Mundo mítico sofistico, filosófico social, pero irreal

266

Por Bayardo Quinto Núñez 

En esencia y naturaleza  la mitología, es un mundo irreal explicado, argumentado, fundamentado en datos inexistentes, por supuesto, tienen su valor mítico  filosófico, político, social  adaptados a los tiempos, por los creadores de esas fantasías. Siendo, la
mitología un estado del pensamiento e imaginación, de traslación mental de hechos, presumiblemente acaecidos en determinados lugares y el tiempo, ese es el sofisma inventado irreal. Por ejemplo, un intento claro y específico de explicarlo, sería la  relación existente entre el hombre y el universo y la cultura,  teniendo un valor de misterio o religioso en otros casos. También, se puede colegir, haber surgido para “explicar” en cierto sentido la existencia de gobiernos, de ciertas organizaciones sociales, políticas, de guerras económicas, de la época y etc., como un hecho del ambiente emanado estrictamente del pensamiento filosófico humano.

Precisamente por ello, es que, la mitología ha estado siempre a un paso de la filosofía, es decir, es la filosofía misma explicando el mundo y el universo, en ese sentido, como amigos  de la sabiduría. Como sea, es un hecho, de mucha valía para los gobiernos de turno y  sociedades, dependiendo como sea usada esa mitología.

De tal manera, los  gobernantes de Estado al no cumplir políticamente, humanamente, socialmente, y de bienestar, y etc.,  muchos asuntos de Gobierno,  de interés para la nación y/o su pueblo que, tienen pensado como proyectos de futuro y, que ya están sólo de ejecución y no se cumplen, entonces,  quedan divagando en el vacío como algo filosófico utópico, que se perdió, pero explotable presuntamente  como mito (s), entonces, pasan esos proyectos a la categoría de subjetivos.  Aquí, se cumple esencialmente el paso de la filosofía utópica a los anales de la mitología.

Por ejemplo, en Nicaragua, el canal interoceánico, que desde hace lenguos años sea ha ventilado construir y nunca se ha logrado por sus razones, entonces ha sido un mito su construcción. No obstante, esas políticas de Estado “incumplidas” por determinadas razones, quedó impregnado realismos teórico,  transformado en subjetivismo filosófico mítico, ello, es  una notable herencia, en un vital hecho mitológico para la posteridad. Al igual, en muchos casos, que conforme ha transcurrido el tiempo los metamorfoseó en mitos por falta de cumplimiento, quedando sustentado en lo irreal.

En, síntesis, todo en esta vida es mitológico, con la salvedad que, por imperio de la realidad y de su cumplimiento muchas cosas quedan en realidades en el rango de- filosofía política social práctica y/o académica-.   Empero, la función principal que,  cumple la mitología es la creación fantasiosa y estudio de la explicación de esos relatos, mitos diversos, referentes a las experiencias tanto científicas, religiosas, políticas, sociales, culturales, de la humanidad, en cada época y en cada país, creando mundos y universos, del ser social en épocas pasadas, y actuales, por ello, es que la mitología por antonomasia es una filosofía que trata de explicar el mundo a través de la ficción, amparándose en la filosofía como ciencia.

En consecuencia, es necesaria la narración mítica, porque  cuenta el origen de esos mundos creados desde la óptica de la fantasía irreal. Mundo, de las cosas, de los hombres y de todas las actividades de la naturaleza, del universo, por eso su existencia se extiende a todas las culturas del mundo y se adhiere a lo más profundo de sus ideologías. Precisamente, la universalidad de los mitos y, las peculiaridades regionales de cada uno de ellos, facilita enormemente obtener una definición que, se ajuste a todos los mitos existentes, desde el punto filosófico social, pero utópico-irreal-, aplicado al caso.

En cierta medida, se puede decir que el mito, Demás de ser recreativo, señala caminos por donde se deberá transitar, siendo una respuesta a los interrogantes más complejas y profundas de los gobernantes del planeta, del ser humano: en lo político, social, económico, modos de vidas, etc., a todo aquello que le hace sombra, y asombra entre los que se encuentran su origen, su futuro, la fuerza de la naturaleza, la organización de la realidad, los fenómenos de toda índole y sobre todo tratando de explicar el mundo, el origen de las cosas, desde todos los puntos y sentidos, es por eso que la mitología y la filosofía es importante ante aquellos fenómenos que no se le pueden encontrar solución.

Sobre el autor de este artículo de opinión:

Bayardo Quinto Núñez. Abogado y Notario Público, Escritor, poheta, pintor, músico, oriundo de Masaya Nicaragua.
correo: tac_tictac@yahoo.com

*

 

SHARE