No votar el siete de noviembre es un acto masivo de protesta

121

Por Fabio Mendoza Obando

El nicaragüense que se siente patriota, que quiere vivir en libertad, en democracia y quiere un futuro mejor, los que están en contra de la dictadura, los que quieren libertad para la patria, libertad para los presos políticos, el retorno de los miles y miles de exiliados, todos los que quieren un verdadero cambio, lo que tienen que hacer es quedarse en casa el siete de noviembre, como acto masivo de protesta contra la dictadura. Tenemos una gran oportunidad para decirle al dictador que se vaya porque el pueblo está en su contra.

Los que amamos a Nicaragua, los que hemos estado en la lucha constante contra esta dictadura, los que hicimos explotar la rebelión de abril, no debemos prestarnos al juego del circo electoral del siete de noviembre. Lo que va a ocurrir es una farsa electoral, ya todos sabemos que nuestros candidatos presidenciales están presos, están siendo castigados injustamente, con juicios inventados, son elecciones sin condiciones mínimas, donde descaradamente el único candidato es el mismo dictador.

El pueblo tiene bien claro que aquellos mini partidos políticos que el dictador contrató para que le hicieran el juego el día de las elecciones no representan a la oposición, estos minúsculos grupitos que no tienen seguidores son apéndices de las maniobras fraudulentas que ha sido muy bien fabricada por el tirano. Los verdaderos líderes de la oposición están en la cárcel y los partidos políticos que representan a la oposición y al pueblo  les quitaron la personería jurídica. Todo aquel opositor a la dictadura estará en pie de lucha ese día, protestando desde su casa y no salir a votar porque no hay a quien elegir.

El siete de noviembre se celebra una farsa electoral más, planificada por el dictador, son elecciones fraudulentas desde ya. Acudir a las urnas donde no hay un candidato de oposición es un error patriótico. Debemos hacerle sentir al tirano que seguimos aspirando por una Nicaragua libre de todo tipo de dictadura y que estamos dispuestos a ganar esta batalla, porque primero  la liberación de Nicaragua es responsabilidad de todos sus hijos y si se ha presentado la oportunidad para rechazar un fraude más, debemos aprovecharlo muy bien y es quedarse en casa el día de las votaciones.

Por la memoria de nuestros caídos en la lucha de abril, por los que derramaron su sangre por el sueño de una Nicaragua para todos, hagámoslo por ellos,  por los que ofrendaron su vida  por la libertad y  por los lesionados. Por esas madres que sufren la ausencia de sus hijos, porque fueron asesinados por las balas del dictador, ellos merecen nuestro respeto y si realmente queremos honrarlos y tener presente el legado de la lucha que hicieron, quédate en casa, no vayas a votar,  ya nos dimos cuenta que desde ya estas elecciones son ilegítimas.

Necesitamos un cambio verdadero, los nicaragüenses tenemos que seguir teniendo ese espíritu de lucha inquebrantable y así salir de esta crisis que nos están obligando a someternos, esta patria nos  pertenece a todos, es nuestra y tenemos que defenderla y liberarla de las redes en que la dictadura la tiene. Debemos continuar  ejerciendo presión desde diferentes ángulos como ciudadanos, no bajar la guardia en ningún momento, estar firmes en nuestros ideales libertarios.

El dictador Daniel Ortega y todos sus cómplices que lo rodean están metidos en un aislamiento tremendo, mientras se acerca la fecha de la  mentira electoral donde el resultado final será el fraude, las voces de protesta en todo el mundo se están dejando escuchar condenando el resultado electoral y demandando que no hay por qué ir a votar. Habrá marchas de protestas de la diáspora en diferentes partes del mundo donde se concentran la mayor cantidad de compatriotas.

No daremos ni un paso atrás en la luchar por la libertad de Nicaragua. Que el dictador Ortega se escude en una policía manchadas las manos de sangre y en un ejército servil no le da seguridad de permanencia, al contraria ha demostrado ser débil y el miedo lo inunda porque sabe que en cualquier momento será derribado del lugar donde debe estar un presidente elegido por la voluntad suprema del voto soberano del pueblo. Vamos a seguir nuestra la lucha por la libertad de diferentes trincheras hasta cumplir los anhelos de construir una Nicaragua para todos. Nicaragua es de los nicaragüenses.

El autor es escritor y poeta nicaragüense

SHARE