Entrevista al escritor y novelista español Miquel Cruz

269

Por Rossi Er

Miquel Cruz, escritor y novelista español, licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, actor y guionista., es nuestro invitado al Periódico El Sol, de república dominicana para conocer un poco sobre su tránsito literario.

Recientemente ha publicado su segunda novela “Asesinato en el puerto de Barcelona”. Obra que se encuentra disponible al público a través de diferente plataformas y librerías.

Rossi Er: ¿Cuántos libros tienes publicados?

Miquel: Dos de ficción: “La chica del vóley playa” y “Asesinato en el puerto de Barcelona”. Y uno de no ficción “El contrato del viaje combinado”. Se trata de una monografía sobre el régimen jurídico del contrato de viaje combinado y Derechos de los viajeros. Lo escribí en el año 1999 con motivo de mis estudios de Doctorado en Derecho y de mi trabajo en la Universidad como profesor de Derecho del Turismo, concretamente en la Escuela de Turismo de la Universidad Autónoma de Barcelona. He escrito diversos artículos publicados en revistas jurídicas “El sistema arbitral de consumo. Derechos de los consumidores. “El régimen jurídico del contrato de viaje combinado” Revista del Ilustre Colegio de la Abogacía de Sabadell.

Rossi Er: ¿Cuál es su hora predilecta para escribir, tiene alguna manía o ritual cuando se dispone a liberar la inspiración?

Miquel: De madrugada; recién levantado de la cama. Pueden ser las cuatro, las cinco…las seis, depende de la hora que me despierte. Tengo un sueño muy irregular. Lo primero que hago es tomar un delicioso y reconfortante café mientras leo unos capítulos o párrafos de una novela, la que estoy leyendo en ese momento. Siempre tengo una o dos novelas entre manos, y a continuación empiezo a trabajar, que no siempre bajo la inspiración. Pués el trabajo del escritor tiene que ser constante y disciplinado, al menos es lo que a mí me funciona. No siempre uno está inspirado, y no por ello deja de escribir, hay otro tipo de actuaciones; documentarse, estructurar la novela, repasar, diseñar la escaleta, etc.

Rossi Er: ¿Cuál es el libro que màs le ha impactado, tanto por su contenido como por su estructura o narrativa?

Miquel: “La Odisea” de Homero. La he leído dos veces. Me parece un canto a la vida, la epopeya que supone vivir. La persistencia del hombre en busca de su ideal, a veces luchando contra su destino. La búsqueda del sitio que todo hombre ocupa en la vida. Y esa búsqueda tiene lugar pasando por un largo y tortuoso camino, plagado de trampas, de peligros, de tentaciones, de obstáculos que intentan despistar e impedir que el hombre alcance su sueño, el destino que uno quiere para sí, y que no siempre coincide con el verdadero. Esos obstáculos intentan impedir que uno pueda alcanzar su destino, e intentan que sucumba a la vida fácil, placentera, a falsos amores, al paraíso irreal. La constante lucha de la voluntad humana contra la voluntad divina. Y, en esta batalla, Ulises acaba venciendo, porque su férrea voluntad convence a los dioses y finalmente lo amparan, y tras años de una dura travesía llena de desdichas alcanza su objetivo, su Penélope…su Ítaca. Es un ejemplo mítico de lo que representa la vida para el hombre.

La estructura es la propia de una odisea, de una grandiosa aventura. Es la historia de un viaje, de la búsqueda del hombre por alcanzar la felicidad; un viaje en el que el lector se encuentra inmerso de lleno, que avanza a medida que se adentra en su lectura. Se estructura en distintas y variadas aventuras, a cual más interesante, en las que hay momentos en los que el protagonista pasa por todos los estados de ánimo por los que puede pasar el hombre; euforia, pesimismo, drama, alegría, esperanza. Todos tocados por la divinidad, con un final a la altura del resto de la novela.

