Sobre la promesa de la democracia

166
En un discurso pronunciado en Quito (Ecuador) el 20 de octubre el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, instó a los países a trabajar juntos para asegurar que las democracias ofrecen resultados para todos. (© Santiago Arcos/AP Images)

Estados Unidos trabaja para asegurar que los gobiernos democráticos cumplan con todos los pueblos de las Américas, según dijo el secretario de Estado Antony Blinken.

En un importante discurso pronunciado el 20 de octubre en Quito (Ecuador), Blinken defendió la democracia como el mejor medio para empoderar a la gente para afrontar los problemas más acuciantes.

Blinken indicó que los gobiernos democráticos han aportado una paz y una prosperidad sin precedentes a América Latina, aumentando la clase media y reduciendo la pobreza a la mitad. Sin embargo, reconoció que muchas personas sienten que sus gobiernos no están haciendo lo suficiente.

“La capacidad de nuestras democracias para cerrar la brecha entre lo que prometemos y lo que cumplimos depende en gran medida de lo que hagamos juntos para mejorarlas”, dijo Blinken.

Por ello, Estados Unidos trabaja con sus socios democráticos en América Latina para combatir la corrupción, mantener la seguridad de las personas y abordar persistentes desafíos económicos y sociales tales como la desigualdad y la discriminación, dijo.

Elogió a la prensa, los ciudadanos y los activistas de Ecuador que, hace una década, ayudaron a impedir que un líder elegido debilitara instituciones democráticas tales como un sistema judicial independiente.

Asociarse contra la corrupción

Blinken indicó que la prevención de la corrupción es fundamental para preservar la fe en el gobierno.

Estados Unidos trabaja con socios en el gobierno y la sociedad civil para exponer y perseguir la corrupción que reduce la producción económica mundial hasta un 5 % cada año. Estados Unidos también está fortaleciendo herramientas civiles tales como el periodismo de investigación.

“Estas herramientas nos ayudarán a incrementar los costes de la corrupción mucho más allá de nuestras fronteras”, dijo Blinken. “Ningún país puede luchar eficazmente contra la corrupción solo, ni siquiera con la ayuda de otros gobiernos. Necesitamos socios fuertes contra la corrupción en todas partes y en todos los ámbitos”.

Mantener a la población a salvo

Blinken también dijo que Estados Unidos está tratando de abordar las causas fundamentales de la actividad delictiva en el hemisferio invirtiendo en las comunidades, en lugar de limitarse a financiar las fuerzas de seguridad.

Los esfuerzos anteriores de Estados Unidos se centraron demasiado en “los síntomas de la delincuencia organizada, como los homicidios y el tráfico de drogas, y demasiado poco en las causas profundas”, expresó. “Estamos trabajando para corregir ese desequilibrio”.

Estados Unidos apoya programas de prevención de la violencia en las comunidades, a la vez que capacita a fiscales y jueces para fortalecer el Estado de derecho.

Aumentar las oportunidades

Estados Unidos también está aportando nuevas oportunidades económicas a las Américas.

Estados Unidos ha invertido más de 10.000 millones de dólares en los países de América Latina y el Caribe desde 2020, según dijo Blinken. Esa financiación, a través de la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de Estados Unidos, impulsa miles de millones más en inversiones del sector privado.

El apoyo financiero promueve proyectos que se asocian con las comunidades locales en lugar de cargarlas con deudas. Los proyectos también respetan las leyes laborales y medioambientales.

“Por eso, aunque observamos verdaderos desafíos en nuestras democracias, no tenemos dudas sobre la mejor manera de abordarlos”, declaró Blinken. “Es sacar estos problemas a la luz y trabajar juntos, incluso con personas con las que no estemos de acuerdo, y esa es la manera de solucionarlos”.

SHARE