Avatares pandémicos y mujer

62

Solo la fuente de inspiración y sabiduría mana de un corazón generoso e irradia en estas tardes de mayo la fuerza del amor ante cualquier gesta (hoy en pandemia) y ese halo de soledad vuela al escuchar la voz de Nómar, siempre con entusiasmo brotan los proyectos, y este de la antología, antes de la pandemia era motivo al compartir recitales …

Ay pandemia, pandemia no nos quieras tanto

Ya el desamor nos mata

Ay pandemia, pandemia la poesía te debilita

los poetas te rodean

Ay pandemia, pandemia agonizas en ríos de tinta

Aguavida fraterna

Con el tiempo se cincela al rudo desarraigo que  abre conjunciones misteriosas, y esa aparente naditud cotidiana, el desapego a  todo nos invitan a entender otras formas de vida, que siempre han estado desde el ser nómadas.                                                                                              Ahora viajamos por las redes en plena reclusión y es posible hacer casi de todo en el mundo virtual en el mas absoluto sedentarismo e imaginar, recrear y hacer realidad los encuentros de escritores y artistas sin el contacto afectivo ni el silencio poético, con la asepsia digital la compañía y calor humano se disipan y bien, de algunas formas el ingenio logra expresarse.

En este ritual de meditación y conversa con las flores, mariposas y la gata minina los condicionamientos cuestan ser abandonados,  los egos, y el yoismo nos  roen  y quizás esta pandemia haya contribuído a la búsqueda del conocimiento del ser y en tomar conciencia de nuestra esencia divina, erótica y tánica.  El dejar de ser en tantas muertes psíquicas y mentales nos hacen  sentir esa levedad y tránsito sostenida con fuerzas  de la madre naturaleza, el aire, agua y fuego,  al sueño primigenio de volar con la poesía.  Son pocos los instantes el pasar portales que nos transportan al invocar la dolida humanidad y vislumbrar las palabras con rituales sagrados.  Sólo es posible la metamorfosis con el arte, de ese espiritu creador, candil del camino espinoso.

Viajes a mundos oníricos, errancia, sueños y  vigilia gestan el libro AVATARES PANDEMICOS Y MUJER:  antología que parte desde mi amada Venezuela, tierra de Libertadores y poetas, del Pueblo Bravo y amoroso, que resiste con dignidad el embargo económico, de una orden imperial para matar a un pueblo de hambre, y  sumado a esto tenemos el cáncer de la corrupción, nepotismo y el Covid 19.   Ante la desesperanza, desamor necesitamos  más vacunas poéticas y así mismo,  Nuestra América, la MatriaPatria grande, arde por los cuatro costados y el pueblo indómito e irreductible se mantiene en rebeldía y saca de tripas y corazón fuerzas sobrehumanas…

Este libro está  pintado desde rio Bravo en  México (somos tan parecidos en esta casahogar inmensa, hermanados desde la resistencia indígena, con luchas emancipadoras y  somos hijas e hijos del maiz,  la papa…) hasta la Tierra del fuego Magallanes en Chile,  con ese abrazo fraterno, del alma hermana mas férrea ante la crisis pandémica, al acoso e invasión neocolonizadora, y a la depredación sistemática de la Pachamama…

¿cómo se sueña con máscaras?/ ¿cómo se ama con máscaras?/Mas humanos en rebaños marchan…/un azar de vacunas    barajan marcadas/ Tañen    y tañen  golpes secos/mas hambrientos mecidos en sus esqueletos/  Los sátrapas cuelan ojos  vísceras/  chupan los sueños/  Somos heraldos cantores en agonía despierta/destilamos lenguas relámpagos/tiempos dislocados son tocados/Dagas certeras desanudan/repican adentro

El proceso al  compartir la compilación, las  complicidades, revisiones, correcciones, edición fue tejido en sinergia y apoyo con las mil y una circustancias que hacen riquísima la  antología y la comprensión de nuestro sentir al entender el talante mestizo, que no se arredra a nada,  y en particular recibo el regalo de las divinidades al  tener al ser más inspirador e incansable: Nómar, amigo y compañero de las mil y una locuras por amor a la cultura y el arte.

Decía que la diversidad del libro AVATARES PANDÉMICOS Y MUJER favorece la visión panorá mica al reconocernos y nos acompañan con la amplitud formal en poemas, crónicas, nanocuentos, ensayos, fragmentos de novelas, artículos, entrevista, prosa poética, dibujos, monólogos, pinturas con  un parlar multifónico, colorido y matizado el hablar con sus propias modalidades discursivas(heteroglosia) con trazos, rastrojos al expresar ternura, desolación, dolor, alegría, esperanza.

Asi pues en esta transhumancia fluímos acompañados con mas fuerza ante el viaje de seres queridos, y comprendemos el juego de la vida con más poesía, con mas arte y ese estar siempre en tránsito,  sea pues, motivo de dejar estados egóicos y compartir esos cortos momentos  en compañía con el buen uso de la virtualidad y así volaremos a cualquier punto del planeta; esto es cierto, porque en  cada punto tocado por la poesía renacemos con la Pachamama.

Agradecemos a la hermana poeta de México, Ann Ayala,  directora de la Editorial Ayame, al Equipo Editorial TinteMoriche y en especial a Dulce Burkowitz, Jaime Ramos, Aarom Oporte, Felipe Paredes, Carlos Jarquín, Isis Paredes, Yesenia Anka, María Pérez, María González, Hannah Oporte y al  amigo poeta Rey D’Linares, director  de la Editorial Giraluna.

Presidenta de la Fundación Neoana para el desarrollo integral de las artes

                                                                    Ana Anka

SHARE