LEID NAD 42:21, Código Secreto de un Amor entre Balas

196

“Cuéntame Musa, de aquel varón de multiforme ingenio que, después de destruir la sacra ciudad de Troya, anduvo peregrinando larguísimo tiempo, vio las poblaciones y conoció las costumbres de muchos hombres y padeció en su ánimo gran número de trabajos en su navegación por el Ponto”

(Homero, La Odisea, p.9)

 A veces, al encontrar en nuestro transitar como lectores creaciones literarias que hablan a nuestra imaginación del amor, la guerra y la espera, nos resulta imposible no traer a nuestra memoria aquella historia que, desde los tiempos de Homero, se ha contado innumerables veces a través del tiempo: la historia de la guerra de Troya, la errancia de Odiseo por el Ponto, y la espera de su Penélope.

El libro que tenemos ante nosotros LEID NAD 42:21 actualiza esa historia, se trata, nos atrevemos a decir, de una relectura, que trae a nuestros días una vez más, de una manera distinta, esa historia contada hace tantos siglos por Homero.

En esta oportunidad, Ramina Herrera, nacida en Luya, Amazonas, Perú, en el año de 1979,  publica un libro que tiene como telón de fondo la guerra de Afganistán. LEID NAD 42:21 es un código secreto entre un soldado y su amada, quien lo espera cual Penélope moderna.

Ramina ha publicado anteriormente diversos libros como: Memorias del No Nacido (publicado en línea por la revista Voces de España); Nocturna Soledad y otros Poemas (Katequil Editores), y recientemente bajo nuestro sello editorial EDICIONES KUELAP, a través de Amazon los libros: Mujer Luna; Nocturna Soledad y otros Poemas primera edición (digital); Confesiones al Alba y este libro de nombre particular: LEID NAD 42:21 que hoy presentamos. Ha sido merecedora de una Mención de Honor en los Cuentos Florales de la UNT 2002. Ramina es una autora que posee a través de sus obras una voz poética que se ha logrado consolidar en el panorama de las letras peruanas.

Uno de los temas centrales que ha abordado en su poesía es la reactualización del amor. Un amor cantado, padecido, y siempre celebrado. Leyendo su más reciente libro LEID NAD 42:21 hemos recordado las palabras de Denis Rougemont: “el amor feliz no tiene historia” (El amor en Occidente, p.15) y esta breve, pero demoledora afirmación, viene muy al caso en cuanto al tema que aborda nuestra autora en esta oportunidad.

LEID NAD 42:21 es la historia de un amor, podría pensarse incluso en una versión cinematográfica de este libro, adaptándolo a un guión. En todo caso este poemario es a la vez canto y cuento de un amor en medio de las balas, de las trincheras, en medio de una de las guerras más cruentas de nuestro tiempo: la de Afganistán.

La guerra es siempre el horror, el horror llevado a su categoría más superlativa: el exterminio del otro. Sin embargo, este amor cantado, contado por el sujeto lírico que crea Ramina es también superlativo:

LEID NAD 42:21

//No sé cómo explicarte

que viajaría mil millas

y sería carne de cañón

por el solo instante

de ver tus ojos// (p. 16)

Esta Penélope moderna no solo espera pasivamente a que regrese su amado, sino que manifiesta su deseo de ir tras él a la locura de la guerra e incluso se muestra en contra de este horror y de la injusticia:

POEMA IV

«Tengo un sueño»

de Martin Luther King Jr.,

fue la chispa que encendió

ideas y pasiones.

(…)

Cuanto egoísmo

de quienes tienen

la sartén por el mango

y olvidan

que todos fuimos hechos

del mismo polvo de estrellas;

blancos, negros, mestizos,

amarillos, rojos,

católicos, musulmanes,

budistas, judíos,

y una larga lista más;

todos somos hijos del mismo arquitecto

que olvidamos de dónde venimos

y menos sabemos a dónde vamos,

vida ciega

cual robots en automático,

¡despierta hermano mío!

—que hay mucho que hacer,

que hay mucho que construir,

hay mucho que cambiar.

Todos somos ciudadanos del mundo

y apelamos por ser tratados

de la misma forma,

tratados como hermanos…

En este poema en particular observamos una declaración contra la injusticia, un canto a la igualdad, que nos hace pensar en la canción Imagine de John Lennon, y en los sueños nunca olvidados de un mundo para todos.

Estos poemas son escritos con una gran pureza. No dudo de la sinceridad de los sentimientos que los crearon. En ellos se canta la verdadera plegaria del amor en una de sus más sublimes dimensiones: la del anhelo.

POEMA VI

Sentada en un rincón

de mi fantasía

solo una taza

de café me acompaña,

escucho a kilómetros

tiroteos absurdos,

ráfagas de metralla

que laceran almas,

mi corazón

se desequilibra (p. 32)

Al leerlos pienso también que la no realización del acto amoroso, el amor como pathos, como padecimiento y como no realización está influida por los códigos de conducta del amor cortés. Y me maravilla observar cómo códigos culturales pueden transmitirse a través de los siglos, y llegar hasta nuestros días. Sin embargo, en esta actualización, quien espera es ella, quien sufre es ella, quien escribe es ella. Esta vuelta de tuerca es uno de los aciertos de este libro, además de su ternura, sencillez, y su desnudez de palabra y sus ondas raíces en nuestros códigos como cultura occidental.

Hay algo que conecta en nosotros con esta historia de amor, y queremos saber su final, imaginamos el encuentro. Aunque de golpe nos damos cuenta, de un momento a otro, que al contrario de Odiseo, quien sí regresa a Ítaca y se reúne con Penélope, siendo otro, cambiado por la guerra de Troya y su peregrinaje por el Ponto, este soldado no regresará nunca de su guerra, y ella sembrará rosas azules en su nombre.

Escrito por Mariajosé Escobar (Caracas, 1986) Escritora, poeta. Lic. en Letras por la Universidad Central de Venezuela (UCV 2011). Tesista de la maestría en Literatura Comparada por la misma casa de estudios. Ha publicado: Poemas de Insomnio y Lluvia (2011); Versos Diversos. Antología poética sexo-género diversa contemporánea e hispanoamericana (Zambrano y Escobar Comp. 2011); La Casa en el Espejo (2015) Premio Municipal Luis Britto García, Mención Honorífica (2016); Verbeldía, Locura del verbo (2019). “Gestación” gana el Concurso Metro Relatos (2014), auspiciado por Monte Ávila Editores y el Metro de Caracas.

SHARE