La narrativa es ágil, fantástica y nos describe majestuosamente la lucha titánica y desigual entre el hombre y las fuerzas divinas, y todos los esfuerzos de aquel para contentar a los dioses y no desatar su ira. Y todo ello con un único objetivo; alcanzar el amor deseado; Penélope… regresar a su patria; Ítaca, hogar y refugio de todo ser humano, en el que poder descansar y morir en paz.

No he leído otro libro que describa tan bien el sentido de la vida.

Rossi Er: ¿Podría decirse que alguno de los personajes de tu novela es tu alter ego?

Miquel: La mayoría de los personajes de la novela son fruto de mi imaginario, si bien es cierto que hay alguno que existe, incluso doy nombres. También es cierto que, aun siendo personajes de ficción, alguno o algunos tienen rasgos de personas que he conocido en la realidad o por medio de una película o novela. Generalmente son fruto de mi inspiración. No creo que exista un personaje que sea mi “alter ego”, pues intento conferirles personalidad propia. Yo diría que vienen a ser como mis hijos, que una vez creados adquieren vida propia y dejan de pertenecerme para seguir su propio camino y crecer como personajes. Mentiría si dijese que ningún personaje tiene nada de mí, pues siguiendo el ejemplo de padre-hijo, alguna cosa heredan de mí, ya sea de mi forma de ser o de cómo me gustaría ser. Sea de mi actitud frente a la vida o de algún ideal que pueda tener. En este sentido, creo que hay algo de mí en algunos personajes; especialmente en el inspector Banderas, también en menor medida en Sara Burman, o incluso en Hugh Green, su jefe. Lo que no significa que coincidamos en todo.

Rossi Er: Háblanos de tu nueva novela. ¿Cuál es su trasfondo?
¿Cuánto tiempo conllevó su proceso creativo?

Miquel: En el “Asesinato en el puerto de Barcelona”, hay un giro importante, o varios con respecto a la anterior novela “La chica del vóley playa”. Lo primero que salta a la vista es que pasamos de una historia local en la que aparecen casos criminales locales, como puede ser de corrupción política, empresarial, tráfico de influencias, etc., que tienen lugar en Barcelona, a asuntos de índole global e internacional. En la última novela; nos encontramos con asuntos de paraísos fiscales, de tráfico internacional de drogas, de lavado de dinero, de delitos informáticos, etc. En segundo lugar, como he dicho, en la primera novela la acción transcurre íntegramente en Barcelona, mientras que en esta última aparecen otras localizaciones como Londres e Islas Vírgenes Británicas. En tercer lugar, la figura del inspector Banderas, protagonista principal en la primera, aunque también tenga su peso Claudia Brown, la abogada, pasa a compartir su protagonismo en esta segunda con otro personaje; una joven periodista de investigación, la inglesa Sara Burman que tendrá un peso importante en la novela. Dicho esto, añadir que el trasfondo de la segunda novela es más complejo y diverso que en la primera. Tiene una trama más amplia, más global como he indicado anteriormente, y también el elenco de los personajes es más rico y diverso que en la primera, debido a la internacionalización de la trama. En fin, es un salto significativo a nivel de riqueza de recursos literarios con respecto a la primera novela “La chica del vóley playa”. El proceso creativo me ha llevado aproximadamente un año. Empecé a escribirla cuando aún no había publicado la primera, durante el confinamiento, a principios del 2020 y la terminé en marzo de este año. El tiempo ha sido inferior al que me llevó la primera novela. Creo que el hecho de conseguir terminar la primera novela me ha dado un impulso importante para escribir la segunda en un período inferior de tiempo. La experiencia y la motivación han jugado un papel fundamental en el desarrollo creativo de esta última novela.

Rossi Er: ¿Dónde se puede adquirir tu obra?

