Conversar. Deuda pendiente, retención por el tiempo, y sanciones al pueblo de Nicaragua

144

Por Bayardo Quinto Núñez

Antes de todo. No soy empleado, ni funcionario público, ni tengo otro cargo dentro del Estado Nicaragüense, y como ciudadano tengo derecho tener un partido por quién votar, y de opinar.

Existe una sentencia, que dictó La Corte Internacional de Justicia de la Haya ( CIJH) el 27 de junio de 1986, la cual no ha precluído-está vigente-, porque al pueblo que fue víctima no se le consultó dejarla sin efecto legal, la sentencia a su favor  y contra el gobierno de los EEUU, por haber auspiciado a la contrarrevolución en el tiempo de la revolución popular sandinista de la década de los años 80.  Esa deuda continúa pendiente  de ser indemnizada al pueblo agraviado:  a los muertos ó sus herederos, heridos, mutilados, padres y madres afectados, y etc. Esta deuda, se ha expresado públicamente asciende a 17 mil millones de dólares, más la retención por el tiempo, y cuidado podría ascender a 50 mil millones de dólares, porque los daños y perjuicios referidos, son de cuantía inestimable y/o incuantificable, es por ello, los involucrados, más  una comisión salida del seno del pueblo que fue víctima deben “sentarse a conversar” para definir, cuál es el monto indemnizable en justicia.

Si. El gobierno de los yanquis,  tiene “conciencia”, que proceda con justeza honrando esa deuda pendiente. Si. Verdaderamente son humanistas, y presuntamente tienen la mejor democracia en el mundo, deben hacer honor a esos cánones. Es una bajeza que, no sé hayan dignado a la fecha pagar al pueblo a través de los gobernantes de turno que ha tenido Nicaragua desde el tiempo de la revolución popular sandinista de la década de los 80, hasta nuestros días, de  hoy, 17 de noviembre del año 2021. Ahora bien, las sentencias de cualquier tribunal de justicia, máxime el de la CIJH debe respetarse, porque sino, no existirá Estado de Derecho Internacional, y el orbe irá del timbo al tambo, y “al revés y al derecho”, dando palos de ciego.

Los gobernantes de Nicaragua ,deben actuar con ahínco,  con vocación, como en muchísimos casos han venido ejerciéndolo, con el objetivo, impere el respeto, y en consecuencia la CIJH se lo gana aún más. Ninguna de las dos partes pueden estarse durmiendo en sus laureles, porque ese dinero, no es justo siga estancado, porque su dueño es el pueblo sufrido, por esa guerra impuesta por los EEUU-yanquis, gringos-, y, a este pueblo, se le debe respeto.
Entonces, ese dinero tiene que llegar siempre a manos del pueblo.

Ahora veamos, la incongruencia que se cometió  en “el Gobierno de la “UNO” del año 1990″. Existía. La ley de protección  de los .derechos de Nicaragua en el marco de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, ley No. 92 del 6 de abril de 1990, publicada en la gaceta diario oficial No. 78 del 23 de abril de 1990. Es. Donde, se ratifica, consolida la existencia de la deuda pendiente expresada. Pero, esta ley, el gobierno de la “UNO” promulgó  la ley derogatoria de la ley No. 92 precitada arriba. Ley No. 130 del 19 de junio de 1991, publicada en la gaceta No. 120 del 1 de julio de 1991. Dónde, con libertinaje e inconsultamente con los dueños de esa fortuna, el pueblo de Nicaragua afectado, exoneraron al gobierno de EEUU. El pueblo, nunca participó en semejante aberración legislativa política.
Con este  adefesio jurídico legislativo, que es la nada jurídica en derecho, al derogar el derecho del pueblo afectado, lo  irrespetaron.

Por supuesto. Ahora, son otros tiempos, y considero, es más que oportuno efectuar el ordenamiento legal respectivo para regresar a su lugar de origen el derecho ya ganado. Por ejemplo, los legisladores nicaragüenses deben retornar este derecho al pueblo, haciendo una ley derogatoria a la ley No.130 del 19 de junio de 1991, publicada en la gaceta No. 120 del 1 de julio de 1991, por irrespeto al pueblo, y estar fuera de contexto legal.

Y, en cuanto, a las sanciones, que recientemente ha impuesto el gobierno de EEUU a todos los funcionarios públicos de Nicaragua, es como decir, “bloqueo diplomático”. Rememoren. Estos, son los que representan al pueblo, son la vos consultada. Y, todo esto gracias a los inconformes que están azuzando que, se quebrante al pueblo y su gobierno. “Gracias”( a estos, si la patria se hunde, ellos serán los únicos responsables  Parece, que no tienen piedad del pueblo,- por un presunto capricho o a saber qué. Si, Aman a su patria, intégrense a trabajar para fortalecer la patria. Con sus aptitudes actuales están destruyéndola. Estar dando discurso enrevesados, fuera de lugar, desde todas las redes sociales no abona, destruye, por supuesto al pueblo NO, porque la gran mayoría sabe perfectamente, que ustedes actúan a su modo incómodo. Lo que usted están es inyectando que, se les vaya o si ya está, no odiar, sino, interpretando aún más sus ambiciones desmedidas.

Ninguno. De los instigadores, ni nuestra iglesia católica ha expresado, si llegan algún día al poder, de dónde mantendrán, sostendrán el desarrollo del país de futuro a mediano plazo o como ustedes le llamen ¿Será que el imperio yanqui y etc., ya tienen todo amarrado? Mejor. Hagamos una retrospectiva mental, ¿qué fue lo que hicieron por la patria, el pueblo los tres gobiernos neoliberales, desde el año 1990 hasta el 2007? por supuesto que nada, lo que hicieron fue la inmensa bajeza de ir desmontando casi todos los beneficios que había dejado establecidos la revolución popular sandinista. Eso, era estar, contra el desarrollo y el pueblo. Reflexionen, y no estén lanzando a la hoguera el futuro del país y al pueblo. Fíjense bien,  los mismos simpatizantes de ustedes, les van a protestar, emplazar, en su momento, por sus tropelías. Sopesen. ¿Qué han hecho ustedes por amparar a nuestros hermanos nicaragüenses que se fueron al exilio por sus razones? ¿ o es que sólo los usaron como objeto para sus fines? deberían ser más justos. Cavilen de la mejor manera, sin odio, rencores, ni revanchismos, soberbia. La paz, tranquilidad es mucho mejor.

Pasa. Igual. Con nuestra “iglesia católica”. Desafortunadamente, algunos sacerdotes, no cesan de lanzar epítetos desacertadas desde sus pulpitos. No, están, para hacer política. No usen nuestra Santas Escrituras, ni a Dios para agitar contra la patria, pueblo y los gobernantes  eso no es saludable, es  imperdonable. Incluso, todos tenemos cola o colitas. Vean las noticias internacionales, todos los sacerdotes violadores, abusadores, algunos o muchos hasta presos, ahí está  la prueba. Digo, todo esto, para que, conjuntamente reflexionemos en paz, tranquilidad. Al pueblo se le debe respeto, no humillaciones como las de sobra mencionada. El pueblo es indefenso, pero a su vez, es más poderoso que una bomba atómica. La muestra está dada , solo bastaría echar un vistazo a todo el mundo. La brillante obra, es seguir amparando al pueblo en todo.

Acerca del autor de este tema:
Bayardo  Quinto Núñez Abogado y Notario Público. Escritor, Pintor y Músico.
Correo tac_tictac@yahoo.com

 

SHARE