Todos los países del mundo conforme a sus leyes son sistemas democráticos dictatoriales

181

Por Bayardo Quinto Núñez 

Todas las potencias del mundo, tienen sus imperios dictatoriales “democráticos”, ¿saben por qué?: porque dictan órdenes, asuntos, desde su gobierno para gobernar, e igualmente los países desarrollados y los no desarrollados  en todos existe imposición de gobierno,  echen un vistazo al mundo y veremos que: Todos los países del mundo conforme a sus leyes son sistemas democráticos dictatoriales.

Bien. No debe confundirse República, con democracia, aluden a principios distintos. La República, es el gobierno de la ley, mientras la democracia significa el gobierno del pueblo en teoría,  porque en los países de “primer mundo”,-las potencias mundiales o países simplemente desarrollados-,el pueblo no participa,  porque el mismo desarrollo o capital lo hace todo.

Ahora bien, en sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social, en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos de bienestar común, y es también, una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la sociedad, y, en sentido estricto solamente al gobierno de turno, es decir, donde no participa el pueblo, por eso es forma de organización del Estado en la cual las decisiones colectivas de los gobernantes de turno son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus representantes.

En la actualidad, la gran mayoría de países del mundo, adhieren a la democracia como forma de gobierno, por considerar que, es la forma de organización social desde el gobierno de turno y política que brinda las garantías necesarias para incentivar los principios, como:

– Igualdad: En donde, todos los hombres son iguales ante la ley sin importar su color de piel, sexo, religión o condición social.

– Libertad: Todos los ciudadanos pueden hacer aquello que no les prohíba la ley.

– Constitución: Conjunto de leyes que sean aplicables a todos los ciudadanos de un Estado.

– Representatividad: Los ciudadanos tienen derecho a elegir y ser elegidos; el voto es el mecanismo que, permite la representación de todos los ciudadanos, en cabeza de unos pocos para que, se puedan hacer cargo del gobierno, y el gobernante que elija es el legalmente constituido.

Sin embargo,  en esta época moderna, para que haya una democracia verdadera, debería prevalecer: un diálogo o debate de ideas, para que, se sustraigan las mejores ideas y tratar de irlas aplicando, para no caer en un vacío sobre nada, en el campo del subjetivismo, es mejor el realismo. Me refiero, en los casos, donde todavía los pueblos tienen participación, porque así lo exige su (s) realidades, y dónde no participan porque su mismo capital tiene implantada su propia democracia, quizás no sea necesario, empero, puede ser posible,  pueden hacerlo, a lo mejor así  desarrollan aún más, todo es bueno, nunca va en contra. Lo que va en contra es sangrar a su pueblo.

Es sano el debate de ideas, ideas y pensamientos, para  incentivar la participación ciudadana, para fortalecer a la democracia, y no vaya quedando sólo en democracia representativa, que significa solamente el derecho a ir a votar. Sin embargo, existen muchos países, que se práctica la participación ciudadana, pero se da el fenómeno, que siempre los adversarios no lo hacen porque no son ellos los que están gobernando,  se ve que ello es egoísmo y anti patria, porque si no estoy en el poder, no apoyo, fíjense en eso.

Por eso, muchos países, han adoptado que la democracia sea la figura de la representación, según la cual los ciudadanos no participan en todas las decisiones colectivas, pero el pueblo en la praxis participa cuando emite sus comentarios, opiniones  críticas unipersonalmente, en grupos reunidos, en las calles, escuelas, universidades, en el seno familiar, y etc., de esa manera participan. También participan en la escogencia de los representante desde su voto, esa es parte de la democracia pura, ese es el verdadero gobierno del pueblo. Desde el voto, está en sus manos que gobernante desea para su bienestar y, que se encargará de tomar  decisiones en bienestar del pueblo. Claro, siempre respetando los principios leales democráticos, a la bandera de la democracia para su ejercicio.

En fin, el mundo y sus derechos van caminando, ¿hasta dónde llegará?, no se sabe, pero, se ve el bien y el mal, y el pueblo sabe, que gobernante o partido político ha respondido mejor a las necesidades propias de su nación entera. No hay que dejarse embaucar por politiqueros, o politíquines, porque estos van con la ambición de poder al frente, dicen muchas cosas bonitas, pero a la hora de las piedras poma, apartan eso, y se van por el lado de su legítima intención macabra ambiciosa apartando a sus pueblos.

Los pueblos son sabios, y es donde radica, la verdadera sabiduría. Hay que tenerlo presente. No seamos obstáculos del buen desarrollo que se viene haciendo, mejor ser al contrario, si queremos patrias, y un mundo mejorado, apoyemos todos desde las posibilidades que se tenga.

Sobre el autor del este artículo de opinión:

Bayardo Quinto Núñez. Abogado y Notario Público, Escritor, Pintor y Músico.
tac_tictac@yahoo.com

 

SHARE