Miquel: En estos momentos puede adquirirse en cualquier librería de España. Si no disponen de ejemplares, lo pueden pedir al distribuidor. También puede adquirirse en la plataforma de Amazon y en la plataforma digital imosver.com. Ambas plataformas están como enlace en la página de la editorial Parnass. Parnassediciones.com. Asimismo, para Sudamérica, se está en proceso de activar su venta. El distribuidor será el mismo para toda Sudamérica. En Colombia, por ejemplo, se distribuirá en la Librería U, y en otras de menor importancia. Cuando esté activado, el distribuidor nos facilitará los enlaces de las librerías en las que se pueda adquirir. Tendré el placer de hacerlo público y darle difusión para que el mayor número de lectores pueda acceder a mi novela.

Rossi Er: Miquel cuéntanos un poco acerca de cómo nace esa inclinación hacia el género negro en tu obra.

Miquel Cruz: Hacía tiempo que quería escribir una novela, lo intenté en varias ocasiones, pero no conseguía la continuidad necesaria para afrontar una obra de tal calibre y acababa abandonando la tentativa. Hasta que me propuse seriamente escribir hasta el final una novela. Fue en ese momento en el que aprovechando relatos breves que había escrito en momentos de inspiración, historias relacionadas con el género negro, de suspense e intriga, que decidí darle el matiz de novela negra a mi libro, pues encontré en este género la estructura para poder finalizar mi obra; las novelas negras o policíacas en la que bien podrían encasillarse las mías se caracterizan por la aparición de un enigma, que en las novelas policíacas suele ser un crimen, la aparición de un cadáver, una persona que ha muerto violentamente, a continuación se desarrolla una trama, con diversos personajes, historias entrelazadas entre ellas, posteriormente la trama se convierte en un nudo que acaba resolviendo el protagonista; suele ser un policía o un detective. En ocasiones es un periodista de investigación. En mis novelas es un policía. Por otro lado, al margen de que me resulta más cómodo crear una obra con una estructura basada en lo que en términos cinematográficos se denomina “thriller”, novela negra en términos literarios, también me interesa escribir sobre el lado oscuro del ser humano; la ambición, la envidia, los celos, el ansia de poder, el sexo, el instinto criminal.

Rossi Er: ¿Quien o quienes son tus referentes o escritores a quien admiras en este tipo literatura?

Miquel: Si nos trasladásemos en el tiempo, llegaríamos hasta Edgar Allan Poe con sus historias de suspense, en las que siempre aparece el mal como una fuerza presente en la sociedad. Luego pasaríamos por Arthur Conan Doyle, con su famoso Sherlock Holmes que vendría a ser el primer detective literario en resolver enigmas, Agatha Christie con su detective Henry Poirot y Miss Marple, George Simenon con el inspector Maigret. Todos ellos merecen mi admiración. En mi caso quienes más me han influido y puede que se note algo en mis novelas son; Eduardo Mendoza que empezó escribiendo novela negra “El misterio de la cripta embrujada” y que en toda su obra de la que sobresale “La ciudad de los prodigios” está salpicada de tintes típicos de las novelas negras, con misterio, con suspense y además se desarrollan en la ciudad de Barcelona, como mis novelas. Luego estaría Manuel Vázquez Montalbán con su detective Pepe Carvalho, un personaje peculiar… gallego, aficionado a la cocina de la que disfruta, las obras de Montalbán están repletas de platos típicos de la cocina española. También me gusta mucho Andrea Camilleri con su comisario Salvio Montalbano. Precisamente lleva el nombre en honor a Vázquez Montalbán del que Camilleri era admirador. Me gusta ese carácter latino, mediterráneo del personaje… siciliano, bon vivant y un amante también de la buena cocina, en este caso local, la siciliana. También admiro a Raymond Chandler con su detective Philip Marlowe tantas veces adaptado al cine. Es el típico detective del cine negro americano. Un detective generalmente contratado por hombres adinerados para investigar las infidelidades de sus esposas, o la muerte de alguien. Hombre de pocos o ningún escrúpulo que casi siempre se ve envuelto en la trama, a veces por mujeres fatales. Por último, y aunque no sea un arquetipo de la novela negra tal como se conoce hoy día, para mí es un maestro de la literatura de todos los tiempos y en concreto de aquella en la que queda reflejada los más bajos instintos del ser humano; la ambición de poseer, el poder de matar. Estoy hablando, me habrán leído el pensamiento, de Fyodor Dostoyevski con su “Crimen y Castigo” una joya de la literatura universal.

