Cinco minipohemas y cuatro minicuentos

110

Por Bayardo Quinto Núñez
 
*Minipohemas*

¡Ah!

Que rareza no se puede
hacer nada, pero vio,
sintió  y escuchó lo que
pasó con su flor
de día y noche.

Corre y aslo

Esa flor y pelos,
corren como una
gacela y cógelo
hasta el cansancio.

¡Felicidad!

Ha encontrado la felicidad,
pero es como una
pared resguardando
tú felicidad para que
nadie penetre.

No cortes ni un pétalo

Toma de este hermoso
jardín con bello perfume,
pero, no cortes nada,
ni un pelo, sólo  disfrútalo.

Tu jardín escondido

No te escondás
ya penetraaaaaaaa, a tu jardín
de bella flor.

*Minicuentos*

Analfabeta (o)

Pero no puedo escribir-expresaba José a su amigo Orlando-.
-Todo lo que se habla y escucha se escribe en la mente, esa es la lectura y escritura del analfabeta-respondió Orlando-.

Antesala de la muerte

-Comentaba Yacer a don Guadalupe: la muerte, no es muerte, porque muere el pecador, pero el pecado no, espera su tiempo.

El espejo criticón

El espejo no dice nada, observa, pero crítica-expresaba Fernando a Fernanda-.

¿Hay crimen o no?

-Yo no. Tú, tengo razón-señalaba Filiberto a Narcisa-.
-Pero, le clavaron un puñal en el pecho cuando ya estaba muerto-respondió Narcisa-
-Empero, revivió-inquirió Filiberto-.
– Aunque sea, hubo un asesinato, después de muerto y una vida- refunfuñó Narcisa-.
-Entonces, hay o no asesinato, preguntó Filiberto-.
-Si hay, pero, hay vida también-refirió Narcisa.
Acerca del autor de estas obras letrísticas.
Bayardo Quinto Núñez Abogado y Notario Público, Escritor, Pintor y Músico.
correo: tac_tictac@yahoo.com

 

 

SHARE