Del Viejo y el Nuevo Año…

58

Por Juan Cruz Triffolio

Se va el año.

Iniciamos el 2022.

No se si será nuevo.

Todo dependerá de la actitud y el compromiso ciudadano que logremos asumir.

El cambio de calendario no, necesariamente, implica una nueva vida.

El año sería el mismo si no cambiamos de visión y misión.

Es hora de la autocrítica y de asumir senderos diferentes.

Es tiempo de sustituir la insidia y el odio por la justicia y el amor.

Ya basta de resentimientos, quejas y lamentaciones.

El motor del trabajo digno y productivo ha ser encendido para generar los frutos imprescindibles para la subsistencia humana.

El llamado crecimiento y desarrollo, más que reiterados conceptos sonoros y huecos, deben ser convertidos en la realidad universal que dignifique la humanidad.

El año que en horas iniciamos será la expresión viva y genuina de lo que realmente aspiramos y con laboriosidad, optimismo y genio creativo y transformador, seamos capaces de realizar por el bien común.

No basta concebirlo nuevo para lograrlo, es necesario de un innovador modelo de pensamiento y accionar, guiado por el bienestar colectivo.

Hagamos del 2022 un año diferente, próspero, con menos violencia, dolor y muertes, cimentado en la justicia, la paz y el Amor, con el sacrificio y el trabajo realizado de manera ardua, constante y edificante.

El momento es propicio para decir adiós al engaño y las mentiras piadosas y esclavizantes de los encumbrados en las falsas cúspides del éxito y el dominio social, político y económico, quienes nos han convertido en reyes de la inútil diatriba y en prisioneros de sus perversidades diabólicas.

Hagamos de nuestras acciones cotidianos una razón para justificar el valor de la vida con que el Divino Creador ha sabido privilegiarnos.

Que el cambio de calendario sea un verdadero motivo para aquilatar y agradecer al Todopoderoso la concesión de poder alcanzar el favor de ser hijos decorosos y agradecidos de su inmensa voluntad.

Sólo así, y no de otra manera, alcanzaremos la auténtica justicia, la paz y la felicidad que tanto deseamos.

No hay de otra..!!

 

El autor es:  Sociólogo – Comunicador Dominicano

Triffolio@gmail.com

SHARE