Rossi Er: ¿Después del éxito del inspector Banderas en “La chica del vóley playa”, das continuidad a este personaje, ¿Te sientes identificado de alguna forma con él?

Miquel: Creo que todos los autores tenemos algo de autobiográficos y yo no soy la excepción. Mentiría si dijese que no me siento identificado con el protagonista de mis novelas. Afirmativamente, sí, aunque como he contestado anteriormente intento pintarle algunos rasgos personales de los que yo carezco, para que el personaje tenga personalidad propia y crezca como tal. La manera de trabajar, por ejemplo, o la relación que tiene con el resto de personajes en la novela difieren de mi manera de ser y de actuar. Lo cual no quiere decir que pueda verlo como un ideal a perseguir, pero no en todos los aspectos de su vida, pues también es criticable en otros. En la primera novela “La chica del vóley playa” pasa por etapas en las que no es un ejemplo a seguir y no me siento identificado, p.e. cuando abusa del alcohol, o cuando se excede con algún detenido llegando a utilizar la violencia, incluso llega a hablarse de que en el pasado había maltratado a su ex mujer.

Rossi Er: También eres actor y abogado. ¿Crees que en algún punto estas carreras se fusionan al escritor de alguna forma, para ayudarte a crear la trama, los personajes de tus obras?

Miquel: Rotundamente sí. Mi experiencia como abogado se nota en mis novelas, especialmente en la primera “La chica del vóley playa” en la que hago descripciones de procesos judiciales con un rigor que solo un profesional de la justicia puede hacerlo, y en la segunda, también en la primera, describo el “modus operandi” de la policía para investigar y resolver los casos. Por otro lado, mi faceta de actor me ayuda a describir las escenas y los personajes, a analizarlos como si de un guion cinematográfico se tratase, y a darles acción. Como se puede ver mi estilo es muy directo y activo, con descripciones que podrían trasladarse al cine o a la televisión; peleas, persecuciones de coches, disparos, etc. Mi intención es que el lector pueda ver la escena y vivirla como si estuviera viendo una película, solo que en lugar de imágenes hay palabras que intentan describir las escenas como si se tratase de fotogramas. Y sí, el trabajo de actor me ha ayudado también para darle voz a los personajes. Procuro que el lector perciba como habla el personaje, como si lo estuviera viendo en una representación teatral o en la pantalla. En este sentido mi estilo literario podría definirse más de “acción” que de “pensamiento”, es decir me interesa más describir como es o como actúa el personaje que como piensa, sin desmerecer, por supuesto, la psicología de los mismos, de la que, en ocasiones, doy alguna pincelada, especialmente en el personaje principal cuando se muestra más reflexivo o en algún momento de la narración.

Rossi Er: Hablando de actualidad, pareciera que debido a la Pandemia está tomando mucha fuerza la oralidad en la poesía. ¿Crees que la literatura en general se ve inmersa en esta tendencia?

Miquel: No sabría qué decir, pues si bien es cierto que está apareciendo cada vez más una nueva manera de difundir la literatura como puede ser por medios audiovisuales, en concreto las audiciones de libros, creo que no ha disminuido la publicación en papel, todo lo contrario, pues a la vista está la cantidad de libros que se publican cada año en España, cada vez más. No puedo hablar del resto de países pues lo desconozco. Creo que la Pandemia y consecuentemente el hecho de que las personas pasen más tiempo encerrados, también ha contribuido a que la gente tenga más ganas de escribir lo que está viviendo, de dejar huella de sus experiencias.

