El profundo propósito de la Inmigración

48

Por: Lucy Angélica García

“Cuando haya en medio de ti menesterosos de alguno de tus hermanos, en alguna de tus ciudades en la tierra que Dios te ha dado, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano al necesitado.”
(Deuteronomio.15: 7-11)

Antes de entrar a profundizar sobre el tema de la migración, recordemos qué es como fenómeno social o como una dinámica social normal. Es importante recordar., que la migración viene desde la historia misma de la humanidad, de tal manera que migración es un movimiento de personas fuera de su lugar de residencia habitual, ya sea a través de una frontera internacional o en su mismo país.

La Migración es un fenómeno social, pero más que esto es una dinámica del ser humano en su proceso de gestión por mejorar su calidad de vida, esto cuando en sus lugares de origen no encuentran las condiciones afines a sus sueños o proyectos.
Sabemos que en todos los tiempos de la vida del hombre ha existido este proceso de traslado de personas a otros lugares ya sea en su mismo país o fuera de este.

Los países de todo el mundo somos espectadores de esta dinámica, que se ha convertido en una “odisea” y que ya no es un peregrinaje por placer, es una separación impuesta por la crisis sociopolítica de algunos países como Venezuela, Cuba. Etc. guerras como Colombia y países centroamericanos, un viaje donde la nostalgia y la incertidumbre, es el más pesado equipaje; y lo más triste y humillante para todo ser humano , no sentir la bienvenida al lugar a donde talvéz nunca antes planificaron ir de vacaciones.

Para quienes ponemos nuestra mirada a los inmigrantes en las calles, extendiendo sus manos para adquirir una moneda para su sustento diario, es un genuino momento de impotencia. ¿Cómo es posible observar con indiferencia a una madre con su bebé en brazos, y dos niños menores dormidos en la vereda en pleno sol de medio día ? Realmente es un doloroso y patético cuadro, y vino a mi mente la gran cantidad de lugares desocupados que existen en mi ciudad. Considero oportuno hacer notar a los gobiernos seccionales, que, Sí existen alternativas para que estas personas tengan un techo digno, donde recostar la cabeza, que Sí, es posible brindar ayuda sin condicionamientos.

Es necesario que como nación eminentemente creyente, veamos este acontecimiento migratorio como un llamado a nuestra conciencia, y miremos a nuestro prójimo en necesidad y pongamos en practica el gran mandamiento: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

La Caridad es un precepto profundamente divino, dado a los humanos, ya sea con actos de bondad, ayudando al necesitado, visitando a los enfermos, siendo solidarios en sus momentos de dolor y angustia, esto forma parte en la práctica, de quienes creemos en la humanización del hombre por el hombre desde el lugar que ocupamos en el mundo.

Poema en homenaje a los inmigrantes.

Peregrino de mil vidas.

Se pierde su mirada,
allá en la lejanía
buscando entre la bruma imágenes amadas.
Lejano aventurero,
al borde del camino,
en aquel peregrinaje,
lejos de su cielo,
de su tierra,
de su aire y de su río,
que hoy converge solitario a otros estuarios,
con otro canto,
otro murmullo,
ajeno a su voz y a su destino.

Peregrino de tantas vidas,
porque una vida en el exilio,
es una muerte repetida.
Peregrino de paralelas
existencias,
de frágiles certezas
y extraviadas fantasias.

Inventas credos cada día,
con respuestas que enmudecen,
en los laberintos de la ausencia.

Te miras al espejo,
y redescubres tu belleza.
Miras tus manos, tu piel,
y al mirarte a los ojos,
sabes que es en tí,
en quien solamente
debes creer.

Eres todo aquello,
que te hace sentir la vida,
el cristo,
que palpita en tu pecho,
la cumbre y la colina,
el cielo azul aunque lejano.
y de entre los pedregales,
el cristalino manantial
de agua viva.

Y en una tarde cualquiera,
redescubrirás la vida,
aquella que te llama,
bajo el azul de tu cielo,
en el aire de tu casa,
sin las rejas del exilio.

Y en un rincón tranquilo
reencontrarás la vida,
un universo de letras,
en las páginas de un libro. Peregrino de mil vidas.

La autora es docente, poetisa y columnista internacional.

 

 

SHARE