de la pandemia, (una película dentro de otra película o las figuras de las muñecas matrias rusas, todas en una).

Inigualable sentir al encuentro del viaje con mis hermanas y hermanos dolidos y llenos de sueños y,  volamos en las miradas, somos en éllas,  en cercanía milimétricas,  tocadas solo al ras de pozos acuíferos vitales, subterráneos que nos transportan al sentir la magia,  intuición en comunión, donde cada uno siente y sabe, aún a ciegas ‘ver’ con todo el cuerpo y se ayuda con las prolongaciones en escena con cada ser inundado de efluvios…

Ello es imposible con el mundo virtual y, es que somos tan ancestrales y ritualistas y vamos a nuestros nacimientos diarios o vamos mutando en estaciones sin temor a la finitud o mas bien a la inmortalidad…

Realmente la alegría y potencialidades están cerquita, casi al flote y un aruño abre las vetas y se expanden somas en un Hólos integrado, espontáneo, armónico que nos trasciende, es el mundo holístico que depuran los cuerpos para encontrar la pureza esencial, que siempre está y  las compartimos; es liberador e insurrecto el arte y los cuerpos trajinados en imágenes, olores, voces y colores al contacto de las potencialidades nos dan herramientas reflexivas de los poderes controladores de aparatos represores, convertir en cosas o chunches, borregos arreados al balar del sistema consumista, del ser dividido  bajo el poder sedante y esclavista.

Necesitamos  más teatro, mas poesía en estos tiempos difíciles y, sería la vida mas vivible, ótra,  si en las agendas planetarias incluyeran el Arte para servir a la humanidad y, acabar con las violencias, engendro de injusticias …  Nada es casual en estos tiempos, está finamente hilada la repartición del mundo en las tres A locas: Africa, Asia y América, la piñata del mundo se repartió con la visión hegemónica occidental capitalista productora de las desigualdades sociales ‘’está friamente calculado’’ los recortes en educación y cultura,  no es nada nuevo como el ninguneo y casi extinción en pandemia…La imagen del artista pedigueño o loco es la que se mantiene o la mantienen, ¿quien vive con ‘poemitas’’? nos arrojan en la cara -el voluntariado es bien, pero no siempre-…

El  artista crítico, sensible y que no se amarra al poder o  no acepta dádivas o tronos  a cambio de la esclavitud prefiere,  como Diógenes -cínico y estoico- vivir desnudo en las calles y no como los dictadores que desangran a sus pueblos en guerras fratricidas -como el presidente ‘artista’ de Ucrania,  títere de los gringos, que fue abandonado por su tutor Biden, que supuestamente lo sumaria a la OTAN mata gente y,  ahora pide cacao, diálogo al ‘’nazi Putin´´, (pesadilla de Biden). Los artistas nunca nos cansaremos de reclamar nuestros derechos, al empleo pago, reivindicaciones sociales, a las  construcciónes de teatros en cada Cantón y, asi mismo,  denunciar  a los elefantes blancos, corruptos de la cultura, es imprescindible reclamarles  y nos  escuchen a los artistas, a teatreros comunitarios, -sangre de los pueblos, de la dignidad humana, cronistas y poetas -, porque somos  los ‘poderes creadores del pueblo’(Aquiles Nazoa).  Somos el oxígeno de luchas milenarias como los campesinos, la cultura es el cultivo de las semillas del ser y, no necesariamente debe pasar  por la  academia para abrazar el arte, esas potencialidades están en cada ser humaano, esa vetas necesitan hurgarse, amar,  soplar, criar,  alimentar, cobijar, acompañar y florear…

La danza, dramatización, la pintura, actuación, contar y poetizar las hacemos a cada momento y no estamos conscientes, es casi como el respirar y eso se observan en los niños pequeños y ancianos, ancianas que recuerdo -las residentes del geriátrico Emma,  al disfrute de  la música y movimiento   en las sillas de ruedas, o al contar nacimientos o muertes de sus seres queridos, al leer poemas y dramatizar textos poéticos al dar cuerpo con sus voces…

Bien , la despersonalización del actor al asumir el personaje, al vivir ese ótro u ótras, accede a otros niveles, que se ayudan con la técnicas, teorías y,  es básico sentir, pensar lo que se quiere transmitir, sentir a los espectadores, es la carnalidad del teatro, sangre tórrida,  encarnado, una cinemascope, un instante compartido, un trance, un significado que se convierte en signo y significante, reflexiones con mas preguntas que respuestas, es la exploración de la vida con mas enigmas, que  están o yacen dormidas; nos agrega el super bello y altísimo Andrés Hidalgo: ‘observando a un montón de personas, eso es muy tuanis, es muy vivo, muy rico’’ y suma Chepe Chaves,  maestro de la danza, frágil y etéreo: aprendiéndonos que voy a aprender de todo esto…yo soy muy físico, a moverme, el espacio’’

No hay nada tan lúdico como el teatro y hagamos más teatro para alejar las guerras y malas vibras y,  eternamente agradecida a las chicas de las cámaras, del refrigerio, a los las docentes: Ana Lu, Condori, José Solis, estudiantes  artistas : la de los ojitos superlindos Natalia gutiérrez, kenneth Jiménez, Andrés Hidalgo, Jean Méndez, Axel Maserco, Steven Cascante, karen Soto, Jesús Céspedes, Ana Rojas, Laura Pérez…

Ahora en reddeteatrocomunitario despertamos con más entusiasmo al haber contactado las las conexiones, los sentidos y decires en el Encuentro de almas al  trabajo grupal, se retoma con nuevas reflexiones, reacomodos, ante la avalancha distractora y sometodora del poder controlador,porque el despertar del teatro es liberador y no adormecedor y ya,  el mundo necesita ser leido y reinterpretado o fundar civilizaciones sensipensantes…’’ por qué pensar por separado esta vida y la siguiente cuando uno nace de la última?´´ MevianaJelaluddin Rumi SXIII

                                 ESCRITO POR ANA ANKA

SHARE