¿Crees que estamos tomando más conciencia y responsabilidad sobre el poder de la palabra?

Miquel: Yo creo que en la literatura siempre ha existido la conciencia y la responsabilidad sobre el poder de la palabra. En todos los tiempos, pasando por diferentes etapas… de crisis, de guerras, etc., la palabra ha tenido poder y se ha utilizado de alguna manera u de otra, p.e. desde los textos sagrados, desde que la palabra se transmitía oralmente hasta la aparición de la imprenta. Parece que en estos tiempos actuales que vivimos, predominen las imágenes sobre la palabra (más vale una imagen que cien palabras) dice el refrán. (… los vídeos de internet, plataformas como YouTube, tik tok, etc.) Verdaderamente no sé hasta qué punto el lector o el espectador, en el caso de los vídeos, le da a la palabra el verdadero significado que tiene. Creo que a veces se pasa por alto, y predomina un lenguaje hueco, vacío, yermo, en el que sobresalen las imágenes impactantes y no se da importancia a lo que se dice. Para mí es una pena, pues la juventud cada vez escribe peor… p.e., la utilización de los mensajes cortos, tipo WhatsApp, Messenger, etc., en los que se descuartizan las palabras. En mi opinión, creo que no se toma la conciencia ni la responsabilidad suficiente sobre el poder que tienen las palabras. Sólo en determinados casos, y con motivo atraer el interés de las masas…p.e. en política, medios de información, merchandising, marketing, publicidad, etc., se intenta conferir un poder a la palabra, enviando mensajes con fines concretos. También sucede que, estamos viviendo en estos momentos una especie de censura de la palabra, pues desde determinados sectores políticos y sociales, intentan adoctrinar a la sociedad, imponiendo un criterio sobre la misma sobre lo que se debe y sobre lo que no se debe decir, a mi modo de ver atacando la libertad y la riqueza lingüística. Ello hace que, en ocasiones, desde posiciones que tienen un altavoz en la sociedad, como es la cultura y el arte, haya que medir muy bien las palabras antes de proferirlas o de escribirlas, para no ser atacado o boicoteado, lo cual a mi modo de ver es muy pernicioso para la libertad de expresión y de pensamiento, que incide en la libertad creativa, fundamental en cualquier disciplina artística, y por supuesto en la literatura.

Rossi Er: ¿Como ves el panorama editorial para tantos autores que hay en la actualidad?

Miquel: En estos momentos lo veo con optimismo, pues han surgido nuevas modalidades para publicar, sobre todo que benefician a autores noveles y desconocidos. Al margen de la autopublicación, han surgido numerosas editoriales que apuestan por el autor novel, dándole así una oportunidad para poder publicar… de algún modo cofinanciando la producción, como por ejemplo que el autor costee la corrección de la obra. Creo que esto es bueno, porque en tiempos paspados era muy difícil, por no decir casi imposible, que una editorial tradicional publicase a algún autor desconocido, salvo que fuese ganador de algún premio literario. Es más, la mayoría de editoriales ni tan siquiera leían la mayoría de manuscritos que recibían. Por lo tanto, en estos momentos hay más oferta y más diversa para los autores que quieren publicar. Evidentemente, ello no significa que todas las publicaciones tengan el mismo éxito, pues una cosa es publicar y otra bien distinta es vender libros y aún más, vivir de la literatura, de la que solo unos pocos afortunados pueden hacerlo. Pero creo que esta conjunción entre; por un lado, las ganas de publicar de los autores y por otro el nuevo negocio de las editoriales de promover estas publicaciones, en las que el autor se convierte un poco en cliente de la editorial al hacer un pequeño desembolso en algunos casos, pues hay que tener en cuenta la crisis por la que ha pasado y sigue pasando el mundo editorial. La asunción de nuevas fórmulas para publicar beneficia al mercado del libro en general y por supuesto al lector en particular por disponer de más oferta.

