Homenaje en París a la legendaria Josephine Baker

85
Una imagen de Josephine Baker de 1961, que fue proyectada en el Panteón de Francia en París, durante su homenaje de instalación el 30 de noviembre. (© Antoine Gyori/Corbis/Getty Images)

Josephine Baker (1906–1975) encontró la fama como bailarina, cantante y estrella de cine. También fue una heroína de la Segunda Guerra Mundial además de activista de derechos civiles.

El 30 de noviembre la Sra. Baker se convirtió en la primera mujer negra en recibir honores en el Panteón de Francia. Es la primera persona del mundo del espectáculo y solamente la sexta mujer en el Panteón.

“Su instalación en el Panteón es un reconocimiento bien merecido para esta destacada personalidad nacida en Estados Unidos, cuyo legado y sus lecciones de coraje y resiliencia continúan inspirándonos”, dijo el secretario de Estados Unidos Antony Blinken en un tuit del 30 de noviembre (en inglés).

La ceremonia, que tuvo lugar en París, rindió homenaje a la vida y legado de la Sra. Baker con discursos, tributos y películas de sus actuaciones.

El honor más importante de Francia

El ser enterrado o conmemorado en el Panteón significa ser celebrado como uno de los héroes de Francia y solo puede ocurrir por medio de un acto parlamentario.

Entre los homenajeados figuran el filósofo Voltaire y los escritores Victor Hugo y Emile Zola.

Solo hay otras dos personas negras homenajeadas en el Panteón: Alejandro Dumas, el autor de Los Tres Mosqueteros y el académico Félix Éboué, combatiente de la resistencia.

Aunque el espacio dispuesto para Baker en el Panteón está marcado por un cenotafio, hay otras cinco mujeres enterradas allí: las luchadoras de la resistencia francesa Germaine Tillion y Geneviève de Gaulle-Anthonioz, la política y superviviente del Holocausto Simone Veilla, la esposa del químico francés Marcellin Berthelot, Sophie Berthelot, y la química ganadora del premio Nobel Marie Curie.

Nace una estrella

Baker nació en St. Louis (Misuri), en 1906. Comenzó a bailar profesionalmente siendo adolescente en la ciudad de Nueva York. A los 19 años cruzó el océano para comenzar una nueva carrera en París, donde halló la fama.

Josephine Baker posando sobre una piel de tigre (© Hulton Archive/Getty Images)
En la década de 1920 el icono de la moda Josephine Baker inspiró a legiones de mujeres francesas a llevar el cabello corto como ella. (© Hulton Archive/Getty Images)

Baker apareció en las carteleras de primer orden en varios lugares famosos, como Les Folies Bergère. Es una de las estrellas del espectáculo más conocidas en Francia.

En 1937 Baker se hizo ciudadana francesa, apenas dos años antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Aprovechó de su fama para combatir por la resistencia, incluso llevando mensajes encubiertos por el territorio ocupado y ocultando a refugiados judíos en su residencia en el campo.

En la década de 1960 Baker apoyó el movimiento de derechos civiles en Estados Unidos, especialmente colocándose detrás de Martin Luther King Jr. durante su discurso conocido como “Tengo un sueño” que pronunció en la escalinata del monumento a Lincoln en 1963. De gira en Estados Unidos se negó a actuar frente a públicos segregados, un desafío directo a la segregación racial impuesta con las leyes y las costumbres de la época conocidas como “Jim Crow”.

Baker falleció en 1975, días después de desvanecerse al final de una actuación. Fue enterrada en Mónaco, donde sus restos permanecen, junto a una placa que recuerda su presencia en el Panteón.

“Yo tengo dos amores “, cantaba en la década de 1930. “Mi país y París.”

Personas paradas detrás de un cerco mirando algo (© Julien de Rosa/AFP/Getty Images)
Miembros del público miran la instalación de la placa dedicada a Josephine Baker en el Panteón el 30 de noviembre. (© Julien de Rosa/AFP/Getty Images)
SHARE