El siete de noviembre me quedo en casa

140

Por Fabio Mendoza Obando

El siete de noviembre se fragua uno de los hechos más bochornosos e inverosímil en la historia política de Nicaragua, es un acontecimiento que quizá, muy poco se haya registrado en el mundo. Se celebran las elecciones presidenciales  con los candidatos de la oposición en la cárcel.  Es decir, que el dictador Daniel Ortega tuvo tanto miedo de permitir unas elecciones libres y transparentes que acudió a semejante barbaridad para  convertirse en candidato único y de esa manera garantizar su permanencia en el poder.

Dada la ilegitimidad de estas elecciones, organizaciones sociales y políticas nicaragüenses, que forman parte de la diáspora y el exilio en más de veinte países alrededor  del mundo, estarán realizando la Gran Marcha Azul y Blanco: ´´Nicaragua no legitima la farsa electora´´ el domingo siete de noviembre día en que el dictador   concretará  el más vil y vergonzoso fraude electoral  de la historia de Nicaragua. Sin estupor alguno no le ha importado el daño que ha estado haciendo al pueblo.

Lo que va a ocurrir el domingo siete de noviembre no puede ser tolerado, todos los nicaragüenses estamos en la obligación de protestar de la forma que sea y donde estemos contra la farsa electoral que a toda luz ha sido muy bien planificada por órdenes del dictador a través de  los serviles magistrados del Consejo Supremo Electoral. Esto es un descaro y una aberración, el dictador quiere hacer de Nicaragua una propiedad privada, administrada a su antojo junto a su familia y el sequito de cómplices que le rodean.

Los candidatos del pueblo están todos presos, con juicios inventados por el sistema de justicia del régimen y  por eso no hay por quien votar. Mi candidato está en la cárcel, esto me obliga a quedarme en casa  el domingo siete de noviembre y es lo que todos debemos hacer. En abril del dos mil dieciocho llenamos las calles contra la dictadura, el pueblo le dijo un rotundo no a la continuidad y hoy está prohibido manifestarse en las calles, nos han cortado la libertad, pues, nuestra protesta tiene que ser el día de las votaciones  vaciando las calles de Nicaragua, quedarse en casa como acto masivo  de protesta.

El exilio y la diáspora en todo el mundo se activa hoy más que nunca con masivas protestas contra la farsa electoral, porque Nicaragua nos importa, es nuestra Patria y la queremos libre de dictadura, es nuestra la responsabilidad de velar por el retorno de la libertad y desmantelar las ataduras de una cruel dictadura que se ha manchado las manos de sangre inocente del pueblo, mandó a callar voces  por solo el hecho de pedir libertad y oportunidades para todos por igual. El mundo entero está enterándose del fraude que ha ejecutado anticipadamente la dictadura.

Los nicaragüenses no vamos a perder la fe ni  la esperanza, creemos firmemente que hay un Dios Todopoderoso que está de nuestro lado y que respalda a los que anhelan y claman justicia,  nuestro espíritu de lucha es inquebrantable, no damos ni un paso atrás en la conquista de la libertad, nos mantenemos firmes y dignos, honramos la memoria de todos aquellos  que  dieron su vida en el dos mil dieciocho, fueron vilmente asesinados por órdenes del dictador, la sangre derramada de estos héroes eternos clama por la libertad de la Patria.

Todos sabemos que el problema de Nicaragua es la dictadura de Daniel Ortega, y para solucionar este problema lo que tiene que hacer es irse, porque no va a permanecer todo el tiempo saciando sus caprichos dictatoriales, el siclo de hacerle daño al país tiene que llegar a su fin ya, a como dice el sabio refrán popular: no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. Mi Patria está resistiendo, la furia malévola del dictador ha hecho estragos severos por muchos años, sus acciones despiadadas en contra del pueblo y la institucionalidad del país no serán olvidados, y esta noche oscura que representa la dictadura en los cielos Azul y Blanco de la Patria nos traerá el despertar de la libertad muy pronto. Nicaragua es de los nicaragüenses.

El autor es poeta y escritor Nicaragüense

SHARE