Rossi Er: Al parecer eres un mago haciendo rendir tu tiempo. ¿Como le haces para practicar tantas y tan diversas actividades?

Miquel: Esa es una pregunta que me formula mucha gente. En verdad no sabría decirlo. Hay un poco o bastante de curiosidad y también de inquietudes personales en ello. Soy lo que suele decirse “un culo de mal asiento”, y me encanta explorar nuevos campos, sobre todo de índole creativo y artístico; escribir, interpretar. Lo de la abogacía es una profesión y mi “modus vivendi” principal. La interpretación y la literatura son mis pasiones. Esta última está reñida con el sueño. Debo confesar que mi insomnio tiene la culpa de que pueda leer muchos libros y por ende escribir libros. Y, sobre todo, mi principal motor para hacer todo lo que hago es la ilusión y creer en mí.

Rossi Er: ¿Nos compartes en una frase, cual es tu filosofía de vida?

Miquel: Disfruta de la vida en toda su magnitud. Es una oportunidad, quizás no exista otra y no debemos perderla. Se empieza a vivir intensamente cuando uno se da cuenta de la belleza de la vida.

Miquel Cruz, muchas gracias por concedernos la entrevista, felicitaciones y muchos éxitos en todo aquello que emprendas. ¡Feliz Navidad!

Miquel: Muchas a gracias a vosotros, a ti Rosy en especial, y a todos tus colaboradores. Gracias por darme la oportunidad, nuevamente, de poder hablar de mi novela, y de mi faceta como escritor, y de lo que más me gusta, escribir. Gracias por tus loables deseos. ¡Feliz Navidad y un próspero año 2022!

Reseña biográfica:

Me llamo Miquel Cruz, nací y vivo en Barcelona (España). Tengo 60 años, estoy casado en segundas nupcias y tengo dos hijos.

Me licencié en Derecho por la Universidad de Barcelona en 1990. He estudiado, también Filosofía en la misma Universidad.
Ejerzo como Abogado desde 1991, en la especialidad de procesalista.

También soy Actor, he intervenido en varios cortometrajes y en publicidad.

Mi carrera como escritor de ficción comenzó con mi primera novela “La chica del vóley playa”, publicada en 2020. Anteriormente había publicado textos jurídicos (una monografía del ” Contrato del viaje combinado” Revista jurídica del gobierno de Aragón 1999. “El sistema arbitral de consumo. Derechos de los consumidores”. Revista española de ferretería”. 2000. ” El contrato de viaje combinado. Derechos del viajero”. 2020. Revista el Ilustre Colegio de la Abogacía de Sabadell.

Acabo de publicar mi segunda novela de ficción “Asesinato en el puerto de Barcelona”, la segunda de la saga del inspector Eudaldo Banderas, que comenzó con ” La chica del vóley playa “.

Se trata de una serie de novela negra, en la que el protagonista es un policía, el inspector Banderas, con una trama de intriga y suspense hasta la última página.

En la última entrega ” Asesinato en el puerto de Barcelona ” intervienen personajes de países distintos que se ven involucrados en numerosas actividades delictivas (asesinatos, tráfico de drogas, lavado de dinero, evasión de impuestos, delitos informáticos, etc.), con un denominador común: la resolución de un crimen que tiene lugar en el puerto de Barcelona…

Aparte de mis actividades profesionales y artísticas, soy un gran aficionado a la lectura, a la música y al cine. Practico gimnasia, artes marciales, Padel, padelsurf y skí.

Hablo cuatro idiomas (español, catalán, inglés y portugués) y algo de francés, italiano y alemán.

Un saludo afectuoso.

Nota: Reseña biográfica y fotografías por cortesía de Miquel Cruz.

Entrevista: Rossi Er. Escritora poeta y Columnista internacional.

 

SHARE